Carta abierta a los candidatos a la Presidencia

CARTA ABIERTA                                                                                                             Santiago 2 de Mayo de 2017

Estimado candidato al sillón Presidencial de Chile

Le escribo desde el aula, ¿la recuerda? Años de soñar, crear, compartir con amigos y profesores que lo acompañaron desde sus primeras letras hasta ese día que partió por otros intereses.

Le escribo porque gane o no la Presidencia de la República, Ud. ocupa un lugar privilegiado en el debate público y por ende será escuchado por muchos y como profesora me interesa su pensamiento o propuesta con respecta a la educación.

Le quiero contar que la sala de clases cambió radicalmente, ya no es la que Ud alguna vez habitó, el siglo XXI desdibujó los límites y los amplió con tecnología, conectividad y las nuevas vías y formas de comunicación.

Los niños y jóvenes ya no son los mismos, desean participar y validar las decisiones que los afectan, existen en la web y viven en redes no necesariamente tecnológicas.

Trabajan, colaboran y comparten como la mejor de las colmenas, de ahí que el modelo educativo caduco, estandarizado, impuesto, les incomoda y no sólo lo rechazan, sino que también lo combaten intelectualmente.

Nuestros jóvenes exigen cambios radicales que miles de profesores ya iniciaron, creando, innovando completamente solos, a un costo personal enorme. Uds. creerían que algunos de ellos han sido despedidos por ser innovadores…

No crea cuando burócratas de turno  le diga que todo está  perfecto, que los bajos resultados Simce Castellano son bajos por qué los jóvenes viven conectados a Internet, gratuita forma de desviar el problema, ellos leen y mucho, tampoco Internet es un juego disruptivo, lo que sucede es que el método educacional en uso quedó en la historia de nuestros abuelos y de ninguna forma  obedece a las necesidades de esta generación, generación que privilegia la colaboratividad, la comunicación, la participación lateral, motivación y uso de metodologías que incentive el fortalecimiento de capacidades cognitivas, desarrollo de habilidades, que luego se traduzcan en decisiones estratégicas.

Ud. está postulando a un cargo que por esencia debe liderar a Chile en el tiempo, administrar  nuestros recursos para ser mejores, vivir en comunidad y prepararnos para el futuro. Pensar y proponer  oportunidades de crecimiento, pensar y proponer como manejaremos las adversidades que nos espera por motivos climáticos o evoluciones naturales, pero si seguimos con los actuales modelos educativos arcaicos, será muy difícil que lo anterior se pueda lograr.

Estimado, no somos Finlandia, si lo fuéramos ninguna decisión Educativa hubiese sido tomada sin la participación de docentes aula.

  • No viaje miles de kilómetros buscando lo que puede encontrar en nuestro propio país.
  • Si llega a la Moneda no parta de 0, ni elimine lo que gobiernos anteriores aportaron.
  • No es un problema tecnológico, ni de patines, es un problema de Modelo Educacional, usamos el mismo modelo de retórica que usaron sus respectivos bis-abuelos.

.

Si cada 4 años volvemos a comenzar ¿cuando crearemos el cambio educativo que nuestros niños merecen?

En la era de la web, crear comunidad está a un solo clic, inténtelo puede pasar a la Historia.

¿Qué le parece qué las mallas curriculares de las Universidades se adecuen al alumno del siglo XXI?

¿Qué le parece potenciar la colaboratividad en el modelo educativo con el objeto de integrar las nuevas formas de comunicación del alumno de hoy, utilización de tecnología, la investigación como herramienta, bases de datos, de tal manera que se desarrollen ciudadanos creativos,  respetuosos, con deberes y derechos que les permitan convivir en armonía y ocupados del desarrollo propio y de nuestra comunidad? Una sociedad más fraterna

Necesitamos profesores empoderados, mallas curriculares visionarias y métodos de evaluación inteligentes, la estandarización del Simse y/o PSU al-menos tiene gusanos, en este siglo es retrógrado pensar que una prueba estandarizada puede medir la diversidad existente en el aula.

Lamento que los profesores no tengamos ni el medio de comunicación ni la experiencia de Pedro Carcuro como comunicador social para invitarlos a un sillón frente a La Moneda, pero esta carta abierta es una invitación a Ud. que es candidato a la Presidencia para que se dirija a los profesores y que nos explique con peras y manzanas, con sus mejores habilidades cognitivas, su pensamiento y promesas de campaña que nos atañe en lo particular.

Les agradezco de antemano

Marcela Momberg

Profesora Aula

 

La Obsolescencia del Sistema Educacional.

artificial-intelligence-artwork-pasieka

Una de las realidades por todos reconocida en el siglo XXI es el cambio radical que los niños han tenido bajo la Era de la Internet.

Híper-conectados, críticos, cuestionadores, informados en tiempo real, acostumbrados al trabajo equipo, colaborativos, empoderados, creadores de espacios de crecimiento personal y social.

Invalidan el sistema educativo tradicional, al que consideran anacrónico, desmotivador e incapaz de satisfacer sus necesidades.

Obligados por el sistema, participan y lo hacen de la manera más práctica posible, si las actividades, evaluaciones exigidas están en la web se comparten inmediatamente en la comunidad de alumnos, se trasforman y se presentan. La máxima pareciera ser “si existe en la Web para que pierdo mi tiempo”. La actitud generalizada pasó a ser “Acato pero no comparto”.

Son la “Generación Desafío” para el sistema educativo que ha preferido la “zona de confort”, llegar a resultados sin mucho esfuerzo, sin tener que perfeccionarse ni adecuarse a los nuevos tiempos.

EDUCAMOS A NIÑOS DEL SIGLO XXI CON HERRAMIENTAS  DEL SIGLO XIX

Felizmente, esta realidad  camina rápidamente a la total obsolescencia, esta obsolescencia se ha dejado caer sin aviso en el sistema educativo, autoridades, instituciones y profesorado. Muchos  están dando palos de ciego, otras instituciones educativas han salido a buscar soluciones, capacitación y modelos que se adapten a la realidad.

Las autoridades políticas siguen sin tener un entendimiento que la educación requiere  un cambio radical de forma y fondo de la pedagogía y del sistema educativo. Ese espacio o confusión de La autoridad educativa ha dado paso a que distintos actores del sistema educacional tomen su propio camino aumentando así la confusión fundamental.

Mientras la sociedad en su conjunto lucha por acortar la brecha de igualdad, se hace cada día más evidente la brecha del conocimiento,  mucho más que lo que se especula.

LA INDIGNANTE BRECHA DEL CONOCIMIENTO

La PSU  muestra cada año  la diferencia entre la educación privada versus educación pública, esta brecha va a ser mucho más evidente y radical cuando se compare un estudiante de la educación tradicional (sistema actual) con un alumno que estudia con sistemas de educación integrada, disruptiva, sin estancos, con total uso de tecnología y procesos de validación educacional colaborativa.

Las diferencias educacionales esta vez no se da como una brecha económica sino que por  la  diferencia abismal que se produce  entre las instituciones que enseñan de la forma ancestral, en forma de relato de materias memorizadas, formato de materias y modelo de evaluación  con la nueva estructura abierta de educación.

En el fondo, tenemos alumnos que en su colegio les relatan las materias para que la memoricen y  alumnos que estudian con sistemas educacionales similares a los que se usa en un post grado de universidades del primer mundo, en talleres y como estudio de casos.

La triste realidad es que ya tenemos niños en la educación básica estudiando en este sistema y otros que están muy lejos de llegar a ese estándar.

Chile tiene  establecimientos educacionales  que hoy enfrentan el proceso de cambio,  que están aprovechando la Generación  de la Abundancia, de información, comunicación, recursos tecnológicos, entretención,  colegios que han tenido la visión y que hoy ofrecen este cambio a la comunidad.

En la otra cara de la moneda hay realidades distintas, los que no saben por donde empezar, que hacer, ni cuenta con asesoría metodológica ni el esquema pedagógico que puede cambiar radicalmente su realidad.

El panorama es gris, la brecha del conocimiento  es la brecha de la intelectualidad y el conocimiento  más aberrante y limitante de todas las brechas del ser humano.

Por el saber pasa todo, si un alumno egresa de la secundaria familiarizado de procesos educativos avanzados, su “rompimiento del hielo” en la educación superior será mucho más expedito que alumnos egresados de la educación tradicional.

Otra brecha que se abre es la laboral, la pregunta donde estudió y bajo que sistema, pasará a ser un filtro invalidante para aquellos que en su currículo no incorpore capacidades propias del siglo XXI.

¿Cómo educar,  como validar, que hacer en este nuevo escenario?

Reconociendo que necesitamos un cambio radical tan postergado, no es posible seguir educando a los niños como se hacía en la época de nuestros abuelos. Es incompatible la educación del siglo XIX con el ser humano del siglo XXI.

Es vital que la autoridad educativa asuma su rol del cambio y ofrezca alternativas al sistema público tan abandonado. Esto es una ardua tarea que requiere de políticas de estado, recursos humanos y materiales de gran envergadura.  Esto es mucho más que programar un Censo.

Gracias a Dios que existe un ente llamado Enlaces,  su esfuerzo y entrega es evidente, un esfuerzo de seres humanos comprometidos con la educación que ya con lo que hacen es titánico, más parece apostolado, pero es absolutamente insuficiente para la Mega Reforma Educacional que espera el país.

La gran tarea de proyectar y planificar este mega cambio es de compromiso  estructural de estado.

La política está en deuda, solo hay acciones comunicacionales  tibias, sin lineamiento ni objetivos claros, La reforma educacional en lo que se refiere a calidad no está en la prioridad de nuestras autoridades. En el fondo NO HAY PROCESO NI RUMBO.

Se está dando  palos de ciego por parte de gente que quiere avanzar pero adolece de una política clara y empoderada que logre aunar esfuerzos y apoyo como para trabajar en una plataforma a nivel educación pública, y trabajar en las capacidades y rol que requiere un profesor y los padres en este proceso.

Hoy se promueve el uso de Tic´s,  “conectarse para aprender”, se regalan computadores,  cuando el colegio no tiene claro la plataforma, el modelo que usará, ni sabe como partir.

¿Es necesario que un profesor sepa de Tics?  ¿Es esto parte de las incongruencias y desconocimiento de nuestra realidad?  Sin duda, pero invierta en el concepto y como ponerlo en práctica, las Tic´s pasaran a ser un chiste después de todo este desarrollo.

Asumir la necesidad de cambio del sistema educacional como política pública es LO MÁS IMPORTANTE,  nos llevará a buscar nuevas estrategias,  para ello es vital trabajar en comunidad con otros docentes aula, comunidades online, aunar prácticas exitosas como también identificar errores y fracasos.

En el siglo XXI, ya no existe espacio para los “Llaneros Solitarios”, especialistas políticos con cero experiencias en el aula que nos imponen sistemas que no funcionan y que han llevado a un sistema educacional cada vez más decadente.

Colaboratividad, fin de la insana competencia educativa

20140427-084255.jpg

 

Vivimos en un ambiente competitivo, centrado en quien vence, se destaca por sobre los demás, logra los mejores resultados, el mayor sueldo, la fama o el poder.

No es de extrañarse que esta realidad se desplace a la sala de clases y al sistema educativo, el alumno con mejores notas, vencedor de mayor cantidad de campeonatos, la mejor PSU, el Simce más alto, se el destacado permanentemente.

Pareciera ser que toda la comunidad educativa estuviese siendo medida minuto a minuto, de manera enajenada la tecnocracia burrocratica intenta hacernos convencer que más es símbolo de calidad. Más puntajes, más resultados, más triunfos.

Sin embargo la Era de la Internet mudo la piel de los niños, generando una nueva manera de comunicarse y colaborar de manera comunitaria. La “Colaboratividad”, que permite crear nuevos escenarios, donde fluye relaciones horizontales y metas comunes.

Donde no hay espacios para los “Llaneros Solitarios” y se entiende que formamos un todo único y orgánico, que se retroalimenta y crece unido.

Probablemente el escenario adverso fue uno de los grandes factores de movilidad y cambio.

Acceso a Internet prohibida en la mayoría de las Escuelas, celulares confiscados por el sistema educativo, les dio a los niños y jóvenes un potente desafío para seguir comunicándose y creando a pesar del boicot adulto.

No es de extrañar que tomen poca atención en clases y a la par circulen excelentes videos que explican el contenido que algún profesor deseo compartir en su horario escolar. O de la misma manera antes de una evaluación, resúmenes, pantallazos de pruebas similares inunden los wazap de generaciones de alumnos.

El trabajo en equipo se favoreció en el espacio adverso y fortaleció la agudeza para generar respuestas a las necesidades comunitarias.

Esta colaboratividad se suma a la búsqueda de participación en la toma de decisiones, ya no bastan los por qué debo hacer esto o por qué debo estudiar lo que no me interesa, existen los por qué no podemos leer estas lecturas en vez de las propuestas, por qué no puedo crear los videos en vez de bajarlos de Youtube.

La colaboratividad excluye la competencia pues es en esencia colaboración simultánea y en búsqueda de un todo superior a la suma de las partes, inválida las decisiones impuestas por la autoridad sin la participación de la comunidad y genera nuevos escenarios paralelos al oficial donde se crean experiencias de gran riqueza y diversidad.

Esta colaboratividad naciente en el aula, más temprano que tarde, desdibujara el competitivo sistema educativo, restándole valor a las pruebas estandarizadas, a un modelo anacrónico que se quedó en el siglo XIX, buscando operarios para las nacientes fábricas.

Los niños y jóvenes crean diariamente un mundo nuevo que bulle en cambio, movilidad y validación comunitaria, soóo resta que los profesores aula se animen a participar en un nuevo espacio donde serán aprendices y maestros, eternos estudiantes con los mejores aliados que podrían soñar, sus alumnos.

Colaboratividad, el inicio de una nueva Era Educativa

Mi mayor alegría, la felicidad de mis alumnos

 

creatividad

Hace unas semanas atrás, al finalizar un taller junto a geniales profesores aula, uno de ellos me pregunto ¿cuál es el fin de reinventarse cada día y tratar de ser mejores docentes?

La respuesta brotó natural, la felicidad de nuestros alumnos.

¿Qué mejor meta de alma, que ser feliz? Agradecido con lo que la vida brinda, preocupado de los demás y ocupado en aportar, de sumar a la comunidad.

Normalmente creemos que el mejor profesor es aquel que sabe más conocimientos, casi una biblioteca ambulante o el más rígido y de gran disciplina, de tal manera que en su clase no vuela una mosca, el que logra el mayor porcentaje de alumnos ingrese a la Universidad o el más competitivo, ganador en todas sus metas y destacado por todos.

Sin embargo si hiciéramos una breve encuesta en el mundo adulto y les preguntáramos ¿qué profesor marcó tú vida positivamente?

La sonrisa y las lágrimas de emoción nos conectarían con otras cualidades docentes, la capacidad de escuchar, la paciencia, la tolerancia, la fuerza para crear y dar mil y una oportunidades, la gentileza de alma, la empatía para siempre comprender incluso a aquellos que ya el sistema educativo no acepta y busca excluir.

Nos acordamos del abrazo, de la mano que nos ayudó a levantarnos cuando caímos, de la risa contagiosa que nos hacia creer en los imposibles.

La felicidad como fin último de la Educación pareciera una meta etérea, difícil de lograr en un mundo competitivo y agresivo.

Pero es existencial en un mundo hiperconectado, donde el desarrollo de las “Habilidades para la vida” son fundamentales para poder vivir y convivir en comunidad.

¿Por qué no crear espacios educativos donde bulla la alegría y la participación? ¿Por qué no dejar de lado la competencia e ingresar al terreno mágico de la colaboratividad?

Es tan simple como generar espacios, pequeños, en un comienzo pero de profundo impacto en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Personalmente, ocupo el espacio digital para crear una conexión emocional permanente, que me permita reconocer lo que hace únicos e irrepetibles a mis alumnos. Identificar lo que le ilusiona y motiva día a día, luego apoyarlos en potenciar sus habilidades personales y conectarlo con otras personas que lideren o estén en el mismos espacio que ellos desean participar.

Imposible no recordar la emoción de un querido alumno de Cuarto Medio, al escuchar la charla de Carlos Zarate y sumarse a la necesidad de crear paz en nuestro entorno inmediato. Verlo actualmente liderar campañas solidarias es no sólo motivo de orgullo es la fuerza para seguir trabajando.

De potenciar lo que los hace únicos, pasar a validar su voz y darles el espacio para ser co creadores de su aprendizaje, siendo maestros y aprendices a la vez, escuchando las necesidades de la comunidad y aportando con soluciones practicas.

Generando sinergia positiva, que siempre suma, ver el lado positivo de las cosas, reír y sonreír disfrutando de la simpleza de la vida.

Pareciera quimera vivir en un mundo feliz, más cuando nuestro sistema educativo esta estresado de eternas y aburridas mallas curriculates, “burrocracia” y eternos papeles, pruebas estandarizadas que hacen perder momentáneamente la alegría del viaje de aprender, léase Simce o PSU.

Pero y a pesar de lo anterior se puede crear islas de felicidad y bondad, de alegría y compañerismo, de ilusiones y sueños colectivos.

Ahí radica lo que nos hace maestros, la capacidad de dotar de alas a nuestros niños y jóvenes, para que vuelen tan altos como sus sueños.

Seres íntegros, colaborativos, generosos y solidarios, felices y en continuo crecimiento, respetuosos del otro, especialmente de aquel que piensa distinto, noble en el triunfo y en el fracso, capaz de levantarse una y otra vez, sabiendo que lo importante es dejar huella.

Simplemente, ser feliz

 

 

Comunidades de Aprendizaje Docente permanente

 

estudiantes-felices

La Era Digital ofrece una infinidad de oportunidades para el docente aula, una de ellas es la retroalimentación continua con otros docentes.

Vital en una Era de cambio vertiginoso y que obliga al profesor a salir de su zona de confort.

¿Qué mejor que navegar en  nuevas aguas, que  con el resto de los colegas de vocación?

Compartiendo no sólo experiencias, innovaciones, proyectos, creando propuestas en conjunto y aportando al debate diario.

Pero para lograrlo es necesario vivir en el espacio digital, perder el miedo a existir en un mundo lleno de posibilidades pero también desafíos.

Para iniciar este proceso de vida docente comunitaria digital, es necesario

  • Elegir una red social que acomode y que signifique un aporte real a la vida profesional.
  • Identificarse con una imagen actualizada, nombre y apellido
  • Definir en el avatar, lo que encuentras significativo en la vida profesional y lo que motiva a existir en la web
  • Identificar y unirse a las “etiquetas” relacionadas a Educación, pedagogía, innovación, participando activamente. Normalmente se anuncian anticipadamente y se convoca a la participación con tópicos de interés general.
  • Seguir aquellas cuentas que suman a tu TL, profesores, profesionales ligados a la Educación.

En mi caso personal opté por una suma de redes sociales, donde participó activamente de debates, seminarios, compartiendo experiencias, éxitos y fracasos. El que uno a mi cuenta en WordPress y la linkeo a otras comunidades educativas.

Con la firme convicción que en el siglo XXI el único camino es crecer colaborativamente, el tiempo de los “Llaneros solitarios” finalizó y los cambios nacen y nacerán desde las comunidades empoderadas.

Los profesores no podemos quedar fuera del siglo de las oportunidades, nuestros alumnos nos esperan hace décadas.

Profesores en Redes. Creando Comunidad Docente

 

20131222-090815.jpg

Existe una realidad indiscutible, estamos invadidos de Redes Sociales. Sólo en Chile existen 24 millones de celulares, más que la población existente, de 17 millones de chilenos.

Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, Snapchat, Wazap por nombrar solo algunas son fuente de información, diversión, comunicación, emprendimiento y formación.

¿Por qué no crear en ellas comunidades de aprendizaje docente permanente?

Son gratuitas, de fácil uso y capaces de compartir tutoriales, videos, documentos, generando espacio de debate, discusión y creación de contenido inédito.

Desde generar debates online, compartir recursos hasta experiencias educativas. Las posibilidades son múltiples y tan diversas como las personas que esten tras las redes.

Como profesores podemos  desde

  • Elevar la voz profesor aula, aportando, proponiendo, criticando y validándo nuestra experticia.
  • Compartir la experiencia aula, permitiendo a otros colegas conocer propuestas innovadoras y creativas ya aplicadas en el aula.
  • Proponer a la comunidad educativa una idea o proyecto y a partir del trabajo colaborativo crear una propuesta comunitaria.
  • Resolver dudas en comunidad, el mejor perfeccionamiento docente nace de profesor a
  • Fortalecer la Comunidad Docente, apoyando a los pedagogos que recién ingresan al sistema, realizando un verdadero coaching que los oriente en sus primeros pasos.
  • Conectarse con docentes nivel mundial que enriquezcan nuestra labor pedagógica.
  • Actualizarse continuamente, ser un aprendiz eterno.
  • Participar de los debates nacionales e internacionales, participando, colaborando, aportando.

¿Cómo partir? Muy fácil eligiendo una red que te acomode, eligiendo una imagen actual para el avatar, con el nombre y apellido y estableciendo que eres docente aula y tus objetivos son ligados al aprendizaje colaborativo.

Inicia tu “vida en redes”, participando de debates online, simplemente busca por las etiquetas, las palabras que te pueden orientar, Tales como #Educacion #AprendizajeColaborativo #Creatividad #Inclusion #Tics

Al participar, lentamente irás conectándote con otros docentes que al igual que tu navegan en las redes en búsqueda de experiencia, nuevos recursos, desafíos, crecer profesionalmente.

También puedes participar de Comunidades Educativas ya existentes,

http://didactalia.net/comunidad/materialeducativo

http://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea

http://ined21.com/

http://www.edutopia.org/

Existen miles de ejemplos, sólo basta asumir el Desafío Digital que se nos presenta en el siglo XXI.

Nunca en toda la Historia, los profesores aula, tuvimos a nuestro alcance las posibilidades de ser maestros y aprendices a la vez.

¡Profe, sal de tu zona de confort!

¿Profe, que esperas para enREDarte?

 

 

¿Cómo evaluar el trabajo en redes sociales?

inmigrantesdigitales2

 

Desde hace años educo en redes sociales, con la participación de los padres y apoyo de la comunidad educativa.

La fluidez en las comunicaciones, la capacidad para reconocer las demandas de la comunidad de aprendizaje y canalizarlas ha sido fruto de esta vivencia en redes.

La disminución al mínimo de la sobre exposición, del cyberbiullyng y el mal uso del espacio digital se acompaña de un desarrollo de habilidades y competencias digitales. Conscientes de la necesidad de crear su Identificad Digital y  su Reputación Digital.

 La Web es un mar de oportunidades y de ellos dependen crear su futuro profesional y las proyecciones positivas de su quehacer en redes.

¿Cono evaluar el trabajo enREDado?

Estableciendo un proceso evaluado a corto y largo plazo con  evaluaciones  continúas y un coaching permanente.

La complejidad de las evaluaciones va en ascenso en la medida de que aumentan los años de trabajo en redes.

En los primeros años se evalúa;

  • La creación de la cuenta en red
  • Avatar y descripción personal
  • El % de participación y la capacidad de reacción

Posteriormente, se añaden debates online y la creación de etiquetas para llegar al final con creadores de contenidos y validadores de fuentes.

El objetivo es potenciar las habilidades y competencias individuales de los niños, generando una motivación permanente y participación continua, conectando  a la comunidad y fortaleciendo su capacidad para reconocerse y reconocer las necesidades comunes y a partir de ellas crear soluciones.

La comunidad de aprendizaje encuentra un espacio de continuo crecimiento donde se fortalecen los emprendimientos individuales y grupales y al final su estadía en la época escolar no sólo saben “para que son buenos”, también han generado Habilidades y competencias que les permitirán aprovechar las oportunidades de la Era Digital.

Trabajar en REDES permite emprender, crear,  fortalecer la comunidad y vivir en un espacio diverso, participativo y de continuo movimiento.

¡Profe, enRedate!

¿Por qué educo en Redes Sociales?

conectividad

 

Hace años vivo en redes, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Wazap y este último tiempo Snapchat.

¿Por qué razón?

Simplemente porque mis alumnos viven en redes sociales. En ellas comparten, crean, innovan, se informan, divierten. Son  una Generación en Red.

¿En que otro lugar puede estar un profesor, si no en el espacio natural de sus alumnos?

Pero iniciar el trabajo requiere de una serie de normas comunitarias.

Primero porque los padres son activos protagonistas, debido  a que las claves de la red elegida para trabajar son compartidas con ellos.

Segundo, porque deben ser cuentas originadas a partir de nuevos emails, para solo “uso educativo”

Tercero, deben diseñarse estrategias de aprendizaje y monitoreo permanente, de tal manera que no se desvirtué su uso.

Cuarto, es vital fortalecer el trabajo colaborativo, validando el aporte de cada uno de los integrantes y generando en base a sus aportes, proyectos y nuevas propuestas

Quinto, potenciar a largo plazo el desarrollo de habilidades y competencias digitales y para la vida, donde el respeto, la validación de la diversidad y la capacidad de reconocer que en la Era Digital saber vivir en comunidad es vital. Se terminaron los tiempos de los Llaneros Solitarios.

Educar En Redes Sociales requiere de un esfuerzo inicial enorme pero la motivación, participación, empoderamiento de la comunidad educativa lo exige.

Alumnos motivados, comprometidos, líderes de su aprendizaje, padres participes, colaboradores. Profesores validados por este “Hijo de la Tecnología”, usando nuevas vías de comunicación, colonizando el espacio digital y aprovechando los múltiples recursos y herramientas que la web les entrega.

 Si existe un diagnóstico por todos conocidos, es que los niños mudaron de piel y exigen un nuevo trato, es hora que el sistema educativo aplique nuevas estrategias de acercamiento y en ese contexto, las redes sociales son grandes aliados.

¿Profe, que esperas para enREDarte?

 

 

¿Cómo Educar a la Generación de la Abundancia?

babydigital

 

La Educación vive una era de oportunidades únicas, nunca en toda la Historia los profesores tuvimos a nuestro alcance recursos tan diversos, creativos y multimediales.

Nunca tampoco, alumnos hiperconectados, críticos y sobre informados.

“Hijos de la Abundancia”, pueden rápidamente reemplazar lo que pierden, dañan o simplemente queda obsoleto. Fácilmente desechan o cambian de interés, parecieran vivir un continuo surfeo en búsqueda de nueva olas.

Los que nacimos hace cuatro décadas o más, en una era de esfuerzo y escasez, no podemos sino impactarnos el actual orden de las cosas. Quien no recordará trabajar arduamente en tareas dadas por los padres para ganar algunos pesos y poder jugar un domingo en las máquinas de moda, pasar horas esperando la llegada de un mail o estar pendiente de tener monedas para poder llamar por teléfono.

La “Generación de la Abundancia” tiene todo aquí y ahora, a precios ínfimos comparados a los que debían enfrentarse nuestros bolsillos hace algunas décadas atrás.

No alcanzan a disfrutar una nueva Apps, juego o programa cuando nace uno nuevo que captura su atención, se aburren como ostras en las clases y pierden la atención con facilidad. Son prácticos, si no sirve no se usa, se desecha, se crea uno nuevo y se comparte.

Tremendo desafío educarles.

Primero a discriminar información, a reconocer el valor y lograr separar de aquella que no aporta.

Segundo como crear conciencia de que todo lo que se escribe, comparte, impacta a otros. Desarrollar Habilidades Sociales en la web es vital en el siglo XXI.

Tercero, educarlos en la “Cyber Cívica” como denomina el genial Derrick de Kerckhove, las competencias para convivir en el respeto y el mutuo crecimiento colaborativo.

Cuarto, como generar emprendimientos digitales, creando sus propias sendas profesionales futuras.

Quinto y no menos importante estar conciente de la “reputación digital”, de lo que se dice de uno, a que se asocia y con que conectas su Identidad Digital, lo que le abrirá o cerrará puertas a futuro.

Si existe una realidad por todos conocida es que los niños mudaron de piel. ¿Cuándo lo hará el sistema educativo?

¿Cuándo asumiremos el desafío de Educar a la Generación de la Abundancia?

¿Si cada uno es un Universo único e irrepetible por que se les educa como si fueran uno solo?

imaginacion2

Desde que tengo uso de razón amé dibujar y por lógica con el paso de los años he logrado perfeccionar mi forma natural de expresión.

Dibujo cuando estoy triste, feliz, cuando algo me emociona o captura mi atención, dibujo en todo momento que puedo hacerlo.

Tuve la suerte de formarme en un colegio donde mi “don” era valorado por una profesora de arte que simplemente era mágica, estricta pero inspiradora y logró desarrollar mi talento. Y una querida Monja Jefe que consideraba la diferencia de cada una de nuestros compañeras, un regalo de Dios, así que había que potenciarla y hacerla florecer.

Esa formación inicial más unos padres y abuelos divertidos y únicos, hicieron que valorara por sobre todas las cosas lo que hace a las personas, identificables, aquello que aman y por lo que pueden pasar horas eternas sin aburrirse.

Era obvia que mi opción profesional fuera ser profesora y como norte principal optará por generar el espacio para que mis alumnos vivieran el mismo apoyo que yo recibí por tantos años.

Quién diría que mi auto asumida tarea viviría el mayor de todos los impulsos, vivir en la Era de la Internet. Donde puedo usar diversas herramientas educativas digitales y gratuitas para identificar lo que apasionan mis alumnos, conectarlo con la malla curricular y apoyarles para que generen sus propios emprendimientos digitales.

En el microcosmos de la sala de clases, cada uno es un Universo único e irrepetible, que reconoce lo que le hace ser diferente pero a la vez necesario para que podamos crecer en armonía y valorización comunitaria.

Todas las redes son útiles para lograr la meta, Facebook, Pinterest, Instagram, Twitter, Youtube, WordPress, tengo miles de opciones a mi alcance. Para educarlos en el espacio que aman y donde saben que sin importar la meta final, siempre llegarán a su tiempo y en la senda que ellos mismos creen.

Los resultados son increíbles, alumnos motivados, participativos, lideres de su aprendizaje, creadores de contenidos y leales colaboradores del proceso educativo.

Las pruebas estandarizadas que se imponen a nivel nacional son una parte mínima de su vida, están preparados para responder a las verdaderas interrogantes que les depara el futuro.

Sus mentes criticas y agudas, acompañadas del valor de saber que son valorados por la comunidad, reconocidos por sus padres y profesores hacen que sus voces se escuchen fuertes y claras.

La magia se extiende y los profesores se unen a esta nueva manera de educar, de ser maestra y aprendiz a la vez, de valorar la maravillosa diversidad con la que nuestros alumnos aprenden, crean, investigan, desarrollan sus proyectos personales.

Y ahí esta el cambio de paradigma, en la capacidad de que el aprendizaje se haga personalizado, nazca desde las diferencias individuales de los niños.

Donde la sala de clases, parece una colmena en ebullición, el ruido y el movimiento nos acompaña siempre, porque estamos creciendo en colaboratividad, creando futuro.