Consideraciones al debate público “Fin a las tareas”

 

Mi posición con respecto a la discusión pública “Sin Tareas”.

La Educación está en proceso de transformaciones profundas y me preocupa que el debate público no considere los objetivos principales del cambio educacional que se está dando.

– la incorporación de la tecnología a la Educación

– la Educación Disruptiva e inclusiva

– la participación de los padres

– la colaboratividad como aprendizaje participativo

– el cambio del relato del profesor a la investigación como método de aprendizaje.

– la Educación ya no se practica entre cuatro paredes.

Comparto por principio, la no entrega de tareas pero sólo cuando se comporta como un proceso tedioso que se utiliza para “avanzar” sin criterio, pero no la comparto como un credo, menos transformado en Ley.

Es una negación a todos los avances que está dando en  la Educación,  en los modelos finlandés, coreano, español, norteamericano, donde el mundo educativo se adapta al Nativo Digital que transita en otras carreteras de la comunicación y lo transforma en un proceso investigativo, inclusivo y participativo.

Marcela Momberg

Los problemas tecnológicos que enfrentamos en el aula.

Los problemas tecnológicos que enfrentamos en el aula.”!Backstage” de la Entrevista con EligeEducar

¿Cuál es su diagnóstico sobre la educación digital en Chile? ¿En qué hemos avanzado en estos años?

Mi percepción no es muy esperanzadora, la motivación y grado de avance en la educación pública es casi nulo, mismo diagnostico para la educación privada, muy pocos colegios están adaptando sus métodos y recursos a la realidad educacional, si nos comparamos con países con educación avanzada, estamos en el punto de largada de una carrera sin ni siquiera hacer el pre-calentamiento.

Son muy pocas las instituciones educativas encarando el cambio.

– ¿Cuáles son los siguientes pasos en este sentido? ¿Qué falta por desarrollar?

El primer paso fundamental para el cambio es entender el problema,  entender como los jóvenes han mutado su forma de comunicarse, investigar, y la utilización de la tecnología. Darse cuenta que estamos educando a niños que transitan en carreteras de la información totalmente distinta a los métodos tradicionales. La educación debe tomar en cuenta la disrupción que Internet provocó en nuestra juventud y adaptar nuestros métodos y nuestro rol como educadores. Bloquear Internet en colegios, prohibir el uso de tecnología es un viaje en contra del tránsito.

– ¿Cuáles son los desafíos que implica para los profesores educar digitalmente a los nativos digitales? ¿Cuál es el papel que deberían cumplir los directivos, padres y apoderados en esta tarea?

Para un profesor no es desafío adaptarse a lo que todos hacemos en la vida privada, todos nos comunicamos por mail, todos entramos a buscadores a diario, todos nos preocupamos de mantener contacto a través de las redes sociales permanente con nuestro entorno como amigos, entorno laboral, parientes. Nuestra problemática pasa por que no hay políticas públicas para trabajar bajo nuevos métodos, la gran mayoría de los profes no conocen nuevos procesos porque las instituciones no los han adaptados, no nos mandamos solos, obedecemos a planes académicos arcaicos,  cerrados, sin espacio para la innovación.

El paso siguiente es incorporar nuevos métodos y procesos de apoyo para y con los alumnos. El mercado no está ayudando al profesorado,  estigmatizan el peligro de estar conectado y los accesos a la tecnología a nivel pedagógico. Internet no es distinto a la vida misma, nos comportamos igual que en la vida diaria, el que entre a un callejón lleno de peligros se está exponiendo irresponsablemente.

Nuestro papel como educadores, padres y profesores es acompañar nuestra juventud, ser parte del proceso, primero que nada entendiendo el proceso y siendo parte activa de el.

No le vas a enseñar a un joven el uso de la tecnología, al contrario, el te puede enseñar a ti, pero vas a ser un gran aporte poniendo a su disposición tu experiencia para discriminar la fuente de información que estos usan.

– ¿Cómo se integra a aquellos que no están capacitados? ¿Cómo se les incorpora de manera significativa a un mundo que está en constante desarrollo?

Estamos tan atrasados que intentar una comunicación masiva, cambio de paradigmas, entrenamientos y adaptarse a nuevos métodos no se logran con un “Road Show”, se requieren políticas públicas y recursos mayúsculos, este cambio parte por una decisión de cambio, un involucramiento total del profesorado y una buena comunicación con los padres y evidentemente una planificación fundamental. El que piense que requiere de servidores, software y fierros galácticos está delirando. Pasar de educar relatando hechos, fechas y nombres a un método colaborativo  en talleres o estudio de casos no es un tema ni de hardware ni de software. El profesorado necesita capacitación.

– ¿Cuáles son los principales beneficios y potencialidades que entrega la tecnología a la hora de educar? ¿Cómo se traduce en un mejor aprendizaje?

Basaré mi respuesta en la sensación que recibo de mis alumnos, llevo 5 años liderando alumnos utilizando estos métodos y puedo garantizar que tengo mejores alumnos, mejores personas, colaborativos y genialmente entusiastas, sin dejar de mencionar que subieron su rendimiento en al menos 30%.

– En algunos de sus vídeos recomienda utilizar herramientas como Google Earth y Google Street View como forma de aplicar la tecnología, ¿qué otras herramientas pueden servir para mejorar el aprendizaje?

Mi involucramiento en el uso de tecnología en su inicio fue espontaneo y ha ido sufriendo modificaciones, sin duda ue las aplicaciones mencionadas son muy buenas pero tengo suerte de formar parte de un grupo de especialistas que inició este cambio en distintos países por lo que hoy mi respuesta es distinta, no basen su cambio en aplicaciones, estas cambian, creo necesario insistir en que sin duda lo mas valioso es ser parte de comunidades de aprendizaje e ir adaptando la experiencia de otros a sus particulares necesidades. Lo que es bueno para un alumno no es bueno para otro, recuerden que un estudio de caso es una completa adaptabilidad con tus alumnos, tus recursos y el logro está íntimamente relacionado a la colaboratividad que logres con tu grupo de trabajo,

Esta misma pregunta es vital para la comunidad educativa. El cambio y desarrollo necesario parte por la decisión, continua con entender y conocer el modelo y por adecuar una estructura.

Si tuviera que partir de cero comenzaría por incorporar clases de “coding” (programación) a partir del mismo Kinder, Los Coreanos lo hicieron y el resultado ha sido brutal. En mi taller digital lo puedo certificar, los alumnos hacen maravillas cuando saben programar. Coding es sin duda un paso que la educación primaria debe incorporar con urgencia.

– Además de estas herramientas, ¿cómo se puede incorporar la tecnología al trabajo diario de los colegios, profesores y estudiantes?

Un proceso importante es la temprana incorporación a la investigación como parte del proceso de estudio a partir de 5 básico y hasta completar la educción primaria, el estudio de casos o talleres en el método de estudio es uno de los cambios más significativos en este nuevo proceso, incorporar este método introduce cambios fundamentales en el proceso de aprendizaje y en la participación del alumno. Este es el cambio más fundamental que requiere este nuevo proceso, el que mejor se adapta a la forma, tecnología y forma de comunicación que nuestros nativos digitales han desarrollado espontáneamente con aciertos y errores.

También es importante Incorporar en nuestras escuelas es el concepto “Alumni”. La base de datos que congrega la vida académica de nuestros alumnos, base de datos que almacena los trabajos y avance académicos. Esto sin duda es un gran avance, ¡Quien guarda hoy el trabajo de un alumno aparte de un registro de notas? Al no guardar el rastro del trabajo de un alumno estamos botando la materia gris fundamental de un niño, un aporte para otros colegios con menores recursos, un soporte para el alumno que esta imposibilitado de asistir y un recurso valioso de la escuela que no puede cuantificar sus avances.

– Uno de los temores de padres y apoderados con la tecnología son el ciberbullying y el grooming, ¿de qué manera se puede evitar un mal uso de la tecnología? ¿Cómo se puede enfrentar en caso de que suceda?

El trabajar en talleres, con la colaboración del tutor en clases y los padres en su casa es poco probable que  eso altere la prioridad de un alumno. Impulsar la creatividad, trabajo en grupo y tener líderes con espíritu motivacional  incrementa el interés por participar de un alumno y disminuye considerablemente el riesgo a la desviación.

Por y para los niños

Marcela Momberg

 

PARTIMOS CON LA INNOVACIÓN

HITOS DISRUPTIVOS – EDUCACIÓN DISRUPTIVA

¿Por qué innovación disruptiva? Retrocedamos algunos años y usemos nuestra experiencia de hechos disruptivos que causaron un tremendo cambio en nuestras generaciones.

Los más adultos nos acordaremos  de la era de Elvis, entre los 60s y 70s, un arrogante cantante  que con su baile y su música revolucionó nuestra era.

Otro hecho disruptivo fue la creación del computador personal, esta tecnología llegó a nosotros para cambiar todos nuestros  hábitos inimaginables. Hoy no  hacemos nada sin un PC.

El último hito disruptivo es sin duda el nacimiento de Internet, la red que nos cambió la forma de informarnos y comunicarnos.

NUEVA CONECTIVIDAD

No han pasado muchos años y ya nos  dimos cuenta que a quien más impactó su desarrollo fue a los jóvenes que nacieron con esta conectividad. Nuestros hijos mutaron de forma y fondo; la forma de comunicarse, la interconectividad los llevó a estándares que aún seguimos descubriendo. Hemos buscado muchas explicaciones, muchos escritos y análisis y, sin duda que los adultos llegamos atrasados a entender que no podíamos seguir estancados en la era analógica porque nuestros hijos  cambiaron,  rechazando nuestros viejos esquemas. En esta nueva conectividad aprendieron solos. Este hecho es el que me llevó a escribir mi libro “Huérfano Digital”.

Usé la palabra “huérfano” relacionada con la ‘orfandad’ para describir lo que, para mí, constituye un riesgo en la educación. Dura descripción para describir literalmente lo que orfandad significa: ‘el estado en que quedan los hijos por la muerte de sus padres o de uno de los dos’ o ‘la falta de ayuda o favor en que se encuentra una persona o cosa’. Esta última es la que mejor describe a nuestros hijos, quienes, sin ninguna tutoría ni supervisión, han navegado muchos años en la red, adquiriendo todo tipo de vicios de uso,  procesos inadecuados y accesos descontrolados que en nada contribuyen a su crecimiento.

En esta nueva conectividad aprendieron solos

Por suerte, la situación está cambiando. Ya no están solos. Somos un grupo grande de colegios y educadores preocupados, y tomando medidas, para re-encausar nuestro rumbo.

En lo personal,  llevo involucradas en esto más de 5 años —tanto como aprendiz, como conferencista y consultora en educación disruptiva—  pero lo que me tiene más contenta es haber agregado 6 horas más de trabajo a la semana como agente de cambio en mi núcleo educacional.

DESARROLLANDO LO INIMAGINABLE

Pensarán que estoy loca por estar feliz de trabajar más.

Estoy muy feliz de ver cómo toma forma una vez más el cambio de los estándares de educación, la innovación siempre bienvenida, nuevos formatos y procesos y, sobre todo, por  la respuesta de nuestros alumnos, razón por la que puedo afirmar con vehemencia que estoy en la carretera donde nuestros alumnos  corren con éxito.

El cambio no es fácil, es laborioso con muchas detenciones para entender cada cambio en el proceso. No les voy a hacer creer que es llegar y partir. Hay que hacer mucho intercambio de ideas con los colegas y el líder del proceso,  pero les puedo afirmar que todos, con motivación y apertura de mente, podemos conseguir nuestros objetivos. Para los más temerosos, les prometo que NO se necesita ser experto usuario de un computador.

Mi entorno educativo ya partió. Estamos en fase de implementación de nuevos modelos. Todo es innovador e integrador. Ya estamos viendo  resultados con chicos, trabajando en estudio de casos, con múltiples aplicaciones,  desarrollando lo inimaginable.

Les prometo mantenerles informados del avance y en mi próxima contribución hablarles de las oportunidades que ofrece la era digital a nuestros niños para desarrollar su interés y motivaciones: miles de jóvenes, recursos, tutoriales, líderes de opinión, se reúnen en un espacio único, libre, de acceso democrático y donde sin distinción de lugar geográfico, ni poder adquisitivo, ni diferencia de género,  pueden acceder a un crecimiento individual autónomo. Mantente alerta. Es un gran tema.

Por y Para los niños…

Marcela Momberg

MarcelaMomberg.cl

Profesora de IB e Historia y Geografía, licenciada y Pedagoga en Educación de la Pontificia Universidad Católica – Chile. Ha cursado diversas capacitaciones en Chile como también en Argentina y la Universidad de Cambridge, UK. Se ha especializado en Educación 2.0 con énfasis en manejo de recursos digitales en la educación. Con 20 años de experiencia como maestra aula, lleva 5 años como conferencista y consultora en Educación 2.0 dando charlas, capacitaciones y seminarios en colegios públicos y privados, universidades e institutos profesionales de enseñanza técnica profesional. Marcela escribió el libro “Huérfano Digital” en venta a través de Amazon. Autora del libro “Educando a futuros líderes”, autora del libro digital para docentes para el uso de TIC’s utilizando el Descubrimiento de América como desarrollo tutorial de profesores y editando su próximo libro “La Revolución del Aula” pronto a ser publicado.

 

La calidad de la educación está en estado “DEFCON” y los profesores continúan siendo el “jamón del sándwich”

maestrosfelices

Apareció en el “timeline” de las redes sociales un par de “twitts” que no hace más que confundir.  ¿Eres parte de un liceo o escuela innovador?, paralelamente otro “twitt” con una encuesta donde te preguntan si los colegios deben cobrar más por el cambio tecnológico o ya esta incluido en la mensualidad. Dos “twitts” que retratan la realidad, el desconocimiento.

Este tipo de acciones no solo confunden, sino que demuestra que estamos muy lejos de planificar con la fuerza y el enfoque que requiere una política pública orientada a la “Calidad de la Educación”.  Pareciera que nuestros líderes no escuchan el clamor mundial que nuestros procesos educativos están obsoletos, que se enseña con métodos de los años 50, que nuestros hijos se comunican por otras carreteras de la comunicación y que los pueblos requieren capacidades y culturas que la educación no está considerando.

Sentimientos encontrados con este tipo de concursos, es genial que se busque elevar la  voz y se intente “hacer algo” pero lamento profundamente la ceguera de los gobernantes al no encarar la calidad de la educación como un proyecto de máxima importancia y de prioridad en políticas públicas. Para mi lo que están haciendo con el concurso para identificar liceos o escuelas innovadores es solo una campaña comunicacional para decir que hacen algo y esencialmente confundir a miles de profesores y directores que se esfuerzan por capacitarse en procesos de educación modernos. La idiosincrasia de la nueva educación es colaborativa, no competitiva. ¿No sería mejor exponer la creatividad que resalta de esas escuelas y liceos y compartirlas en una comunidad en vez de competir? Dejo la inquietud.

Despierta tecnocracia, ya existen colegios aplicando innovación y tecnología con tal grado de avance que integran modelos como los usados en MBA`s de postgrados de universidades del primer mundo.  La educación pública se distancia cada vez más y como expresé en mi último análisis del 17 de febrero del presente año. La distancia que se está produciendo con la educación pública esta vez no se está dando por ser más rico o más pobre, se esta dando por la irresponsabilidad de quienes planifican la educación pública. Esta brecha se llama distanciamiento cultural y laboral entre otros.

El profesorado de la educación pública esta mucho más avanzado y enterado de los cambios que se están dando en el ámbito privado que las mismas autoridades educacionales. En lo personal, he conocido a cientos de colegas profesores de la educación pública con los que he alternado en mis seminarios, que ya manejan modelos maravillosos desde sus aulas sin poder implementar por rechazo de sus superiores o por miedo al desempleo. Es lamentable que aun hay directores de escuelas y colegios con actitud administrativa y distantes de la innovación.

Aquí me quiero detener y re-enfatizar lo importante que es esta etapa.

La forma de comunicarse de nuestros alumnos cambió lo que nos lleva a replantear nuestros métodos. Nacieron con Internet, pero fueron ellos los que adoptaron la tecnología, no nosotros, los encargados de regular los procesos y modelos de educación seguimos en nuestro invernadero, sin poder hacer nada estructural.

Enseñamos a jóvenes del Siglo XXI con herramientas y modelos del siglo XIX.  Modelos basados en la retórica de un profesor, en la memorización del alumno y en la nula orientación colaborativa del conocimiento, En nuestra era esto es inaceptable.

El desconocimiento de muchos los ha llevado a identificar este proceso como un cambio tecnológico, lleno de fierros y software, que no lo es. La utilización de la información es un pequeño recurso digital, pero esto no transforma este proceso en un cambio tecnológico.

Encarar el cambio en la educación como un cambio tecnológico es una vaguedad que hasta el momento ha confundido.  Sin duda que en este proceso hay un manejo de Notebooks, Smartphone y Tablets que los modelos pasados nunca consideraron pero no es el objetivo del cambio del modelo.

La introducción de nuevos modelos pedagógicos es más un cambio metodológico que computacional, donde pasamos del relato a la participación en talleres multidisciplinarios donde se juntan capacidades distintas del alumnado y formas de enseñar distintas, donde se ponen recursos a disposición del alumno que en vez de memorizar, estos resuelven e investigan el contenido de otra forma.  Modelos que no pertenecen a un visionario loco o algún tecnócrata que quiere cambiar todo, estos son modelos muy probados en los sistemas de educación de países avanzados en esta materia, modelos creados en el aula.

Nuestros niños nacidos con la tecnología ya lo aplican, solo que lo hacen espontánea y desordenadamente, sin una metodología del aprendizaje ni un coaching educacional, es decir, desarrollan métodos de investigación llenos de vicios y poco criterioso en la búsqueda de la fuente de información.  Hoy, se desarrolla una forma distinta de ingresar al conocimiento, la investigación de la información como método del saber, el poder desarrollar mejor sus capacidades y conocer sus aptitudes para el poder hacer.

 

El objetivo de los educadores en esta nueva etapa es ordenar, encausar el esfuerzo de una forma metodológica más participativa, donde en comunidad no tenemos otra ventaja que aprender del otro y crecer.

 

El cambio que la educación nos esta pidiendo no es transformarnos en expertos en códigos computacionales, ser programadores ni usuarios avanzados en redes sociales, lo que nos pide es lo mismo que ha sido nuestro leit motiv, ser el guía en los métodos del aprendizaje y guiar a nuestros niños por el camino del conocimiento. Esto no es computación, Esto es acompañar el método que más de adecúa a las capacidades del alumno de esta generación

 

Comunicacionalmente se a hecho muy popular que se hable dentro del profesorado que la nueva educación es un proceso de TICs, nada más distante de la realidad, los cambios que debemos encarar son cambios del modelo de aprendizaje.

 

Yo creo que se popularizó el nombre de TICs para asustarnos, cobrar para asistir a seminarios técnicos, que no son. Y para hacernos pensar “parece que estoy en vía a quedar obsoleta, nada más lejos de la realidad.

 

Digamos que cambiar en el aula es más una adaptación personal que una incapacidad tecnológica.

 

No tengan miedo. Esto no es un proceso difícil, sólo distinto. Recuerden que el miedo hace al lobo más grande de lo que es.

 

Twitter:  @marcelamomberg

www.marcelamomberg.com

* DEFCON Inspirado en la película clásica de culto de 1983, Juegos de Guerra, DEFCON evoca magistralmente la tensión, paranoia y atmósfera de sospecha de la época

La Obsolescencia del Sistema Educacional.

artificial-intelligence-artwork-pasieka

Una de las realidades por todos reconocida en el siglo XXI es el cambio radical que los niños han tenido bajo la Era de la Internet.

Híper-conectados, críticos, cuestionadores, informados en tiempo real, acostumbrados al trabajo equipo, colaborativos, empoderados, creadores de espacios de crecimiento personal y social.

Invalidan el sistema educativo tradicional, al que consideran anacrónico, desmotivador e incapaz de satisfacer sus necesidades.

Obligados por el sistema, participan y lo hacen de la manera más práctica posible, si las actividades, evaluaciones exigidas están en la web se comparten inmediatamente en la comunidad de alumnos, se trasforman y se presentan. La máxima pareciera ser “si existe en la Web para que pierdo mi tiempo”. La actitud generalizada pasó a ser “Acato pero no comparto”.

Son la “Generación Desafío” para el sistema educativo que ha preferido la “zona de confort”, llegar a resultados sin mucho esfuerzo, sin tener que perfeccionarse ni adecuarse a los nuevos tiempos.

EDUCAMOS A NIÑOS DEL SIGLO XXI CON HERRAMIENTAS  DEL SIGLO XIX

Felizmente, esta realidad  camina rápidamente a la total obsolescencia, esta obsolescencia se ha dejado caer sin aviso en el sistema educativo, autoridades, instituciones y profesorado. Muchos  están dando palos de ciego, otras instituciones educativas han salido a buscar soluciones, capacitación y modelos que se adapten a la realidad.

Las autoridades políticas siguen sin tener un entendimiento que la educación requiere  un cambio radical de forma y fondo de la pedagogía y del sistema educativo. Ese espacio o confusión de La autoridad educativa ha dado paso a que distintos actores del sistema educacional tomen su propio camino aumentando así la confusión fundamental.

Mientras la sociedad en su conjunto lucha por acortar la brecha de igualdad, se hace cada día más evidente la brecha del conocimiento,  mucho más que lo que se especula.

LA INDIGNANTE BRECHA DEL CONOCIMIENTO

La PSU  muestra cada año  la diferencia entre la educación privada versus educación pública, esta brecha va a ser mucho más evidente y radical cuando se compare un estudiante de la educación tradicional (sistema actual) con un alumno que estudia con sistemas de educación integrada, disruptiva, sin estancos, con total uso de tecnología y procesos de validación educacional colaborativa.

Las diferencias educacionales esta vez no se da como una brecha económica sino que por  la  diferencia abismal que se produce  entre las instituciones que enseñan de la forma ancestral, en forma de relato de materias memorizadas, formato de materias y modelo de evaluación  con la nueva estructura abierta de educación.

En el fondo, tenemos alumnos que en su colegio les relatan las materias para que la memoricen y  alumnos que estudian con sistemas educacionales similares a los que se usa en un post grado de universidades del primer mundo, en talleres y como estudio de casos.

La triste realidad es que ya tenemos niños en la educación básica estudiando en este sistema y otros que están muy lejos de llegar a ese estándar.

Chile tiene  establecimientos educacionales  que hoy enfrentan el proceso de cambio,  que están aprovechando la Generación  de la Abundancia, de información, comunicación, recursos tecnológicos, entretención,  colegios que han tenido la visión y que hoy ofrecen este cambio a la comunidad.

En la otra cara de la moneda hay realidades distintas, los que no saben por donde empezar, que hacer, ni cuenta con asesoría metodológica ni el esquema pedagógico que puede cambiar radicalmente su realidad.

El panorama es gris, la brecha del conocimiento  es la brecha de la intelectualidad y el conocimiento  más aberrante y limitante de todas las brechas del ser humano.

Por el saber pasa todo, si un alumno egresa de la secundaria familiarizado de procesos educativos avanzados, su “rompimiento del hielo” en la educación superior será mucho más expedito que alumnos egresados de la educación tradicional.

Otra brecha que se abre es la laboral, la pregunta donde estudió y bajo que sistema, pasará a ser un filtro invalidante para aquellos que en su currículo no incorpore capacidades propias del siglo XXI.

¿Cómo educar,  como validar, que hacer en este nuevo escenario?

Reconociendo que necesitamos un cambio radical tan postergado, no es posible seguir educando a los niños como se hacía en la época de nuestros abuelos. Es incompatible la educación del siglo XIX con el ser humano del siglo XXI.

Es vital que la autoridad educativa asuma su rol del cambio y ofrezca alternativas al sistema público tan abandonado. Esto es una ardua tarea que requiere de políticas de estado, recursos humanos y materiales de gran envergadura.  Esto es mucho más que programar un Censo.

Gracias a Dios que existe un ente llamado Enlaces,  su esfuerzo y entrega es evidente, un esfuerzo de seres humanos comprometidos con la educación que ya con lo que hacen es titánico, más parece apostolado, pero es absolutamente insuficiente para la Mega Reforma Educacional que espera el país.

La gran tarea de proyectar y planificar este mega cambio es de compromiso  estructural de estado.

La política está en deuda, solo hay acciones comunicacionales  tibias, sin lineamiento ni objetivos claros, La reforma educacional en lo que se refiere a calidad no está en la prioridad de nuestras autoridades. En el fondo NO HAY PROCESO NI RUMBO.

Se está dando  palos de ciego por parte de gente que quiere avanzar pero adolece de una política clara y empoderada que logre aunar esfuerzos y apoyo como para trabajar en una plataforma a nivel educación pública, y trabajar en las capacidades y rol que requiere un profesor y los padres en este proceso.

Hoy se promueve el uso de Tic´s,  “conectarse para aprender”, se regalan computadores,  cuando el colegio no tiene claro la plataforma, el modelo que usará, ni sabe como partir.

¿Es necesario que un profesor sepa de Tics?  ¿Es esto parte de las incongruencias y desconocimiento de nuestra realidad?  Sin duda, pero invierta en el concepto y como ponerlo en práctica, las Tic´s pasaran a ser un chiste después de todo este desarrollo.

Asumir la necesidad de cambio del sistema educacional como política pública es LO MÁS IMPORTANTE,  nos llevará a buscar nuevas estrategias,  para ello es vital trabajar en comunidad con otros docentes aula, comunidades online, aunar prácticas exitosas como también identificar errores y fracasos.

En el siglo XXI, ya no existe espacio para los “Llaneros Solitarios”, especialistas políticos con cero experiencias en el aula que nos imponen sistemas que no funcionan y que han llevado a un sistema educacional cada vez más decadente.

De profesor a aprendiz permanente

student-net-generation

 

Una de las realidades reconocidas por todos los profesores aula, lleven años de ejercicio pedagógico o recién se inicien en el sistema educativo, es el cambio radical de los niños, aprenden, comparten, colaboran, crean, innovan de una manera diametralmente diferente.

Son hijos de una tecnología en continuo cambio, fascinantemente  entretenida, nicho de trabajo colaborativo, el espacio natural en el que viven, existen y crea su futuro cercano.

¿Cómo ingresar a este mundo que bulle en movimiento y que muda de piel a cada segundo?

Asumiendo que somos aprendices, no importa la edad, los años en el aula, los cargos, estudios, estamos en un ambiente nuevo.

Por lo tanto, debemos aprender a aprender. ¿Cómo?

Con absoluta humildad, abiertos a que lo aprendido y caminado es valioso y aporta, pero es necesario ingresar a nuevos espacios, donde no siempre tendremos la respuesta.

Aprender a decir, no sé. Frente a estos alumnos hiperconectados, desconocer o no dominar algún recurso tecnológico, red o apps es natural, el aceptar que no se conoce, abre el camino del aprendizaje.

Trabajar de manera colaborativa. Existen docentes que, de manera aislada, islas mágicas innovan, son pioneros abiertos a compartir sus logros y errores. Comunicarse con ellos, aprender de su experiencia es vital. Las redes sociales son valiosas vías de comunicación y crecimiento colectivo

Compartir tus avances, ya sea a través de un blog, red social o plataforma digital, es vital comunicarse y aportar. Dejando fuera el error de creer que publicar un trabajo lo hace copiable. Ten la certeza que lo que creas tendrá mayor valor al compartirlo con otros docentes aula y de la multiplicidad de visiones nacerá un aporte de mayor riqueza.

Perder el miedo a salir de tu zona de confort. Todos tenemos una clase que nos encanta, una estrategia exitosa, la que nos permite crear un real aprendizaje, motivador y participativo.

¿Por qué no ocuparla toda vez que podamos?

Por la simple razón que los niños y jóvenes desarrollan habilidades y competencias únicas en el espacio digital, por lo tanto casa aula es la suma de universos únicos e irrepetibles.

Generar aprendizaje con los alumnos es vital, los hace liderar el arte de aprender y nos permite ser maestros y aprendices a la vez.

¿Perderemos autoridad?

Al revés, validaremos nuestra autoridad docente en un espacio de relaciones horizontales, donde el trabajo colaborativo es la esencia de una comunidad que valora la participación y el aporte permanente.

Profesor, sé el mejor aprendiz, abierto al cambio, humilde para escuchar a tus pares y alumnos, en continuo cambio

Serás el mejor de los maestros, el aprendiz eterno.

 

Los principales errores al introducir la Tecnología en el Aula

educaranativosdigitales

 

Vivimos tiempos de cambio educativo, la Internet mudo la piel de nuestros niños y jóvenes y amplio los límites del aula, desestructurando las relaciones de los miembros de la comunidad educativa, padres, profesores, alumnos, directivos.

Expuestos al bombardeo incesante de nuevas tecnologías, aplicaciones, apps, actualizaciones permanentes, ven la necesidad imperiosa de internalizarlas en el aula, de tal manera que sean potenciadores del aprendizaje.

Constituye un axioma por todos conocidos de que la Educación tradicional no puede existir en un espacio educativo diametralmente diferente al que vivieron las generaciones anteriores, de la misma manera que los docentes deben crear nuevas estrategias pedagógicas para un alumno hiper conectado, creativo, innovador, cuestionador, hiper informado y que en todo momento buscara formar parte y liderar su propio proceso de aprendizaje.

¿Cuáles son los principales errores que se incurre al introducir la tecnología en el aula

En primer lugar imponerla como verdad revelada

Si bien los alumnos del siglo XXI viven en un mundo tecnologizado no todos se sienten cómodos a la hora de trabajar  de manera permanente en el uso de la tics.

Es necesario ir de manera paulatina y progresiva sin imponer el recurso tecnológico.

Si no se valida desde la comunidad escolar se correrá el riesgo de imponer sin participación real lo que invalidaría el ejercicio pedegógico e incluso crearía un distractor que impedirá un aprendizaje permanente en el tiempo.

Tanto como es necesario validar la estrategia educativa digital desde la comunidad escolar es fundamental validar la voz del alumno

El segundo gran error es intentar educar desde la verticalidad. Durante décadas los profesores estuvieron acostumbrados a dictar catedra y esperar la reproducción de contenidos, la Era Digital transformó este paradigma de tal manera que los niños y jóvenes han logrado diseñar sus propias estrategias de aprendizaje, comunitaria y de relaciones verticales, donde se es aprendiz y maestro a la vez y han creado canales Youtube, Wikis y recursos de aprendizaje colectivos. No hacerlos partícipes es condenar la innovación al fracaso y convertir el esfuerzo en pérdida absoluta.

El tercer gran error es imponer a los profesores la tecnología desde la “no experiencia aula”, estresando al ya agotado docente.

El profesor por esencia aprende desde la horizontalidad del aprendizaje, desde otro profesor y suele invalidar si algún actor no relacionado al aula o el trabajo diario con los niños le da alguna crítica o impone metodología. No por soberbia sino por absoluta lógica. ¿Quién mejor que un profesor aula para saber si es posible aplicar en la sala de clases alguna nueva estrategia o recurso educativo?.

Establecer estrategias educativas digitales desde los primeros años, fortaleciendo el desarrollo de habilidades digitales en los profesores, con tiempo, espacio para crear y validando su aporte.

Generar cambios desde la comunidad y para ella es el camino, desde la participación comunitaria y creando espacios de retroalimentación

Sin imponer, sin creer que es verdad revelada.

La Tecnología es vital para educar a los nuevos alumnos, pero no sin preguntarse cómo, por qué, para qué, con quien y que se busca con ella.

De otra manera será más que un factor de apoyo educativo un distractor que entorpecerá el aprendizaje.

 

Colaboratividad, fin de la insana competencia educativa

20140427-084255.jpg

 

Vivimos en un ambiente competitivo, centrado en quien vence, se destaca por sobre los demás, logra los mejores resultados, el mayor sueldo, la fama o el poder.

No es de extrañarse que esta realidad se desplace a la sala de clases y al sistema educativo, el alumno con mejores notas, vencedor de mayor cantidad de campeonatos, la mejor PSU, el Simce más alto, se el destacado permanentemente.

Pareciera ser que toda la comunidad educativa estuviese siendo medida minuto a minuto, de manera enajenada la tecnocracia burrocratica intenta hacernos convencer que más es símbolo de calidad. Más puntajes, más resultados, más triunfos.

Sin embargo la Era de la Internet mudo la piel de los niños, generando una nueva manera de comunicarse y colaborar de manera comunitaria. La “Colaboratividad”, que permite crear nuevos escenarios, donde fluye relaciones horizontales y metas comunes.

Donde no hay espacios para los “Llaneros Solitarios” y se entiende que formamos un todo único y orgánico, que se retroalimenta y crece unido.

Probablemente el escenario adverso fue uno de los grandes factores de movilidad y cambio.

Acceso a Internet prohibida en la mayoría de las Escuelas, celulares confiscados por el sistema educativo, les dio a los niños y jóvenes un potente desafío para seguir comunicándose y creando a pesar del boicot adulto.

No es de extrañar que tomen poca atención en clases y a la par circulen excelentes videos que explican el contenido que algún profesor deseo compartir en su horario escolar. O de la misma manera antes de una evaluación, resúmenes, pantallazos de pruebas similares inunden los wazap de generaciones de alumnos.

El trabajo en equipo se favoreció en el espacio adverso y fortaleció la agudeza para generar respuestas a las necesidades comunitarias.

Esta colaboratividad se suma a la búsqueda de participación en la toma de decisiones, ya no bastan los por qué debo hacer esto o por qué debo estudiar lo que no me interesa, existen los por qué no podemos leer estas lecturas en vez de las propuestas, por qué no puedo crear los videos en vez de bajarlos de Youtube.

La colaboratividad excluye la competencia pues es en esencia colaboración simultánea y en búsqueda de un todo superior a la suma de las partes, inválida las decisiones impuestas por la autoridad sin la participación de la comunidad y genera nuevos escenarios paralelos al oficial donde se crean experiencias de gran riqueza y diversidad.

Esta colaboratividad naciente en el aula, más temprano que tarde, desdibujara el competitivo sistema educativo, restándole valor a las pruebas estandarizadas, a un modelo anacrónico que se quedó en el siglo XIX, buscando operarios para las nacientes fábricas.

Los niños y jóvenes crean diariamente un mundo nuevo que bulle en cambio, movilidad y validación comunitaria, soóo resta que los profesores aula se animen a participar en un nuevo espacio donde serán aprendices y maestros, eternos estudiantes con los mejores aliados que podrían soñar, sus alumnos.

Colaboratividad, el inicio de una nueva Era Educativa

Mi mayor alegría, la felicidad de mis alumnos

 

creatividad

Hace unas semanas atrás, al finalizar un taller junto a geniales profesores aula, uno de ellos me pregunto ¿cuál es el fin de reinventarse cada día y tratar de ser mejores docentes?

La respuesta brotó natural, la felicidad de nuestros alumnos.

¿Qué mejor meta de alma, que ser feliz? Agradecido con lo que la vida brinda, preocupado de los demás y ocupado en aportar, de sumar a la comunidad.

Normalmente creemos que el mejor profesor es aquel que sabe más conocimientos, casi una biblioteca ambulante o el más rígido y de gran disciplina, de tal manera que en su clase no vuela una mosca, el que logra el mayor porcentaje de alumnos ingrese a la Universidad o el más competitivo, ganador en todas sus metas y destacado por todos.

Sin embargo si hiciéramos una breve encuesta en el mundo adulto y les preguntáramos ¿qué profesor marcó tú vida positivamente?

La sonrisa y las lágrimas de emoción nos conectarían con otras cualidades docentes, la capacidad de escuchar, la paciencia, la tolerancia, la fuerza para crear y dar mil y una oportunidades, la gentileza de alma, la empatía para siempre comprender incluso a aquellos que ya el sistema educativo no acepta y busca excluir.

Nos acordamos del abrazo, de la mano que nos ayudó a levantarnos cuando caímos, de la risa contagiosa que nos hacia creer en los imposibles.

La felicidad como fin último de la Educación pareciera una meta etérea, difícil de lograr en un mundo competitivo y agresivo.

Pero es existencial en un mundo hiperconectado, donde el desarrollo de las “Habilidades para la vida” son fundamentales para poder vivir y convivir en comunidad.

¿Por qué no crear espacios educativos donde bulla la alegría y la participación? ¿Por qué no dejar de lado la competencia e ingresar al terreno mágico de la colaboratividad?

Es tan simple como generar espacios, pequeños, en un comienzo pero de profundo impacto en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Personalmente, ocupo el espacio digital para crear una conexión emocional permanente, que me permita reconocer lo que hace únicos e irrepetibles a mis alumnos. Identificar lo que le ilusiona y motiva día a día, luego apoyarlos en potenciar sus habilidades personales y conectarlo con otras personas que lideren o estén en el mismos espacio que ellos desean participar.

Imposible no recordar la emoción de un querido alumno de Cuarto Medio, al escuchar la charla de Carlos Zarate y sumarse a la necesidad de crear paz en nuestro entorno inmediato. Verlo actualmente liderar campañas solidarias es no sólo motivo de orgullo es la fuerza para seguir trabajando.

De potenciar lo que los hace únicos, pasar a validar su voz y darles el espacio para ser co creadores de su aprendizaje, siendo maestros y aprendices a la vez, escuchando las necesidades de la comunidad y aportando con soluciones practicas.

Generando sinergia positiva, que siempre suma, ver el lado positivo de las cosas, reír y sonreír disfrutando de la simpleza de la vida.

Pareciera quimera vivir en un mundo feliz, más cuando nuestro sistema educativo esta estresado de eternas y aburridas mallas curriculates, “burrocracia” y eternos papeles, pruebas estandarizadas que hacen perder momentáneamente la alegría del viaje de aprender, léase Simce o PSU.

Pero y a pesar de lo anterior se puede crear islas de felicidad y bondad, de alegría y compañerismo, de ilusiones y sueños colectivos.

Ahí radica lo que nos hace maestros, la capacidad de dotar de alas a nuestros niños y jóvenes, para que vuelen tan altos como sus sueños.

Seres íntegros, colaborativos, generosos y solidarios, felices y en continuo crecimiento, respetuosos del otro, especialmente de aquel que piensa distinto, noble en el triunfo y en el fracso, capaz de levantarse una y otra vez, sabiendo que lo importante es dejar huella.

Simplemente, ser feliz

 

 

Aprendizaje diferenciado en el aula

 

felizdiferencia

Uno de los grandes desafíos de la Educación en el siglo XXI reside en generar experiencias de aprendizaje individuales para los alumnos. Dejando la anacrónica practica de educar a los “Universos” únicos e irrepetibles que viven en una sala de clases como si fueran uno solo. Lo que inevitablemente lleva a que los niños pierdan la motivación, el interés, siempre existan los que no logran los “aprendizajes” y peor aún se les olvide lo que les apasiona, motiva y diferencia.

La Era Digital dejó obsoleto el sistema educativo del siglo pasado, en que se buscaba formar operarios para las fábricas y la idea era “moldear” futuros trabajadores con capacidades determinadas. Los niños y jóvenes tienen a su alcance recursos, herramientas gratuitas, de infinita diversidad donde pueden desarrollar sus intereses y motivaciones. Trabajar de manera colaborativa y conectarse con otros seres humanos que desarrollen sus proyectos personales.

La conexión, colaboratividad y creatividad son parte de su mundo diario.

¿Qué le queda al sistema educativo? Mudar de piel y responder a las demandas de los alumnos de la Era Digital.

¿Cómo hacerlo? Perdiendo el miedo, saliendo de la “Zona de confort” y generando junto a los alumnos, los colegas y la comunidad educativa, co aprendizajes.

Personalmente, trabajo con tres grandes motores en mis clases, motivación, diferenciación (personalización) y creación (individual y comunitaria)

Motivación por que sin ella simplemente no hay aprendizaje, ni participación. Generar vínculos emocionales, sorprender, animar, inspirar, permitir un escenario de mutua validación. Reconocer lo que hace únicos a mis alumnos, sus sueños, proyectos, lo que les apasiona y conectarlo con el aprendizaje formal.

Personalizando las actividades, incluso las evaluaciones, de tal manera que exista en ellos una identificación y conexión con sus intereses reales.

Para finalizar en proyectos creativos, comunitarios y compartidos con la sociedad.

Hace meses atrás en Economía debíamos trabajar la desigualdad del ingreso chileno y en vez de dar una cátedra eterna o llenarlos de trabajos que recopilan información, cree para un curso historias imaginarias de al menos “25 familias tipos”, realidades tan diversas como recién emparejados, estudiantes universitarios, parejas de viejitos jubilados, matrimonios con 1 hijo, sin hijos, allegados, en fin reproduje lo más cercano posible la diversidad nacional, asignándole a cada grupo familiar, un monto mensual el cual debían distribuir en alimentación, vivienda, salud, educación, entretención, etc.

En clases y fuera de ellas debían visitar supermercados, portales inmobiliarios, colegios, debían vivir como una familia real y sobrevivir el mes.

A la segunda semana de trabajo, llegaron mails que de forma aleatoria les presentaban desafíos que debían asumir, desde enfermedades, aumentos de arriendos, disminución de sueldo, cesantía, aumento de la renta, herencia.

Al final, después de 4 semanas, los alumnos de Economía IB tenían clarísima la desigualdad distribución de la renta, lo estoico de sobrevivir con bajas rentas y la necesidad de hacer un cambio real.

Quedaron fascinados con la actividad las que compartieron con sus padres y amigos, valoraron el esfuerzo de sus progenitores y se propusieron apoyar y crear campañas de ayuda solidaria.

Trabajaron en grupos de 3 personas, con tal compromiso que los proyectos finales recibieron una ovación comunitaria.

El ambiente de la sala de clases era motivador, participativo, enfrascados en sus familias y en la tarea de llegar a fin de mes.

Después de la co evaluación y la evaluación final, las calificaciones fueron altísimas y el aprendizaje indeleble, con la certeza de que se “aprendió para la vida”

El aprendizaje diferenciado esta al alcance de un clic y sólo requiere de tiempo para crearlo, perder el miedo a la tecnología y el trabajo colaborativo de profesores aula.

¿Qué esperamos para crear?