Profesor, existe en redes

 

Que duda existe que nuestros alumnos viven en redes sociales y que publican hasta lo inimaginable en ellas.

Desde que nacen, sus mismos padres los ingresan a un espacio de grandes oportunidades pero también complejos escenarios donde se exponen permanentemente, sin que ni el sistema educativo ni el paternal asuman el rol que deberían ocupar, los miles de “Huérfanos Digitales” que pululan en la web siguen estando solos.

¿Qué hacer como docentes? Existir en redes, así de simple, pero como profesores aula. Lo que implica renunciar a las cuentas personales públicas, centrar nuestros esfuerzos en potenciar estas vías de comunicación como espacios de colaboración y crecimiento comunitario. Evidenciar lo que hace únicos a nuestros alumnos y a partir de ellos vincular sus intereses y motivaciones con los contenidos curriculares que debemos impartir.

Las redes sociales permiten personalizar el aprendizaje y dotarlo de una significancia para los niños que buscan en ello no sólo el ocio y la entretención también la posibilidad de emprender y crear su futuro inmediato.

Pero la gran pregunta, ¿cómo parto?

Primero asumiendo que si “existo en redes”, soy visible 24/7, desde lo que viralizo, Rt o simplemente favoriteo. Miles de ojos estarán escudriñando mi “identidad virtual”.

Nunca confundir las redes profesionales con las personales, son origen de conflicto y problemas asegurados.

Elegir una imagen que nos identifique y en el avatar expresar nuestra vocación, experticia y sueños o motivaciones pedagógicas.

Sumarse y liderar a través de etiquetas, debates donde se unan docentes del país y del mundo, partiendo de la base que se aprende del compañero aula con mayor eficiencia que de la mejor cátedra o el más inspirado coaching.

Crear en comunidad educativa ejercicios que nos permitan invadir las redes de experiencias que les permitan a nuestros alumnos desarrollar habilidades y competencias digitales, tan básicas como saber validar “noticias” o fuentes hasta crear recursos y compartirlos.

Potenciar lo que hace únicos a nuestros alumnos, emprender junto a ellos y unir sus proyectos personales a quienes lideran o ya han iniciado el emprendimiento digital.

Proteger, acompañar, conocer los entornos digitales en los que  se mueven de tal manera  de anticiparnos a las “malas experiencias” que puedan vivir (una de las mayores falencias de las políticas anti bullying  que se generan es omitir el espacio natural en el que viven los Hijos de la Tecnología, la Internet)

Apoyarlos con el ejemplo en la creación de su identidad digital posibilitando que se conviertan en ciudadanos digitales del mundo.

Unir el mundo virtual al análogo, estableciendo códigos de convivencia desde el respeto, el dialogo y la empatía. Las habilidades sociales tan necesarias y ausentes hoy en día.

Pareciera una tarea titánica, sin embargo es perfectamente posible. Llevo más de 7 años enredada y puedo expresar que no sólo encontré un espacio donde logre validarme frente a los “Hijos de la Tecnología”, también desarrollar un aprendizaje diferenciado en el aula, donde vinculo lo que los motiva con el aprendizaje significativo y personalizado.

Hace mucho deje de educar en el limitado espacio de la sala de clases, ingrese a las redes y de ahí me conecto con profesores de todo el mundo y acompaño a mis alumnos en sus sueños y motivaciones.

Juntos creamos futuro

¿Qué esperas profesor, para enREDarte?

 

 

“Minecrafteando” la Historia

 

Recuerdo hace muchos años atrás cuando Internet aún era considerada una burbuja, muchos entrepeneurs buscaban el “brick and mortars” de sus proyectos. ¿Que quería decir esto? Modelo tradicional de negocio que desempeña su actividad comercial off-line, frente a empresas establecidas exclusivamente en Internet, o aquellas que combinan su actividad en ambos canales.

En términos simples, se buscaba la validación de un modelo virtual versus lo conocido, el modelo tradicional.

Pues han pasado décadas y en educación estamos en lo mismo, pero en forma inversa.  Como lo hago, con que métodos y con que herramientas, y más preocupante aún, como convenzo a los entes reguladores, a mi director y a los padres de familia que utilizando métodos distintos estoy avanzando con sus hijos en el desarrollo de habilidades tempranas, inimaginable para los antiguos métodos educativos.

Me quiero centrar en el uso de una aplicación concreta que ya cumple 5 años conmigo, con un perfil bajo en sus inicios pero que ahora encuentra una integración perfecta en modelos de estudios de casos, Aprendizaje Inverso (Flipped Classroom), Estudio por Investigación o Enseñanza por Descubrimiento, en el fondo, distintos nombres para un mismo objetivo

MineCraft™.

La aplicación Minecraft ™ entra al escenario a probar que cumple un rol en la educación insospechado hace años atrás cuando esta aplicación nacía como un simple juego de video.

¿Qué es Minecraft?  una aplicación de Realidad Virtual que en mi caso como profesora de historia me permite recrear con mis chicos la historia en formato distintos, investigo, diagramo, construyo el escenario, creo los personajes involucrados y mi aplicación de realidad virtual hace el resto.

Que consigo al usar esta aplicación, transformo un hecho histórico en una creación actual, dando paso a la creatividad de los alumnos, el despertar cognitivo de habilidades que aparecen en la construcción de la historia y el uso de las herramientas. Termino ensamblando lo investigado colaborativamente. En términos pedagógicos, no acudí a la memorización del alumno.

Los quiero hacer partícipe de una historia, imagínense la Mitología griega, esta historia tiene un video y una voz en off que me cuenta lo siguiente:

“Hércules fue al Olimpo, necesitaba conocer a su padre, Zeus. Dios de todos los dioses. Desde pequeño le habían contado que su madre Alcmena había sido conquistada por el rayo de un hombre todopoderoso.

El Olimpo era la morada de Zeus y de los demás dioses mayores y menores.

Eran la gran familia del panteón griego, vivían en la cima del monte Olimpo, el más alto de la Antigua Grecia. 

Solo 12  fueron los reconocidos como mayores, uno de ellos Zeus quien llevo a sus hermanos a la victoria en la guerra contra los temidos Titanes”.

 

Afrodita, Poseidón, Hera, Demeter, Hestia y Hades lo recibieron con muy poco afecto. Otro semidiós tocaba la puerta … *

*Malla curricular: Antigüedad Clásica, 7  ͦaño básico

imagen-1

imagen-2

imagen-3

Si  esta pequeña recreación logra que  recuerdes que en la Mitología griega  Zeus era el Dios de los Dioses, que vivía en el Olimpo, el monte más alto de la antigua Grecia, se imaginan ustedes lo que puede llegar a lograr un alumno que investigó la Historia, lo dibujó, la recreó con legos, y finalmente la  animó  en Minecraft ?

Los trabajos posteriores de los alumnos se diferencian a este solo por el aumento de la complejidad.

Permítanme hacerles una  pregunta, ¿Alguien se imagina cual es el límite de estos chicos?

Minecraft ™ es un videojuego independiente de construcción, de tipo «mundo abierto» o sandbox creado originalmente por el sueco Markus «Notch» Persson,9 y posteriormente desarrollado por su empresa, Mojang AB. Fue lanzado públicamente el 17 de mayo de 2009 en su versión alfa, después de diversos cambios fue lanzada su versión completa el 18 de noviembre de 2011. El 15 de septiembre del 2014, fue adquirido por la empresa Microsoft

¿Por qué necesitamos otra Educación?

20140502-075835.jpg

Hace días conversaba con  niños  de 14 años, en un Taller, sobre las razones  por las que  su comportamiento no era el que esperaban los profesores, lo que los llenaba de anotaciones y significaba un reto permanente.

Las respuestas fueron demoledoras “nos aburrimos como ostras”, “No aprendo nada de lo que me gusta” “prefiero que me echen de la sala y así jugar tranquilo” hasta “no le encuentro sentido estar sentado por horas sin hacer nada útil”

Al preguntarles ¿Cómo les  gustaría que fuera su Escuela ideal?

Primo, el deseo imperioso de  ser escuchados, participar, crear y desarrollar proyectos personales.

Movilizarse, dejar de estar anclados en una silla por horas, sin poder pestañar.

Terminar con las tareas eternas, cuestionarios megalíticos, trabajos tras trabajos, todos fuera de horario escolar, lo que les restaban horas al descanso y al juego.

Poder elegir las lecturas de libros  que tendrían en el año y que no sean obligatoriamente elegidas por el profesor.

Que las pruebas fueran creadas por todos, con la participación del alumnado.

Aprender de manera entretenida, volver a amar el colegio como cuando eran más pequeños, que para ellos todo era juego, sorpresas y alegría.

Al analizar las peticiones, estás son profundamente razonables y lógicas, es más estoy segura que todos hubiésemos deseado una Escuela en movimiento, llena de color, de risas y aprendizaje permanente.

Lo positivo es que vivimos una Era de cambios, en que todos los que alguna relación tenemos con la Educación comprendemos que es necesario hacer un cambio radical,

Por la simple razón que los alumnos mudaron de piel, ya no son los mismos de hace décadas atrás.

Google dividió las generaciones, AG y DG, millones de recursos se crean cada minuto, videos, plataformas, redes sociales informan, crean, comparten, colaboran, re inventan. Sólo para ver toda la información que se ha publicado en Youtube, necesitaríamos 55 años.

Podemos hoy iniciar el cambio que los alumnos merecen, aprendizaje diferenciado, personalizado, emprendiendo en un mar de oportunidades.

¿Si cada niño es un Universo único e irrepetible, por qué deben aprender como si fueran uno solo?

Nuestro deber moral es crear la Educación que sueñan nuestros niños

¿Cuándo escucharemos a nuestros niños? Educar en la Era Digital

imaginacion2

 Existe una realidad innegable, nuestros niños son absolutamente diferentes de las generaciones anteriores. Investigan, crean, se informan, organizan, aprenden en un mundo interconectado y de inmediatez abrumadora.

Acostumbrados a ser lideres del mundo virtual son rezagados a meros observadores en un sistema educativo que no les satisface ni motiva.

¿Cómo hacerlo, si aprenden lo mismo que pueden encontrar a un simple clic en Google?

Cuestionadores y críticos por esencia buscan ser participes del proceso aprendizaje que el mundo adulto les impone , si no lo logran lo boicotean, compartiendo pruebas, trabajos, informes. Navegar, encontrar y compartir, demora pocos minutos.

Acostumbrados por años de Orfandad Digital a decodificar lo que deseaban aprender, siguen su camino independiente del mundo tradicional, cumpliendo con el mínimo y a la par concentrando sus esfuerzos, tiempo y energías en el mundo que los fascina, el digital.

¿Por qué no hacerlos líderes de su propia senda de crecimiento educativo?

En Cataluña, así lo entendieron, tras una encuesta/investigación a padres, profesores y alumnos crearon un innovador modelo pedagógico en que se eliminan las asignaturas, exámenes y horarios de los colegios, centrándose en el trabajo colaborativo y el desarrollo de las inteligencias múltiples. La orden Jesuita nuevamente da un paso al futuro y crea un modelo similar al trabajo diario que los niños hacen en el mundo digital.

“En los seis meses de experiencia han encontrado casos de alumnos que “antes se inventaban que tenían fiebre para no acudir a clase y ahora quieren venir aunque tengan fiebre”. http://www.eldiario.es/sociedad/jesuitas-asignaturas-examenes-horarios-colegios_0_363263834.html

Escuchar la voz del alumnado es existencial en la era actual, hacerlos participes, colaboradores, creadores, innovadores, generar espacios para educarlos como universos únicos e irrepetibles, motivándolos a alcanzar sus sueños.

Generemos espacios, creemos la Educación del futuro que ya es presente para nuestros niños.

Colaboratividad y Redes Sociales

todosomosuno

Una de las realidades más constatables en la Educación actual es que los alumnos cambiaron. Aprenden, investigan, crean, comparten de otra manera, a la que estábamos acostumbrados el mundo adulto.

De ahí que representen todo un reto para los futuros docentes y sobre todo los antiguos.

Más de algunos habrá escuchado en alguna conversación, lo difíciles que están nuestros alumnos, desconcentrados, críticos, aburridos,  ansiosos por jugar online o tener el celular en la mano  y ver que está pasando en su mundo “virtual”. Paradójicamente pocos se preguntan las razones del descontento y falta de motivación.

¿No será que estamos educando a nuestros alumnos como lo hubiésemos hecho hace décadas atrás?

Obviamente la respuesta es sí.

El mundo cambio vertiginosamente y la tecnología es gran causante de esta trasformación. En la era digital, los contenidos, conocimientos están a un simple “googleo”. Lo que los niños hacen por instinto natural, consultar en redes, desde una pregunta a un trabajo, pasando por pruebas, ensayos, etc. Todo es compartido en segundos.

Viven en un mundo bullante de cambio y creatividad. Donde son uno y comparten de manera fluida sus investigaciones, dudas, demandas, se organizan, cambian y reformulan lo que creen necesario. De ahí su estampa contestaría y critica.

¿Qué hacer como educadores frente a este desafío?

Sumarnos y colaborar con él.

Eligiendo estrategias que nos permitan comunicarnos y generar un aprendizaje significativo, pero a la vez desarrollar en ellos competencias, habilidades que les permitirán responder exitosamente a las demandas futuras.

Una de ellas es la colaboratividad, o capacidad de crear un todo diferente a partir de la cooperación de varios integrantes.

Colaboratividad implica saber trabajar en equipo, empatizar y respetar al otro. Apreciar la crítica constructiva y dar el espacio para el ensayo y error, sin frustración ni enojo pues es un aprendizaje continuo y fluido.

Personalmente, opte por la redes. Twitter, Instagram, Pinterest, Google +,  Facebook, son solo algunas en la que trabajamos colaborativamente. No sólo para cumplir con los aprendizajes que exige la malla curricular, sino que ir más allá, reconocer necesidades comunitarias y fortalecerlas, desarrollar proyectos, renovar otros, escuchar a los que en el sistema tradicional no tienen voz.

Reconocer habilidades, hobbies y sueños, canalizarlos y validarlos.

Participo de una comunidad que crea, genera instancias de mutuo crecimiento y sobre todo se hace responsable de sus actos.

Puedo decir que tengo los mejores alumnos, comprometidos, creativos, respetuosos, innovadores, motivados, preparados para satisfacer las demandas futuras.

Preparados para asumir los desafíos, aportar y generar cambios que afecten positivamente a todos.

Más que un desafío es un honor formar parte de su mundo emergente y en continuo movimiento.

Profesor. ¿Qué esperas para enREDarte?

 

 

 

 

 

 

 

Comunidad de Aprendizaje en redes sociales

20131109-083023.jpg

Uno de los grandes objetivos de la mayoría de los padres y  profesores es generar un entorno de aprendizaje que permita a los alumnos ejercer un liderazgo autónomo en su proceso de aprendizaje, acompañado de padres y profesores, quienes participen, colaboren, aporten y motiven a que en conjunto, logre sus metas.

Si se compara la Educación Finlandesa con la chilena, más allá de las obvias y conocidas diferencias, existe un motor fundamental en el desarrollo de una Educación reconocida a nivel mundial, la participación colaborativa de los padres. Son co-responsables y ejercen un rol fundamental a lo largo de todos los años escolares de sus hijos.

No son unos meros receptores de notas ni menos sólo les hacen participar en reuniones generales o individuales para recibir un reclamo o felicitación del trabajo de sus hijos.

Establecen un liderazgo pro activo participando de las decisiones y acciones que repercutirán en sus hijos, de tal manera que pueden formar parte de su camino futuro.

Comunidad de aprendizaje, parece una meta lejana e imposible de realizar, costosa y que requiere de una inversión inicial grande.

Sin embargo no es así, más bien requiere de capacitación, buena voluntad y creatividad.

Una de los caminos, las ofrecen las redes sociales, gratuitas en su uso, sólo necesitan una simple conexión a Internet para funcionar.

Usando Google +, podemos crear una comunidad privada con padres, alumnos y profesores, donde no sólo intercambiemos información sino que creemos actividades comunitarias, compartamos material, evaluaciones de diagnóstico, formativas, sumativas, de tal manera que creemos una sinergia positiva, que permitan el beneficio mutuo y crecimiento compartido.

Podemos generar “campeadas” y trabajar online con dudas o debates sobre temas de interés.

Actividades evaluativas, donde cada uno de los actores aporte desde la red social que les acomode. Pinterest, Instagram. Youtube, Twitter, por nombrar algunas, pueden unirse y crear una comunidad en redes que se nutre de la diversidad de miradas y enfoques, que se retroalimenta y que genera espacios para mutua validación.

Personalmente uso Twitter, invitando a mis apoderados, alumnos y profesores. Uniéndola con wordpress, youtube, line.

Repaso, monitoreo aprendizajes, inicio debates, propongo actividades y acepto opiniones que permitirán un resultado más enriquecido del propuesto inicialmente.

Publico el programa, contenidos, evaluaciones con sus respectivas correcciones de tal manera que los alumnos y sus padres puedan avanzar, adelantarse, prepararse para las tareas que vendrán, pero no quedo solo en eso, estoy abierta a las críticas, a las opiniones y actividades que ellos propongan.

Juntos creamos el camino, juntos resolvemos los problemas que se nos avecinan. Vamos en el mismo barco y por ende el éxito de uno es el de todos.

¿Queremos cambios radicales en la Educación? Partamos generando instancias donde todos participemos y asumamos nuestras respectivas responsabilidades.

Comunidad de aprendizaje, en redes sociales, el camino del mutuo aprendizaje.

¿Como lidiar con el copy/past?. Educando a nativos digitales

conectividad

 

 

 

Todos los días escucho a mis compañeros de profesión, profesores, quejarse del “copia y pega” de sus alumnos, trabajos, investigaciones, informes, todos  caen en el mismo “delito” para los docentes, lo que los obliga a la par de corregir la evaluación, la ardua labor de “descubrir” las fuentes desde donde sacaron la información. Obviamente un doble y cansador trabajo.

Algunos recurren a las aplicaciones que aparecen para detectar plagio sin embargo es una tarea titánica e incensaría y que muta continuamente porque los “nativos digitales” crean nuevas y cada vez más numerosas formas de “compartir”.

Es más bien una perdida de tiempo.

La esencia de los “hijos de la tecnología” está en el compartir, crear en comunidad, publicar todo lo que pueda aportar al otro o que pueda ser modificado, perfeccionado con la visión de que la suma de las partes hacen un mayor todo.

Si se parte de esa premisa, todo intento por “limitar” este carácter colaborativo es perdida absoluta de energía y simplemente no saber como educar a los nativos digitales, de hecho refleja una “Educación” que no se adapta al nuevo educando y es una realidad grave, pues estos últimos pueden llegar a formarse solos sin nuestro apoyo.

 

Desde hace meses, trabajo con un grupo de alumnos, fanáticos de la tecnología en un Taller Digital, donde soy una alumna más, de hecho he aprendido más que en todos los cursos que he hecho en toda mi vida.

 

De la experiencia diaria he concluido alguna premisas que permiten orientar una máxima que es vital “ No podemos evaluar a los hijos de la era digital” con los mismos instrumentos que usamos por décadas.

 

Primero todo se comparte, para no sólo aportar a la comunidad sino que para posicionarse en ella , a través de las creaciones personales. La colaboratividad es su norte.

 

Si no saben como hacer una actividad, tarea o investigación, buscan un tutorial en la nube, una vez hallada la usan, modifican y vuelven a publicar. Son hábiles navegadores, acostumbrados a “red educarse” en absoluta orfandad escolar.

 

Son desafiadores por excelencia, lo que implica optimizar el tiempo, si frente a una actividad pueden utilizar información que esta ya publicada, para ellos es absolutamente “normal” y lógico.

 

Necesitan ser desafiados continuamente, de ahí que las evaluaciones tradicionales, les aburren soberanamente, sin desafío al frente, juegan al que los docentes con menos expertice no podrá identificar los “copy/paste” , es hasta motivo de orgullo, burlar el sistema.

 

Como el sistema educativo no los incorpora, ni incluye sus demandas esenciales de participación y colaboración, cumplen con lo mínimo y ocupan su tiempo en crear el mundo en que si pueden aprender con significado. Donde pueden desarrollar sus habilidades y potencialidades, el mundo de la nube.

 

Evaluar en tiempos digitales, requiere de voluntad, tiempo y sobre todo entendimiento que o cambiamos la forma y el fondo o estaremos condenados a un alumno autónomo, autovalente, critico y que sabe como manejar las redes a la perfección.

 

El camino, cambiar, sumarse a la mudanza, junto a los alumnos. Educar en la creatividad, la participación y innovación.

 

No quieres más “copy and paste”, crea instancias de colaboración y evaluaciones que midan las capacidades y habilidades que desarrollan nuestros alumnos.

 

“Cambia, porque a quien educas, ya cambio”

 

 

 

 

 

 

 

Entornos virtuales de aprendizaje

blogduna

Continuamente, los educadores buscamos nuevas herramientas pedagógicas, una de ellas son los LMS, que unen contenido personalizado, recursos digitales, planificación, evaluación online, generando autonomía en el aprendizaje individual de los alumnos, participación y colaboración, entre muchas otros objetivos de su uso, pero ¿cómo elegir el más eficiente para lograr los objetivos educativos que nos proponemos? ¿Todos los formatos son adecuados para los alumnos? Personalmente prefiero crear, a partir de las herramientas digitales que los niños conocen y están acostumbrados, plataformas de colaboratividad y creación. Sin embargo ya existen, algunos bastante conocidos, como:

Moodle:

      moodle

Posee calendarización de actividades, permite la creación de cursos, con tópicos definidos, posibilita foros online, levantar pruebas, test, evaluaciones. Posee excelentes filtros, también un correcto monitoreo de los alumnos y su participación. Sus mayores dificultades están en la instalación del software para poder utilizarlo 8educadores), formato árido para los alumnos que no generan afinidad o empatía o interés por participar.

Edmodo:

 edmodo

Se caracteriza por su simpleza en la aplicación con menos aplicaciones y herramientas digitales. Posee formato Facebook, lo que lo acerca al mundo digital de los alumnos. Se pueden levantar archivos, links, dirigiendo la información a los alumnos que deseo informar, facilitando trabajo personalizado. Fácilmente se crean cursos para participar, a través de códigos de acceso personalizados para su uso práctico. Visualmente es más amigable con profesores y alumnos. Sin embargo no posibilita el desarrollo de la creatividad en los alumnos. Recomendable para alumnos de cursos menores, genera conductas digitales adecuadas, si existe correcto uso.

Schoology:

 

Mantiene un formato Facebook, simple de utilizar para los educadores y entrega excelentes herramientas digitales, al crear cursos permite levantar tareas, pruebas, discusiones online, álbumes de fotos, páginas web co creadas con los alumnos, potencia la conectividad de todos los actores educativos. Visualmente es amigable para los alumnos de cursos menores, genera interés en participar. Posee correcto monitoreo del trabajo y participación de los alumnos. Facilita la creación en un ambiente protegido de distractores externos (posee códigos de acceso). Recomendable para todos los cursos, a partir de los últimos años de Enseñanza Básica.

A nivel personal recomiendo reconocer las habilidades digitales de nuestros alumnos de manera inicial, luego elegir de común acuerdo una plataforma digital ya existente o crearla, ocupar las primeras clases para permitir que los alumnos sepan ocuparlas correctamente. De ahí darles espacio para que ellos creen, participen y se genere colaboratividad. Creando un trabajo personalizado y asumiendo que si estamos conectados, estamos abiertos a la crítica y  a que estamos en continuo aprendizaje.