La calidad de la educación está en estado “DEFCON” y los profesores continúan siendo el “jamón del sándwich”

maestrosfelices

Apareció en el “timeline” de las redes sociales un par de “twitts” que no hace más que confundir.  ¿Eres parte de un liceo o escuela innovador?, paralelamente otro “twitt” con una encuesta donde te preguntan si los colegios deben cobrar más por el cambio tecnológico o ya esta incluido en la mensualidad. Dos “twitts” que retratan la realidad, el desconocimiento.

Este tipo de acciones no solo confunden, sino que demuestra que estamos muy lejos de planificar con la fuerza y el enfoque que requiere una política pública orientada a la “Calidad de la Educación”.  Pareciera que nuestros líderes no escuchan el clamor mundial que nuestros procesos educativos están obsoletos, que se enseña con métodos de los años 50, que nuestros hijos se comunican por otras carreteras de la comunicación y que los pueblos requieren capacidades y culturas que la educación no está considerando.

Sentimientos encontrados con este tipo de concursos, es genial que se busque elevar la  voz y se intente “hacer algo” pero lamento profundamente la ceguera de los gobernantes al no encarar la calidad de la educación como un proyecto de máxima importancia y de prioridad en políticas públicas. Para mi lo que están haciendo con el concurso para identificar liceos o escuelas innovadores es solo una campaña comunicacional para decir que hacen algo y esencialmente confundir a miles de profesores y directores que se esfuerzan por capacitarse en procesos de educación modernos. La idiosincrasia de la nueva educación es colaborativa, no competitiva. ¿No sería mejor exponer la creatividad que resalta de esas escuelas y liceos y compartirlas en una comunidad en vez de competir? Dejo la inquietud.

Despierta tecnocracia, ya existen colegios aplicando innovación y tecnología con tal grado de avance que integran modelos como los usados en MBA`s de postgrados de universidades del primer mundo.  La educación pública se distancia cada vez más y como expresé en mi último análisis del 17 de febrero del presente año. La distancia que se está produciendo con la educación pública esta vez no se está dando por ser más rico o más pobre, se esta dando por la irresponsabilidad de quienes planifican la educación pública. Esta brecha se llama distanciamiento cultural y laboral entre otros.

El profesorado de la educación pública esta mucho más avanzado y enterado de los cambios que se están dando en el ámbito privado que las mismas autoridades educacionales. En lo personal, he conocido a cientos de colegas profesores de la educación pública con los que he alternado en mis seminarios, que ya manejan modelos maravillosos desde sus aulas sin poder implementar por rechazo de sus superiores o por miedo al desempleo. Es lamentable que aun hay directores de escuelas y colegios con actitud administrativa y distantes de la innovación.

Aquí me quiero detener y re-enfatizar lo importante que es esta etapa.

La forma de comunicarse de nuestros alumnos cambió lo que nos lleva a replantear nuestros métodos. Nacieron con Internet, pero fueron ellos los que adoptaron la tecnología, no nosotros, los encargados de regular los procesos y modelos de educación seguimos en nuestro invernadero, sin poder hacer nada estructural.

Enseñamos a jóvenes del Siglo XXI con herramientas y modelos del siglo XIX.  Modelos basados en la retórica de un profesor, en la memorización del alumno y en la nula orientación colaborativa del conocimiento, En nuestra era esto es inaceptable.

El desconocimiento de muchos los ha llevado a identificar este proceso como un cambio tecnológico, lleno de fierros y software, que no lo es. La utilización de la información es un pequeño recurso digital, pero esto no transforma este proceso en un cambio tecnológico.

Encarar el cambio en la educación como un cambio tecnológico es una vaguedad que hasta el momento ha confundido.  Sin duda que en este proceso hay un manejo de Notebooks, Smartphone y Tablets que los modelos pasados nunca consideraron pero no es el objetivo del cambio del modelo.

La introducción de nuevos modelos pedagógicos es más un cambio metodológico que computacional, donde pasamos del relato a la participación en talleres multidisciplinarios donde se juntan capacidades distintas del alumnado y formas de enseñar distintas, donde se ponen recursos a disposición del alumno que en vez de memorizar, estos resuelven e investigan el contenido de otra forma.  Modelos que no pertenecen a un visionario loco o algún tecnócrata que quiere cambiar todo, estos son modelos muy probados en los sistemas de educación de países avanzados en esta materia, modelos creados en el aula.

Nuestros niños nacidos con la tecnología ya lo aplican, solo que lo hacen espontánea y desordenadamente, sin una metodología del aprendizaje ni un coaching educacional, es decir, desarrollan métodos de investigación llenos de vicios y poco criterioso en la búsqueda de la fuente de información.  Hoy, se desarrolla una forma distinta de ingresar al conocimiento, la investigación de la información como método del saber, el poder desarrollar mejor sus capacidades y conocer sus aptitudes para el poder hacer.

 

El objetivo de los educadores en esta nueva etapa es ordenar, encausar el esfuerzo de una forma metodológica más participativa, donde en comunidad no tenemos otra ventaja que aprender del otro y crecer.

 

El cambio que la educación nos esta pidiendo no es transformarnos en expertos en códigos computacionales, ser programadores ni usuarios avanzados en redes sociales, lo que nos pide es lo mismo que ha sido nuestro leit motiv, ser el guía en los métodos del aprendizaje y guiar a nuestros niños por el camino del conocimiento. Esto no es computación, Esto es acompañar el método que más de adecúa a las capacidades del alumno de esta generación

 

Comunicacionalmente se a hecho muy popular que se hable dentro del profesorado que la nueva educación es un proceso de TICs, nada más distante de la realidad, los cambios que debemos encarar son cambios del modelo de aprendizaje.

 

Yo creo que se popularizó el nombre de TICs para asustarnos, cobrar para asistir a seminarios técnicos, que no son. Y para hacernos pensar “parece que estoy en vía a quedar obsoleta, nada más lejos de la realidad.

 

Digamos que cambiar en el aula es más una adaptación personal que una incapacidad tecnológica.

 

No tengan miedo. Esto no es un proceso difícil, sólo distinto. Recuerden que el miedo hace al lobo más grande de lo que es.

 

Twitter:  @marcelamomberg

www.marcelamomberg.com

* DEFCON Inspirado en la película clásica de culto de 1983, Juegos de Guerra, DEFCON evoca magistralmente la tensión, paranoia y atmósfera de sospecha de la época

Anuncios

Mi mayor alegría, la felicidad de mis alumnos

 

creatividad

Hace unas semanas atrás, al finalizar un taller junto a geniales profesores aula, uno de ellos me pregunto ¿cuál es el fin de reinventarse cada día y tratar de ser mejores docentes?

La respuesta brotó natural, la felicidad de nuestros alumnos.

¿Qué mejor meta de alma, que ser feliz? Agradecido con lo que la vida brinda, preocupado de los demás y ocupado en aportar, de sumar a la comunidad.

Normalmente creemos que el mejor profesor es aquel que sabe más conocimientos, casi una biblioteca ambulante o el más rígido y de gran disciplina, de tal manera que en su clase no vuela una mosca, el que logra el mayor porcentaje de alumnos ingrese a la Universidad o el más competitivo, ganador en todas sus metas y destacado por todos.

Sin embargo si hiciéramos una breve encuesta en el mundo adulto y les preguntáramos ¿qué profesor marcó tú vida positivamente?

La sonrisa y las lágrimas de emoción nos conectarían con otras cualidades docentes, la capacidad de escuchar, la paciencia, la tolerancia, la fuerza para crear y dar mil y una oportunidades, la gentileza de alma, la empatía para siempre comprender incluso a aquellos que ya el sistema educativo no acepta y busca excluir.

Nos acordamos del abrazo, de la mano que nos ayudó a levantarnos cuando caímos, de la risa contagiosa que nos hacia creer en los imposibles.

La felicidad como fin último de la Educación pareciera una meta etérea, difícil de lograr en un mundo competitivo y agresivo.

Pero es existencial en un mundo hiperconectado, donde el desarrollo de las “Habilidades para la vida” son fundamentales para poder vivir y convivir en comunidad.

¿Por qué no crear espacios educativos donde bulla la alegría y la participación? ¿Por qué no dejar de lado la competencia e ingresar al terreno mágico de la colaboratividad?

Es tan simple como generar espacios, pequeños, en un comienzo pero de profundo impacto en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Personalmente, ocupo el espacio digital para crear una conexión emocional permanente, que me permita reconocer lo que hace únicos e irrepetibles a mis alumnos. Identificar lo que le ilusiona y motiva día a día, luego apoyarlos en potenciar sus habilidades personales y conectarlo con otras personas que lideren o estén en el mismos espacio que ellos desean participar.

Imposible no recordar la emoción de un querido alumno de Cuarto Medio, al escuchar la charla de Carlos Zarate y sumarse a la necesidad de crear paz en nuestro entorno inmediato. Verlo actualmente liderar campañas solidarias es no sólo motivo de orgullo es la fuerza para seguir trabajando.

De potenciar lo que los hace únicos, pasar a validar su voz y darles el espacio para ser co creadores de su aprendizaje, siendo maestros y aprendices a la vez, escuchando las necesidades de la comunidad y aportando con soluciones practicas.

Generando sinergia positiva, que siempre suma, ver el lado positivo de las cosas, reír y sonreír disfrutando de la simpleza de la vida.

Pareciera quimera vivir en un mundo feliz, más cuando nuestro sistema educativo esta estresado de eternas y aburridas mallas curriculates, “burrocracia” y eternos papeles, pruebas estandarizadas que hacen perder momentáneamente la alegría del viaje de aprender, léase Simce o PSU.

Pero y a pesar de lo anterior se puede crear islas de felicidad y bondad, de alegría y compañerismo, de ilusiones y sueños colectivos.

Ahí radica lo que nos hace maestros, la capacidad de dotar de alas a nuestros niños y jóvenes, para que vuelen tan altos como sus sueños.

Seres íntegros, colaborativos, generosos y solidarios, felices y en continuo crecimiento, respetuosos del otro, especialmente de aquel que piensa distinto, noble en el triunfo y en el fracso, capaz de levantarse una y otra vez, sabiendo que lo importante es dejar huella.

Simplemente, ser feliz

 

 

Comunidades de Aprendizaje Docente, una necesidad real

 

colaboracion2012

Desde hace cinco años comparto en charlas con docentes aula, más de tres mil profesores y estudiantes de pedagogía. Siempre una necesidad acompaña la amena conversación, la creación de “Comunidades de Aprendizaje Docente” en Chile.

Más en una Era Digital que bulle en cambios y que lleva al profesor a reinventarse día a día. Trabajar de manera colaborativa es el norte y esta a sólo un clic de distancia.

¿Por qué es tan necesaria la comunidad de Aprendizaje Docente?

Porque es el espacio comunitario donde el profesor se retroalimenta, comparte, crea y crece profesionalmente.

Sin embargo y a pesar de esta obviedad son pocas las instancias para retroalimentarse en los espacios educativos chilenos, atiborrados de mallas curriculares eternas, una burocracia “papelística” que ahoga el alma educativa más creativa y la obsesión permanente por rendir en pruebas estandarizadas, léase Simce, PSU. Pocas horas de preparación de recursos pedagógicos, el profesor se hunde entre papeles y más papeles.

Si a lo anterior se le suma las “intervenciones tecnocráticas” que intentan trasformar el aula fuera de ella, el panorama se ve absolutamente desalentador y cuesta arriba.

Sin embargo la Era Digital brinda a los profesores el espacio para crear Comunidades Digitales de Aprendizaje Docente, gratuitas, en tiempo real y abiertas a los que deseen participar en ellas.

¿Por qué no crear entonces espacios colaborativos de trabajo comunitario?

Comunidades que propongan debates online permanentes, se dialogue y compartan opiniones diversas, generando un empoderamiento de la voz docente aula.

Se creen proyectos colaborativos, que respondan a las necesidades reales del aula, no las detectadas por profesionales externos al micro cosmos educativo.

Exista una actualización de manera permanente. Reconociendo la creatividad y la innovación que nace en la salas de clases.

Logrando un mayor aprendizaje colaborativo y colectivo.

Existe un axioma, si el aporte, crítica o propuesta proviene de otro profesor, se le encuentra validez. La horizontalidad de la comunicación permite una mayor apertura a las propuestas que se puedan generar.

Se potencien las relaciones interpersonales, fundamentales en los profesores aula, toda vez que trabajamos en un ambiente de alta exigencia y la motivación, el apoyo y el reconocimiento a la labor diaria es un elemento fundamental para lograr las metas diarias.

Chile vive una Reforma Educativa sin la voz docente aula, donde tecnócratas, iluminados se han tomado el espacio y han impuesto sus visiones.

Necesitamos que la Comunidad Docente eleve su voz, valide su experticia y proponga aportes necesarios para que el cambio educativo que buscamos sea real y no una mera transformación cosmética.

Este 2016 es nuestro año, a caminar con fuerza y esperanza, nuestros niños merecen el esfuerzo.

Un abrazo y mi reconocimiento a los miles de profesores con los que he compartido. Seguiremos sumando compañeros de ruta

Por y para los niños

Profesores en Redes. Creando Comunidad Docente

 

20131222-090815.jpg

Existe una realidad indiscutible, estamos invadidos de Redes Sociales. Sólo en Chile existen 24 millones de celulares, más que la población existente, de 17 millones de chilenos.

Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, Snapchat, Wazap por nombrar solo algunas son fuente de información, diversión, comunicación, emprendimiento y formación.

¿Por qué no crear en ellas comunidades de aprendizaje docente permanente?

Son gratuitas, de fácil uso y capaces de compartir tutoriales, videos, documentos, generando espacio de debate, discusión y creación de contenido inédito.

Desde generar debates online, compartir recursos hasta experiencias educativas. Las posibilidades son múltiples y tan diversas como las personas que esten tras las redes.

Como profesores podemos  desde

  • Elevar la voz profesor aula, aportando, proponiendo, criticando y validándo nuestra experticia.
  • Compartir la experiencia aula, permitiendo a otros colegas conocer propuestas innovadoras y creativas ya aplicadas en el aula.
  • Proponer a la comunidad educativa una idea o proyecto y a partir del trabajo colaborativo crear una propuesta comunitaria.
  • Resolver dudas en comunidad, el mejor perfeccionamiento docente nace de profesor a
  • Fortalecer la Comunidad Docente, apoyando a los pedagogos que recién ingresan al sistema, realizando un verdadero coaching que los oriente en sus primeros pasos.
  • Conectarse con docentes nivel mundial que enriquezcan nuestra labor pedagógica.
  • Actualizarse continuamente, ser un aprendiz eterno.
  • Participar de los debates nacionales e internacionales, participando, colaborando, aportando.

¿Cómo partir? Muy fácil eligiendo una red que te acomode, eligiendo una imagen actual para el avatar, con el nombre y apellido y estableciendo que eres docente aula y tus objetivos son ligados al aprendizaje colaborativo.

Inicia tu “vida en redes”, participando de debates online, simplemente busca por las etiquetas, las palabras que te pueden orientar, Tales como #Educacion #AprendizajeColaborativo #Creatividad #Inclusion #Tics

Al participar, lentamente irás conectándote con otros docentes que al igual que tu navegan en las redes en búsqueda de experiencia, nuevos recursos, desafíos, crecer profesionalmente.

También puedes participar de Comunidades Educativas ya existentes,

http://didactalia.net/comunidad/materialeducativo

http://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea

http://ined21.com/

http://www.edutopia.org/

Existen miles de ejemplos, sólo basta asumir el Desafío Digital que se nos presenta en el siglo XXI.

Nunca en toda la Historia, los profesores aula, tuvimos a nuestro alcance las posibilidades de ser maestros y aprendices a la vez.

¡Profe, sal de tu zona de confort!

¿Profe, que esperas para enREDarte?

 

 

Educar desde lo que aman y motiva a nuestros alumnos

imaginacion2

 

No existe un motor del aprendizaje más eficiente que la motivación, logra abrir espacios de crecimiento personal, potencia la participación y crea una validación del proceso de aprendizaje.

No existe un profesor aula que no haya escuchado en alguna oportunidad ¿para que estudiamos esto? ¿por qué tengo que aprender lo que está en Internet? ¿para qué aprendo esto si no me servirá para nada?

Esta crítica se potencia en la Era Digital, debido a que tienen a su alcance un espacio motivador, diverso, que bulle en recursos para desarrollar sus intereses y conectarse con otros que siguen la misma senda.

¿Cuál es la lógica respuesta?

Necesitamos mudar de piel y otorgarles en el aula a los alumnos un espacio de desarrollo de sus competencias y habilidades naturales.

¿Cómo lograr semejante desafío?

Primero identificando lo que los hace único e irrepetibles, para ello contamos con miles de redes sociales donde publican lo que aman, sueñan, comparten sus emprendimientos y proyectos personales.

Segundo, conectando sus intereses personales y motivaciones con el sistema educativo, dando espacio para que colaboran activamente. El centro del aprendizaje deben ser ellos.

Tercero, creando instancias para que partiendo de lo que les apasiona aporten a su comunidad, liderando campañas, creando respuestas a las interrogantes y necesidades comunitarias

Y cuarto, terminar sus años escolares con proyectos de vida, que les faciliten el ingreso a su vida profesional, emprendiendo en lo que trabajaron por tantos años.

Necesitamos entregarle un valor agregado a la sala de clase, conectarla con la realidad de los alumnos y generar instancias en que la validación desde los alumnos facilite su estadía por tantos largos años en el sistema educativo, necesitamos satisfacer sus necesidades y hacerlos participes

No podemos terminar más de 14 años de estudios con alumnos que no saben que estudiar porque no tienen idea para que son buenos o que les gusta,

Terminemos con el aprendizaje estandarizado e iniciemos el aprendizaje diferenciado, educando a cada alumno por lo que son, Universos únicos e irrepetibles,

A devolver la alegría al aula

estudiantes-felices

 

Hace días conversaba, en una charla  con alumnos de Cuarto Medio, haciendo un recuento de su viaje por el aula.

  Emocionados recordaban sus primeros días, la alegría con que llegaban al colegio y las ganas de aprender. Eran una ebullición de preguntas y ganas de participar.

 Sin embargo con el paso del tiempo, esa energía se fue disipando y convirtiéndose en abulia, aburrimiento, desgano.

Al preguntarles la razón de este cambio radical, comentaban que era producto de las evaluaciones eternas, de la cantidad gigantesca de contenidos y una competencia continúa por resultados, vivían con la presión de pruebas internas, externas (Simce, PSU) y de tanto ocuparse por la “producción final” dejaron de disfrutar el viaje.

¿Por qué no podemos hacer clases divertidas? ¿Por qué no podemos aprender con alegría? Se preguntaban y más allá de sus cambios personales y su madurez, cuestionaban las razones que hicieron que esas ganas de esta en el aula se disiparon.

No hay que sr brujo o bruja para no reconocer que nuestros sistema educativo es contenidista y plagado de evaluaciones, mediciones, que en el intento de fabricar operarios para las empresas, anulamos no sólo lo que hace únicos e irrepetibles a nuestros alumnos también su alma creativa, innovadora.

¿Por qué entonces no hacer un esfuerzo colaborativo y devolver la alegría al aula?

Aprender entre risas y juegos, participando en un espacio colaborativo y comunitario

En la Era Digital es absolutamente posible.

Tenemos a nuestros alcance miles de recursos digitales gratuitos, que nos conectan a nuestros alumnos.

 Está comprobado el impacto positivo que provoca un emoticón, un wazapeo divertido, un snapchateo que les recuerde una actividad.

¿Para que pasar horas eternas entregando contendidos que están en la web? ¿Para qué estar obsesionados con tantas evaluaciones, anacrónicas y estandarizadas?

Podemos educar de manera diferenciada, potenciando sus habilidades y competencias naturales, creando proyectos de vida donde ellos sean líderes y forjadores de sus propias sendas futuras.

Devolvamos al aula su capacidad de motivar, emocionar y encantar a los niños, devolvamos la alegría que tenía los primeros años escolares, donde la risas y las ganas de participar la habitaban.

 

¿Si cada uno es un Universo único e irrepetible por que se les educa como si fueran uno solo?

imaginacion2

Desde que tengo uso de razón amé dibujar y por lógica con el paso de los años he logrado perfeccionar mi forma natural de expresión.

Dibujo cuando estoy triste, feliz, cuando algo me emociona o captura mi atención, dibujo en todo momento que puedo hacerlo.

Tuve la suerte de formarme en un colegio donde mi “don” era valorado por una profesora de arte que simplemente era mágica, estricta pero inspiradora y logró desarrollar mi talento. Y una querida Monja Jefe que consideraba la diferencia de cada una de nuestros compañeras, un regalo de Dios, así que había que potenciarla y hacerla florecer.

Esa formación inicial más unos padres y abuelos divertidos y únicos, hicieron que valorara por sobre todas las cosas lo que hace a las personas, identificables, aquello que aman y por lo que pueden pasar horas eternas sin aburrirse.

Era obvia que mi opción profesional fuera ser profesora y como norte principal optará por generar el espacio para que mis alumnos vivieran el mismo apoyo que yo recibí por tantos años.

Quién diría que mi auto asumida tarea viviría el mayor de todos los impulsos, vivir en la Era de la Internet. Donde puedo usar diversas herramientas educativas digitales y gratuitas para identificar lo que apasionan mis alumnos, conectarlo con la malla curricular y apoyarles para que generen sus propios emprendimientos digitales.

En el microcosmos de la sala de clases, cada uno es un Universo único e irrepetible, que reconoce lo que le hace ser diferente pero a la vez necesario para que podamos crecer en armonía y valorización comunitaria.

Todas las redes son útiles para lograr la meta, Facebook, Pinterest, Instagram, Twitter, Youtube, WordPress, tengo miles de opciones a mi alcance. Para educarlos en el espacio que aman y donde saben que sin importar la meta final, siempre llegarán a su tiempo y en la senda que ellos mismos creen.

Los resultados son increíbles, alumnos motivados, participativos, lideres de su aprendizaje, creadores de contenidos y leales colaboradores del proceso educativo.

Las pruebas estandarizadas que se imponen a nivel nacional son una parte mínima de su vida, están preparados para responder a las verdaderas interrogantes que les depara el futuro.

Sus mentes criticas y agudas, acompañadas del valor de saber que son valorados por la comunidad, reconocidos por sus padres y profesores hacen que sus voces se escuchen fuertes y claras.

La magia se extiende y los profesores se unen a esta nueva manera de educar, de ser maestra y aprendiz a la vez, de valorar la maravillosa diversidad con la que nuestros alumnos aprenden, crean, investigan, desarrollan sus proyectos personales.

Y ahí esta el cambio de paradigma, en la capacidad de que el aprendizaje se haga personalizado, nazca desde las diferencias individuales de los niños.

Donde la sala de clases, parece una colmena en ebullición, el ruido y el movimiento nos acompaña siempre, porque estamos creciendo en colaboratividad, creando futuro.

¡ A revolucionar el aula! Educar en el siglo XXI!

inmigrantesdigitales2

 

Nunca en toda la historia, los profesores aula vivimos una época de mayores oportunidades para transformar el aula y ampliar sus limites.

La Era Digital, la era de las oportunidades llegó para cambiar radicalmente la manera como nos infórmanos, organizamos, creamos, innovamos, llevarla a la sala de clases es absolutamente necesario y urgente.

No sólo porque debemos preparar a nuestros alumnos para un futuro incierto y en continuo movimiento también porque es necesario formar en ellos habilidades y competencias que les permitan aprovechar todas las posibilidades que se les presentarán.

Muchos profesores en mis charlas expresan el miedo a ser reemplazados por este espacio digital o se ven abrumados por la competencia desleal que observan en un medio rápido, que fascina y absorbe a sus alumnos.

Craso error, el rol docente es vital en tiempos de cambio.

Primero porque necesitamos desarrollar en nuestros niños la potencia para generar contenido de calidad, que una la genialidad de la innovación con la fuerza y rigurosidad que entrega la fuente.

Segundo porque debemos fomentar las habilidades sociales, respeto, dialogo, empatía, cooperación. El futuro no será de los Llaneros Solitarios, será de los que sepan trabajar en equipo, valorando y validando el aporte del otro, que piensa distinto.

Tercero, porque podemos en un mismo espacio generar aprendizaje diferenciado, a partir de los intereses y habilidades de nuestros niños, crear caminos únicos, donde por fin todos y cada uno de ellos, lleguen a su propio ritmo y tiempo, a las metas que se tracen.

Cuarto porque debemos crear y potenciar las comunidades de aprendizaje, donde los padres no sólo asuman el rol de co educador también se les de el espacio para generarlo.

Quinto, porque si no lo hacemos hipotecaremos el futuro de los niños.

Necesitamos ingresar al mundo digital con nuestra experticia, perder el miedo a los móviles, dejar de creer que una pantalla digital puede reemplazarnos.

Llevo 7 años en el mundo digital, hace mucho deje de ser quien dicta cátedra para ser uno más de un grupo que cree y genera propuestas unidos.

No he perdido autoridad, al revés la gane, me valide en un mundo donde aprendo día a día y tengo los mejores colaboradores, mis alumnos y sus padres.

A revolucionar el aula profesores. En la Era Digital está a un clic de distancia.

Twitter para Niños: Educando a futuros líderes

Captura de pantalla 2013-03-03 a la(s) 11.43.14

Uno de los grandes desafíos de la Educación actual esta en incorporar el uso de redes sociales con objetivos pedagógicos. Esta necesidad parte de la base, que nuestros alumnos están continuamente interconectados , comunicándose, creando, criticando, generando nuevos espacios para debatir y compartir.

Este desafío tiene detractores y fervientes defensores, dentro de los últimos , me incluyó. Muchos desean encontrar la red social ideal que permita trabajar en un ambiente privado, limitado, centrado en el trabajo pedagógico, sin distractores , sin importarles la pérdida de viralización que la comunicación tendría en espacios más cerrados, otros buscan generar entornos personalizados que nos posibiliten un desarrollo de las habilidades individuales de nuestros alumnos, ocupando las redes sociales en las que nuestros alumnos se comunican.

Hace años trabajo en redes sociales no sólo con mis alumnos, sino que también con profesores y apoderados, no sólo hemos potenciado nuestra comunicación, sino que hemos unido fortalezas y habilidades para trabajar en conjunto, detectar problemas, solucionarlos, proponer desafíos a la misma comunidad y empoderar a los actores del proceso educativo como protagonistas del aprendizaje. En este camino colaborativo no sólo he crecido como docente sino que nació la necesidad de crear un libro pedagógico, cercano, con un lenguaje entendible a todo lector, para que otros profesores puedan vivir la experiencia que significa Re Educar en redes.

Recopilando las dudas y preguntas que han hecho alumnos, padres y profesores , a lo largo de los años de educar con y en redes, específicamente, Twitter.

Así nació “Twitter para Niños”, Educando a Futuros Líderes , dividido en 4 capítulos, uno con las principales preguntas de mis alumnos, otro de los padres, el tercero dirigido a profesores y el último un tutorial , con 10 pasos y videos , que explican de manera sencilla sin tecnicismos , desde crear una cuenta Twitter hasta como crear material pedagógico y evaluaciones aplicables con nuestros alumnos.

Red Educar en Redes Sociales es uno de los desafíos de nuestra Educación, como docentes debemos estar preparados para no sólo comunicarnos en redes sino que utilizar su gran potencial como herramienta pedagógica, no sólo crearas entornos personalizados sino que podrás desarrollar de manera individual las potencialidades y habilidades naturales de nuestros alumnos, sin exclusión, en Redes Sociales , todas llegan a la meta, a su tiempo , todos lo logran

Haz click acá para descargar un adelanto del libro: “Twitter para Niños, Educando a Futuros Líderes”.

http://www.marcelamomberg.com/