“Minecrafteando” la Historia

 

Recuerdo hace muchos años atrás cuando Internet aún era considerada una burbuja, muchos entrepeneurs buscaban el “brick and mortars” de sus proyectos. ¿Que quería decir esto? Modelo tradicional de negocio que desempeña su actividad comercial off-line, frente a empresas establecidas exclusivamente en Internet, o aquellas que combinan su actividad en ambos canales.

En términos simples, se buscaba la validación de un modelo virtual versus lo conocido, el modelo tradicional.

Pues han pasado décadas y en educación estamos en lo mismo, pero en forma inversa.  Como lo hago, con que métodos y con que herramientas, y más preocupante aún, como convenzo a los entes reguladores, a mi director y a los padres de familia que utilizando métodos distintos estoy avanzando con sus hijos en el desarrollo de habilidades tempranas, inimaginable para los antiguos métodos educativos.

Me quiero centrar en el uso de una aplicación concreta que ya cumple 5 años conmigo, con un perfil bajo en sus inicios pero que ahora encuentra una integración perfecta en modelos de estudios de casos, Aprendizaje Inverso (Flipped Classroom), Estudio por Investigación o Enseñanza por Descubrimiento, en el fondo, distintos nombres para un mismo objetivo

MineCraft™.

La aplicación Minecraft ™ entra al escenario a probar que cumple un rol en la educación insospechado hace años atrás cuando esta aplicación nacía como un simple juego de video.

¿Qué es Minecraft?  una aplicación de Realidad Virtual que en mi caso como profesora de historia me permite recrear con mis chicos la historia en formato distintos, investigo, diagramo, construyo el escenario, creo los personajes involucrados y mi aplicación de realidad virtual hace el resto.

Que consigo al usar esta aplicación, transformo un hecho histórico en una creación actual, dando paso a la creatividad de los alumnos, el despertar cognitivo de habilidades que aparecen en la construcción de la historia y el uso de las herramientas. Termino ensamblando lo investigado colaborativamente. En términos pedagógicos, no acudí a la memorización del alumno.

Los quiero hacer partícipe de una historia, imagínense la Mitología griega, esta historia tiene un video y una voz en off que me cuenta lo siguiente:

“Hércules fue al Olimpo, necesitaba conocer a su padre, Zeus. Dios de todos los dioses. Desde pequeño le habían contado que su madre Alcmena había sido conquistada por el rayo de un hombre todopoderoso.

El Olimpo era la morada de Zeus y de los demás dioses mayores y menores.

Eran la gran familia del panteón griego, vivían en la cima del monte Olimpo, el más alto de la Antigua Grecia. 

Solo 12  fueron los reconocidos como mayores, uno de ellos Zeus quien llevo a sus hermanos a la victoria en la guerra contra los temidos Titanes”.

 

Afrodita, Poseidón, Hera, Demeter, Hestia y Hades lo recibieron con muy poco afecto. Otro semidiós tocaba la puerta … *

*Malla curricular: Antigüedad Clásica, 7  ͦaño básico

imagen-1

imagen-2

imagen-3

Si  esta pequeña recreación logra que  recuerdes que en la Mitología griega  Zeus era el Dios de los Dioses, que vivía en el Olimpo, el monte más alto de la antigua Grecia, se imaginan ustedes lo que puede llegar a lograr un alumno que investigó la Historia, lo dibujó, la recreó con legos, y finalmente la  animó  en Minecraft ?

Los trabajos posteriores de los alumnos se diferencian a este solo por el aumento de la complejidad.

Permítanme hacerles una  pregunta, ¿Alguien se imagina cual es el límite de estos chicos?

Minecraft ™ es un videojuego independiente de construcción, de tipo «mundo abierto» o sandbox creado originalmente por el sueco Markus «Notch» Persson,9 y posteriormente desarrollado por su empresa, Mojang AB. Fue lanzado públicamente el 17 de mayo de 2009 en su versión alfa, después de diversos cambios fue lanzada su versión completa el 18 de noviembre de 2011. El 15 de septiembre del 2014, fue adquirido por la empresa Microsoft

Imposible rendirse

 

estudiantes-felices

 

Hace algunos días un catedrático uruguayo de la facultad de Periodismo presentó su renuncia a su catedra en la Universidad ORT de Uruguay porque se cansó de la “desidia y desinterés” de sus alumnos, hiperconectados a Facebook, Whats-app y otras aplicaciones,” Me cansé de pelear contra los celulares”, escribió. Su nota se hizo viral en las redes sociales, por el solo hecho que reconoció públicamente lo que muchos colegas guardan en su más íntimo consiente, ¿Que hago con mis alumnos y sus celulares? ¿Cómo motivo a esta nueva generación?
Lamentable la pérdida de materia gris, de un profesor aula, aunque confío que esto se revertirá y no pasará de ser una anécdota.

La experiencia, cansancio, desesperación que transparentó este colega retrata a muchos profesores, la característica de los hijos de la tecnología está siendo reproducida en muchos documentos, hace dos años basé el tema de mi libro “Huérfano Digital” justamente en este fenómeno, nuestros alumnos nacieron en la era digital, desarrollaron distintas formas de comunicación, concentración, comportamiento investigativo de una forma totalmente distinta a la que estamos acostumbrados.  Fuimos educados de otra forma, con modelos que nuestros alumnos hoy rechazan y se revelan, estamos poniendo a prueba su paciencia, aunque suene arrogante, no los describo como intolerantes, al contrario, estamos causando irritación con nuestros modelos arcaicos, lentos y desactualizados, que no reflejan los intereses de esta generación y lo que la sociedad espera de ella.

La Enseñanza Expositiva

Abramos el debate, soy una convencida que el modelo usado masivamente en nuestra educación, la Enseñanza Expositiva está en una franca carrera a su caducidad, para decirlo de otra forma, este modelo está absolutamente obsoleto, la experiencia de este profesor no es casual, cada uno de nosotros los que estamos en el aula tenemos centenas de anécdotas relacionadas a lo descrito, chateos, copias, desconcentración, etc, etc. Comprendo perfectamente la frustración que se siente, mientras no descubres como combatir este fenómeno la experiencia en un aula desmotivada es peligrosa.

Con alumnos teologizados y con capacidades comunicacionales distintas que profesor puede sostener un relato durante 45 minutos, 5 horas diarias y 5 días de la semana, adicional a todos los menesteres propios de nuestra profesión… difícil, en mi caso acudo a mi histrionismo, pero esto dura poco, razón por lo que me vi en la obliga de investigar, relacionarme con expertos, aprender de nuevo y cambiar.

Qué aprender

Hay varios métodos, varias escuelas, formatos distintos dependiendo su idiosincrasia y recursos en cada país. Escuchamos constantemente de Finlandia que figura en los primeros lugares del ranking mundial en cuanto a competencias lingüísticas y científicas, la educación de  Corea del Sur que ha optado por la excelencia y ha llegado a  destronar a Finlandia del primer lugar, un modelo que inicia a los niños en el “coding” codificación o el aprendizaje de programación en chicos de 6 años de edad, el “Arturito” (robot) en la educación de infantes coreana ya es famoso  un método revolucionario con que aprenden matemática a temprana edad.

El sistema de la educación en los Estados Unidos sigue un modelo muy similar a la de otros sistemas en el mundo occidental que ya iniciaron su proceso de cambio donde lo importante no es enseñar materia sino que preparar seres humanos para un mundo más complejo y más demandante
La decisión al cambio es propia,  no es dependiente de autoridades regulatorias, se puede implementar el cambio alrededor de la malla curricular determinada para un país.

En mi caso, mi colegio decidió dar el cambio, dio el paso fundamental, el Aprendizaje en base  a proyectos  e inició la enseñanza basada en estudio de casos. Mi colegio no puede depender de la capacidad histriónica ni de las habilidades de relato personales, teníamos que avanzar por lo que adecuamos el rol del profesor aula como líderes de un modelo de Enseñanza por descubrimiento, por investigación o si lo quieres llamar de otra forma, Estudio de Casos y es todo un éxito.

La justificación al cambio

Educación Expositiva es un tedio para los hijos de la tecnología, se aburren, no la entienden, no la soportan, sus planteamientos es, para que aprendo de memoria algo que encuentro en Google, parece chiste pero es la realidad.
El mundo educacional está cambiando, se está adaptando a los hijos de la tecnología por lo que la Educación por Descubrimiento se abre paso por el mundo como una fórmula efectiva y probada como una forma colaborativa  que promueve el desarrollo investigativo e inclusivo de la persona, la forma que acorta la brecha entre la enseñanza básica-media a la educación superior o profesional.

Adoptar el modelo investigativo permite al alumno el desarrollo ilimitado de habilidades, no imponiendo un estándar y no limitando alumnos con capacidades distintas. Estos modelos permiten el entendimiento de materias y problemáticas a personas utilizando habilidades cognitivas distintas, más orientado al interés por el desarrollo integral del ser humano que solo a la capacidad intelectual de las personas.

Quisiera estar cerca del profesor uruguayo para convencerlo a volver, a usar estos aparatos, celulares, aplicaciones, como su aliado y no como su perturbación. A ingresar a la Era Digital, creando junto a sus alumnos estrategias de aprendizaje. Supongo que al leer los posteos de sus alumnos en el blog, observará que ya logró el primer paso, reaccionaron frente a su carta

Soy una convencida que cambiando el modelo, el avance y la participación de los chicos pasa a ser tan evidente que el triunfo se percibe desde el primer día

 

Profesores en Redes. Creando Comunidad Docente

 

20131222-090815.jpg

Existe una realidad indiscutible, estamos invadidos de Redes Sociales. Sólo en Chile existen 24 millones de celulares, más que la población existente, de 17 millones de chilenos.

Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, Snapchat, Wazap por nombrar solo algunas son fuente de información, diversión, comunicación, emprendimiento y formación.

¿Por qué no crear en ellas comunidades de aprendizaje docente permanente?

Son gratuitas, de fácil uso y capaces de compartir tutoriales, videos, documentos, generando espacio de debate, discusión y creación de contenido inédito.

Desde generar debates online, compartir recursos hasta experiencias educativas. Las posibilidades son múltiples y tan diversas como las personas que esten tras las redes.

Como profesores podemos  desde

  • Elevar la voz profesor aula, aportando, proponiendo, criticando y validándo nuestra experticia.
  • Compartir la experiencia aula, permitiendo a otros colegas conocer propuestas innovadoras y creativas ya aplicadas en el aula.
  • Proponer a la comunidad educativa una idea o proyecto y a partir del trabajo colaborativo crear una propuesta comunitaria.
  • Resolver dudas en comunidad, el mejor perfeccionamiento docente nace de profesor a
  • Fortalecer la Comunidad Docente, apoyando a los pedagogos que recién ingresan al sistema, realizando un verdadero coaching que los oriente en sus primeros pasos.
  • Conectarse con docentes nivel mundial que enriquezcan nuestra labor pedagógica.
  • Actualizarse continuamente, ser un aprendiz eterno.
  • Participar de los debates nacionales e internacionales, participando, colaborando, aportando.

¿Cómo partir? Muy fácil eligiendo una red que te acomode, eligiendo una imagen actual para el avatar, con el nombre y apellido y estableciendo que eres docente aula y tus objetivos son ligados al aprendizaje colaborativo.

Inicia tu “vida en redes”, participando de debates online, simplemente busca por las etiquetas, las palabras que te pueden orientar, Tales como #Educacion #AprendizajeColaborativo #Creatividad #Inclusion #Tics

Al participar, lentamente irás conectándote con otros docentes que al igual que tu navegan en las redes en búsqueda de experiencia, nuevos recursos, desafíos, crecer profesionalmente.

También puedes participar de Comunidades Educativas ya existentes,

http://didactalia.net/comunidad/materialeducativo

http://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea

http://ined21.com/

http://www.edutopia.org/

Existen miles de ejemplos, sólo basta asumir el Desafío Digital que se nos presenta en el siglo XXI.

Nunca en toda la Historia, los profesores aula, tuvimos a nuestro alcance las posibilidades de ser maestros y aprendices a la vez.

¡Profe, sal de tu zona de confort!

¿Profe, que esperas para enREDarte?

 

 

¿Cuándo escucharemos a los niños? Educar en el siglo XXI

 

genios

 

Hace 20 años vivo en el aula, vivo porque paso más de 8 horas diarias, 5 días a la semana. Trabajando diariamente con niños y jóvenes, llenos de ilusiones, proyectos y metas por cumplir.

Desde el día uno, establecí una conversación permanente para conocer sus necesidades, para identificar lo que les hace sentido y conectar sus habilidades y competencias naturales con el aprendizaje formal.

Ingresar al espacio digital fue un paso natural, si ahí estaban mis alumnos, ahí debía estar yo. ¿en que otro lugar puede estar un profesor sino en el que habitan sus alumnos?

Crear espacios de mutua colaboración fue consecuencia directa, en mi caso, talleres digitales donde emprendemos proyectos comunitarios y crecemos en conjunto, trabajar en redes, creando en conjunto un aprendizaje colaborativo y diversificado.

Esta feedback continuo, estos últimos años ha generado una gran preocupación por la tremenda brecha existente entre la Educación tradicional y lo que esperan y desean los alumnos.

Los niños se aburren como ostras y ven la etapa escolar como una etapa que deben cumplir pero que no les hace significado.

Y como no sentirse aburrido, si están sentados por horas, escuchando lo que deseamos que aprendan, evaluándolos continuamente y a la par atiborrados de trabajos, tareas, investigaciones, proyectos, como decía hace poco un niño en una charla, somos “los sin vida”.

El sistema contenidista les enseña lo que pueden encontrar con un simple clic en Google, contenidos tras contenidos, cuadernos más cuadernos, repletos de datos, fechas y un largo etc.

¿Se imaginan trascribiendo un PPT eterno desde una pantalla a un cuaderno por más de dos horas seguidas? Cuando lo lógico sería enviarlos por mail y debatir los puntos más significativos.

O estar en silencio, escuchando lo que no nos interesa y preguntándonos cada dos segundos, de que sirve lo que escuchamos.

Rendir pruebas eternas, algunas nacionales, observando la preocupación del mundo adulto que se juega el laboro en el resultado, nos es para nada gratificante.

Después de pasar horas, rindiendo pruebas, no pasar de las notas mínimas lo que les nos hace merecedor de más horas con psicólogos, psicopedagogos, orientadores, profesores particulares, un camino sólo imaginado por Kafka en sus peores delirios.

Parece un escenario sombrío y por cierto, lo es, sobre todo para nuestros niños.

Hace meses atrás, apoyando a unos profesores con cursos complejos, les pregunte a los niños por que preferían ser expulsados de la sala de clases y anotados, la respuesta fue tremenda, sencillamente tenían tiempo para actualizar sus canales Youtube, comunicarse con amigos y seguir trabajando en sus emprendimientos personales. Para ellos estar fuera de la sala de clase tenía mayor valor que estar en su interior.

De ahí la necesidad de escucharlos, validar su voz, hacerlos participes y lideres de su propio aprendizaje.

La Era Digital mudo la forma en que se comunican, crean, comparten y colaboran.

Estar informados y comunicados 24/7, conectados más de 6 horas diarias, viven en un mundo bullante de movimiento, ruido, fascinante e innovador.

Están ávidos por compartir lo que saben y que han desarrollado en años de “Orfandad Digital”, de aprendizaje autónomo.

Profesores, necesitamos salir de nuestro sitio de confort, ingresar al espacio digital con confianza y motivación, no necesitamos ser “expertos en tecnología”, solo la capacidad de comprender que en pleno siglo XXI, nuestros alumnos ya no son los mismos que hace décadas atrás, que necesitan un nuevo espacio de crecimiento colaborativo. Donde ya no seremos más quienes “dictamos cátedra”, somos aprendices y maestros en un mundo que nace y se crea cada segundo.

¿Qué esperas para escuchar a quiénes tienen tanto que aportar? Tus alumnos

Aprender desde proyectos. Educar en el siglo XXI

conectividad

Si existe una característica que singulariza a los Hijos de la Tecnología es la necesidad de aprender desde su experiencia, desde la participación en el aula.

Esa imperiosa necesidad de formar parte de su propio proceso aprendizaje viene dado por los años de absoluta 0rfandad en la web. Donde aprendieron a crear sus propios tutoriales, a buscar recursos de apoyo y virilizarlos entre sus pares con suma rapidez.

La soledad digital inicial que han vivido por años les da la capacidad de investigar, compartir, co crear lo que necesiten, por lógica son hábiles críticos y cuestionadores de lo que se les imparte en el aula.

Para algunos hasta acérrimos boicoteadores del sistema tradicional educativo.

¿Por qué no hacerlos tus aliados naturales en la labor educativa?

Un camino que me ha dado éxito ha sido reconocer lo que les motiva e e interesa y a partir de ello, darles la tarea de investigar y crear un proyecto colaborativo.

Si nos toca como Unidad temática, el Mundo Azteca, dividir al curso por grupos de interés y darles las tareas de representar, el arte, la música, las matemáticas, la arquitectura, hasta incluso el juego de la pelota, lo que implica las representaciones digitales correspondientes.

Con rúbricas claras y asumidas por el curso antes de partir con los proyectos grupales, iniciamos un trabajo que en todo momento recibe el feedback docente y que supera con creces lo que podría crear o presentar de manera individual.

Al final se unen todos los proyectos en una presentación única que no sólo será evaluada individualmente sino que también por la capacidad de trabajar en equipo, a su vez formará parte de la biblioteca digital de acceso gratuito.

Aprenden de sus compañeros y crean tutoriales que pueden ser usados por otros compañeros de cursos paralelos.

Es tal la motivación que genera la posibilidad de aportar a la comunidad que terminan liderando campañas solidarias o reconociendo las necesidades grupales y a partir de ellas encontrando las soluciones.

Potenciamos no sólo la investigación, el trabajo autónomo, la motivación y validación personal, también el trabajo en equipo, desarrollando habilidades para la vida que los acompañaran siempre.

Lideres que trabajan con y para los demás, al fin de cuentas, ciudadanos del futuro.

Perdamos el miedo al ruido y el movimiento en la clases

20140427-084255.jpg

 

Uno de los realidades más conocidas por todos los que participan del aprendizaje es la necesaria concentración que el proceso necesita, desgraciadamente muchas veces se confunde con silencio y falta de participación.

Algunos, creen y cada vez menos, que una sala en silencio absoluto, todos los alumnos correctamente sentados y que “no vuele una mosca” es el summun de la clase perfecta. Personalmente creo que es mortal y mata el alma de los niños.

¿Por qué tenemos miedo al movimiento y al ruido en la clases? ¿Por qué tenemos pánico de perder el control?

Hace años trabajo en el mundo digital y mis clases son más parecidas a una colmena en acción, todo trabajando a su ritmo, donde soy una abeja más (mayor y más gordita, pero obrera, al fin). El ruido es parte de la acción, hace viva la clases y le da identidad.

Están tan conectados en sus proyectos que, como decía un inspector impactado hace meses atrás, ingresó y salió del espacio educativo y no se dieron cuenta.

Si cada uno de nuestros niños aprende desde lo que les hace sentido, los motiva, seguirán aportando fuera del horario escolar, se perderá la visión de ver el aprendizaje como un “deber” y volverá a ser “el placer de crecer”. Pero para llegar esa realidad es necesario dejar atrás el temor a perder el control, al que el ruido sea nuestra compañía y la sala de clases sea un cúmulo de universos únicos que colaboran y se retroalimentan continuamente.

Los niños aprenden más cuando “hacen”, cuando “se motivan”, está ampliamente comprobado. ¿qué esperemos entonces para unir acción y participación?

Hace una semanas atrás una profesora twittera finlandesa me comentaba que cuando veía agotado a los niños de su sala, los hacía bailar y que ese pequeño espacio de alegría colectiva era una inyección de energía, incalculable.

Los niños del siglo XXI necesitan ser líderes de sus procesos de aprendizaje, participar, colaborar, validar lo que antes sólo acataban. Son la generación D (desafío)

Profesor, pierde el miedo al ruido y al movimiento

Celular o no celular en el aula, he ahí el dilema

imaginacion2

 

Si existe una realidad por todos observable, es la fascinación natural que la actual generación tiene por el smarthpone.

Aparte de ser la extensión natural de su brazo, es su calculadora, agenda, máquina fotográfica, reloj, radio, grabadora y un largo etc.

Es su conexión a su grupo de amigos, al mundo en general, a la información, entretención, a la investigación comunitaria, a su emprendimiento personal.

Frente a él, existen grandes detractores, que simplemente lo alejan de la sala de clases, argumentando que es fuente de falta de concentración, bromas crueles, incapacidad de concentrarse y que limitan el proceso aprendizaje.

Suelen quitárselos a los alumnos al ingresar a la sala de clases. Cual reos de una cárcel y sólo les son devueltos al terminar las horas de trabajo escolar.

Frente a la anterior realidad nace la gran pregunta:

¿Estamos formando a nuestros niños para el futuro inmediato? ¿Desarrollamos las habilidades y competencias que necesitaran para responder las interrogantes de un futuro incierto?

La respuesta es no. Más bien satisfacemos nuestros anhelo de control de un proceso de aprendizaje que debiese ser bidireccional

¿Por qué no utilizar el Smartphone como una eficaz herramienta de aprendizaje?

Partiendo con actividades acotadas y medibles a corto plazo.

Ejemplo, utilizarlo para googlear términos, conceptos, bibliografías de personajes.

Así en un corto tiempo podemos demostrar su utilidad educativa y de paso reconocer los sitios que frecuentan nuestros estudiantes, cada vez que necesitan información, compartirlos con sus pares y de paso recomendarles otros.

Pareciera un ejercicio básico, pero vital, para internalizar en nuestros alumnos la necesidad de ocupar su Smartphone como herramienta de aprendizaje, sin la necesidad de ingresar a las múltiples funciones que alegran sus vidas, léase chat, redes, wazap, etc.

Este paso inicial y que puede ser repetido las veces que sea necesario, debe dar paso a estrategias que implican una mayor dificultad, ejemplo crear debates online en la sala de clases y proyectadas en una pizarra digital, si no existe, aplicar el mismo espacio en un wazap comunitario, iniciando debate de ideas que serán posteriormente impresos y publicados en la sala de clases.

Hace años que trabajo en desarrollar un aprendizaje diferenciado en la sala de clases, partiendo de las habilidades y competencias naturales de mis alumnos. Bajo ese desafío, el Smartphone es un genial aliado, no sólo desarrollo en mis alumnos responsabilidad en su uso, a su vez he logrado potenciar emprendimientos personales y unir sus proyectos individuales al aprendizaje comunitario.

Hace poco un alumno de séptimo básico, creo un blog donde publica el trabajo diario de sus compañeros en las clases de arte. Visibilizando el proceso creativo e inmortalizando las obras y el trabajo de una profesora profundamente emocionada.

La comunidad agradece su esfuerzo tanto como los padres que pueden ver los avances de sus hijos. El Smartphone, es su mejor aliado.

En tiempos de cambios, en tiempos de oportunidades no podemos limitar el potencial de nuestros alumnos, debemos desarrollarlo y prepararlos para el futuro inmediato.

Sólo hay que perder el miedo a innovar

De profesores y para profesores: Fortaleciendo la Comunidad Docente

 

Captura de pantalla 2014-01-09 a la(s) 13.57.06

Uno de los grandes errores de las transformaciones educativas vigentes en Chile ,esta en excluir la voz del docente aula. Conformándose con escuchar la que entregan movimientos educativos o vocerías de instituciones que forman educadores.

Se crea un cambio desde la tecnocracia y se busca validar a través de la convocatoria reducida de “representantes” que debiesen reflejar el sentir del profesor que vive cada unos de sus días en contacto con la real comunidad educativa, padres, alumnos, colegas.

Probablemente en el siglo XIX hubiese sido lógico no ampliar la convocatoria por razones fiscas, geográficas y económicas, sin embargo en la Era Digital, no existe razón para no hacer partícipes a todos y cada uno de los profesores chilenos, tanto para la génesis de la Reforma , también para la creación de la Nueva Carrera Docente.

Los profesores por esencia necesitamos, buscamos y potenciamos el trabajo colaborativo, pues de la suma de visiones y experiencias podemos generar un trabajo eficiente y pro activo del maravilloso y multifacético proceso de Educar.

Más allá de las múltiples falencias del nuevo Proyecto de Carrera Docente, es necesario fortalecer y desarrollar espacios para que se valide la voz del profesor aula.

Hace semanas asistí a una experiencia fascinante, por un día, tres colegios se unían para compartir las experiencias aula de profesores y para profesores.

Volver a ser alumnos entados en acogedoras salas, con horario de almuerzo y café para compartir fueron solo un pequeño apronte de lo que se venía.

Compartir las experiencias exitosas de profesores que llevaban años educando y que nos abrían sus salas para poder conocer como lograban educar al alumno del siglo XXI.

Dando espacio para debatir, con la humildad propia de los grandes, abiertos a los cambios y aportes que nacían de la misma comunidad de colegas.

¿Quién mejor que un profesor compartir lo que sucede en la sala de clases?

De la “lluvia de ideas” no sólo nacieron mejores proyectos si no que a su vez crecimos como educadores, generando una potente sinergia positiva de mutua colaboración, reconociendo en el otro lo que lo hace diferente y tan similar a la vez.

Al final de todo un día, fueron reconocidos los expositores frente a toda la comunidad, con galardones y un aplauso cerrado.

En tiempos de cambio educativo, donde se cree que todo se centra en el dinero y los recursos, la dignidad docente se asoma con fuerza.

Miles de profesores chilenos que buscan y no descansaran hasta que su voz sea validada y respetada.

De profesores aula y pata profesores aula.

#FuerzaProfesores

Abandona tu sitio de confort. Profesor, educa en la Era Digital

genios

Durante los años universitarios, la pedagogía es el compañero eterno de un docente aula. Horas y horas de estudiar, profundizar y compartir estrategias de aprendizaje, conocer al educando y generar propuestas metodológicas que lleven a nuestros alumnos a crecer, crear espacio de conocimiento y creatividad.

Sin embargo, somos formados bajo un prisma anacrónico, propio del siglo pasado para enfrentar alumnos que viven mirando al futuro.

El choque de los nuevos egresados es fatal, más cuando no cuentan con un coaching permanente, que les asesore, apoye y fortalezca en sus primeros años de docencia.

Un alto porcentaje migra, decepcionado por las bajas remuneraciones, la falta de una capacitación real y sobre todo pocas perspectivas futuras.

Para los que resisten y la vocación es más fuerte o pueden sobrevivir en las condiciones actuales, se les presenta un tremendo desafío. Los niños de la Era Digital son diametralmente diferentes a los que alguna vez conocieron en las aulas universitarias, están continuamente informados y conectados. Son críticos y dominan la tecnología. La web les permite compartir todo lo inimaginable, imágenes, videos hasta pruebas, test, trabajos. Todo es googleable, partiendo por la vida y obra de los profesores que tendrán en el año escolar.

De ahí que al ingresar al aula no sólo les estarán esperando los alumnos del aula, también sus amigos, conocidos y no conocidos.

Las estrategias aprendidas poco servirán y crearas nuevos espacios de aprendizaje, donde deberás delegar parte de la toma de decisiones.

Dejarás de ser quien imparte la clase para ser a la par, un alumno, con la capacidad de reconocer que tus años universitarios no son suficientes para educar en el siglo XXI.

Los sitios de confort ya no existen, varían clase a clase, porque cada grupo humano es un Universo único e irrepetible.

¿Qué hacer frente a tamaño desafío?

Disfrutar y aventurarse. No existe una era de mayores oportunidades para los profesores aula que la actual.

Reconoce en tus alumnos sus habilidades innatas, fortalece sus capacidades y potencia lo que los hace únicos.

En conjunto crea estrategias, que unan el mundo educativo tradicional con el digital emergente.

Dales espacios para proponer, encontraras en tus alumnos los mayores aliados, para crear tutoriales, dinamizar las clases, motivarlos y generar aprendizaje para la vida.

Crea espacio de mutuo crecimiento, donde tu experiencia se una al dinámico mundo de los Hijos de la Tecnología.

Educarás para la vida, formarás comunidades de aprendizaje, donde los padres serán grandes aliados y tus alumnos serán aprendices y maestros a la vez.

Se puede, deja atrás tus miedos e ingresa al mundo de las oportunidades,. Educa en la Era Digital.

#BienvenidoMarzo

¿Cómo ser profesor en Chile y no morir en el intento?

Captura de pantalla 2014-01-09 a la(s) 13.57.06

25 años han pasado desde que egrese desde la Universidad Católica de Valparaíso, 25 años de ejercer la profesión que siempre me fascinó, profesora. Con miles de experiencias acuestas y en la actualidad enamorada de la era digital, compartiendo con mis compañeros docentes estrategias y recursos que les permitan ingresar al mundo de la web con éxito. En el camino, muchos de mis estudiantes han seguido mi elección de vida, lo que me enorgullece y para ellos siempre comparto algunas máximas que me acompañan siempre.

Ser profesora es más que una profesión es una vocación y debes estar muy segura de asumir el desafío.

La mejor Universidad no te preparara para lo que vivirás en el aula, donde realmente te graduarás como docente.

Primero porque los niños y jóvenes han mudado de piel, desde que la web entró a sus vidas, son un torbellino de ideas, informados, colaborativos, críticos y comunitarios. Todo lo psicopatean (léase escudriñar), por ende, tu vida personal si la expones en redes pasará a ser fuente de investigación, tus imágenes, tus amigos, tus cercanos, absolutamente todo. Si te habías preparado para un grupo de niños en sala, esta vez son ellos, sus amigos, sus padres y todo el que viva en redes. Pero no hay de que asustarse, al revés es una tremenda oportunidad para en un mega espacio, ser maestro y aprendiz.

Las Universidades tampoco te preparan para el mercado laboral y es depredatorio, no tendrás como en otras profesiones, ranking de instituciones ni en todas una carrera docente que te incentive. Más bien tus primeros sueldos pondrán a prueba tu temple.

Comunícate con otros profesores que ya estén en el sistema. Genera comunidad y a partir de ellos toma decisiones.

Perfecciónate continuamente, no existe mejor disciplina que el conocimiento, si los alumnos reconocen tu bagaje cultural, no tendrás de que preocuparte, ellos aman aprender, por eso diferénciate, hazte única. Personalmente opté por las redes sociales y el mundo digital y en ese mundo virtual, comparto, creo, apoyo, escucho, aconsejo, acompaño.

Invita a los padres al proceso aprendizaje, son grandes aliados y hacen tremendos sacrificios por el futuro de sus hijos. No les han dado el espacio y son muy críticos porque desconocen la labor docente. Hazlos parte del viaje de aprender, valida su voz y tendrás un gran aliado. Desde invitarlos a la sala de clases, compartir actividades para que trabajen con sus hijos, hasta dar charlas de los que les apasiona o les motiva.

Genera instancias para que tus alumnos conozcan lo que te apasiona, motiva, verás como llamas su atención y logran que ellos también compartan sus sueños. En la era digital los contenidos están al alcance de un clic pero nunca reemplazarán la relación de respeto y cariño que lograrás con tus alumnos.

Trata de reconocer lo que los hace únicos, cada niño es un universo único e irrepetible, motívalos, dales las alas para lograr concretizar sus sueños.

Toma espacios para relajarte y cargar energías, la labor docente es agotadora, sobre todo en burocracia, muy pocas horas para preparar recursos y estarás siempre en el foco de atención. Las toneladas de evaluaciones te acompañarán 24/7 y siempre encontrarás quién desee darte lecciones de cómo debes trabajar en la sala de clases. Escúchalos de todos se puede aprender y muchas veces quiénes menos saben de Educación, son los que más aportan.

Ten la certeza que aunque pasen los años, siempre cada vez que inicies un año lectivo será como la primera vez que ingresaste a una sala de clases. Los desafíos son inmensos pero las satisfacciones mayores, en cada niño y joven irá una parte tuya, sus éxitos y fracasos también serán los tuyos.

Elegiste una vocación de vida, ser maestra. Respira profundo y cada mañana piensa en las razones que hicieron eligieras este maravilloso camino.

Pasarán los años y tendrás la certeza que la elección fue la correcta.