Huérfano Digital. Capítulo I Contnuación Siempre en fuga

– Wikibelievers:

 

Para los “Hijos de la Tecnología”, la nube alberga la verdad revelada, así como también es la fuente de información inmediata. En un comienzo, la información para ellos carece de contrastes y de interpretaciones, habilidades que irán adquiriendo con el paso de los años, toda vez que se les eduque a como discriminar la fuente de  información.

 

El acceso a información ilimitada les lleva a cuestionar continuamente el mundo adulto, de tal manera que serán permanentes inquisidores de los conocimientos que se les impartan.

 

No reconocer un error, sumar autorías de recursos que fueron creados por otras personas les llevará a dejar de reconocer en la autoridad tradicional, alguna validez, si es que no existe en el mundo virtual.

 

Lo primero que hacen es contrastar fuentes, observar un mismo hecho con diversidad de visiones, experiencia tan enriquecedora como sólo puede entregar un espacio digital donde confluyen millones de miradas.

 

El celular es su aliado tecnológico natural y a través de él puede informar en tiempo real lo que acontece en su entorno de interés.

 

Nunca se quedará con la opinión de los demás o un único relato de un acontecimiento, por naturaleza, buscara otras versiones y se quedará con la opinión que considere más sólida y creíble.

 

Ellos son un tremendo desafío para el sistema educativo y para la sociedad, pues no reconocen el respeto a la autoridad basado en la edad, el poder o el cargo que sostente. Para ellos, la autoridad se gana en el espacio natural en el que ellos viven, el digital.

 

La presencia  parental en el mundo digital es existencial toda vez que la formación ya no solo se genera en el mundo de las relaciones humanas, sino que a su vez en este mundo virtual, donde se generan relaciones de afecto, respeto, compañerismo con personas que muchas veces,  desconocen.

 

Uno de los mayores problemas para los padres es la entrada temprana al mundo digital y  al torrente de información a la que acceden, mucha de ella, no aporta en  absoluto a su crecimiento personal.

 

Este exceso y acceso libre a información cuestionable para los niños, es un desafío parental mayor, toda vez que la mayoría se mueve entre la permisividad absoluta o la negación total.

 

La permisividad, lleva a regalar Smartphones con acceso libre a Internet a menores, dejándolos muchas veces con el “iPad nana”,  que entretiene y fascina a los niños. 0 negándoles todo acceso al mundo digital, lo que llevara a los adolescentes a encontrar vías para mantenerse conectados, borrando “cokies” de los lugares que visita, “hackeando” el wifi del vecino, creando cuentas falsas y otros “gadgets” no detectables por el control parental.

 

El camino que proponemos es distinto, así como formamos en la vida real, formemos en el mundo digital.

 

Si su hijo tiene una herramienta tecnológica que lo conecta virtualmente con millones de seres humanos en la web, debes acompañarlo, protegerlo y orientarlo, Más que control parental, conviértete en padre 2.0.

Siempre en fuga:

 

Una de las mayores necesidades del mundo digital juvenil es el respeto a su privacidad, su metro cuadrado y espacio para crear en libertad. Se sienten invadidos si el mundo paterno o docente ingresa a sus redes para “psicopatearlo”. De ahí que estén en continúa  migración, si se ven invadidos o limitados buscarán otra red de comunicación generando códigos sólo comprendidos por un grupo específico. Nace así una gran paradoja, por un lado desean ser leídos, citados, compartidos y respetados, sin embargo, no logran aceptar de buena manera el control parental o docente.

Los años en absoluta Orfandad Digital no sólo les dan una ventaja tecnológica sobre las anteriores generaciones sino también afianzan uno de los vicios más arraigados, creer que no necesitan apoyo adulto, deslegitiman la autoridad impuesta y socavan la misma que por generación fue aceptada sin criticar ni cuestionar.

Valoran su libertad y la preservan a toda costa a través de cuentas paralelas, “nicknames” falsos, borrando las “coockies” en los computadores  para que  los sitios visitados no sean conocidos por sus “fiscalizadores”

La necesidad de ser independientes, de generar sus propias estrategias tiene un espacio fértil en el mundo digital. Las oportunidades son infinitas para crear mundos paralelos que suelen ser más divertidos y motivadores que el monótono y repetido del mundo real.

Una de las grandes necesidades del mundo adulto es crear estrategias  para acompañarlos desde los primeros años, sin traicionar su confianza, generando espacios de mutua validación y reconocimiento.

Mientras más temprano se les acompañe, más fácil y placentera será la experiencia compartida en el mundo digital.

Anuncios

Comprendiendo al Huérfano Digital Capítulo I

 

Capitulo 1:  Los Huérfanos Digitales

Desde que nacen, sus padres los exponen en las redes sociales, ecografías pululan desde los primeros días publicando desde el momento de su nacimiento hasta posterior crecimiento en tiempo real, trasmitido online a familia, amigos y desconocidos.

Desde sus primeros días, la vida real y  virtual pasan a ser una sola, de ahí que adquieran vicios y virtudes que los acompañaran toda la vida y que  aprenden a temprana edad. En medio de una absoluta Orfandad Digital, pues ni padres ni profesores logran conocer las herramientas digitales que ellos manejan a la perfección.

Lo preocupante es la falta de una política compartida por el mundo adulto para acompañarlos en su crecimiento digital, de tal manera que logren fortalecer sus habilidades y competencias naturales y a la par puedan crecer y desarrollar una Inteligencia Emocional, que les permita mantener en el mundo digital códigos de comunicación, respeto y validación mutua, sin separar el mundo real del virtual.

El manejo tecnológico les da una soberbia que los hace creer que no necesitan la tutoría del mundo adulto, lo que los lleva de manera, muchas veces, arrojada, a generar espacios donde no suman experiencias positivas ni tampoco logran aprovechar las oportunidades que les brinda el mundo del siglo XXI.

En la medida que pasan los años, este manejo tecnológico los aleja de aprendizajes absolutamente necesarios, tomándose licencias que en el mundo real nunca harían o al ser detectadas, serían corregidas.

La soledad absoluta en la que se encuentran les permite vivir experiencias para las que no se encuentran preparados o que les impactarán irremediablemente en la formación o deformación de su personalidad.

Estas vidas paralelas, la real y la virtual, también son compartidas por el mundo adulto. Pues las habilidades emocionales y las competencias necesarias para interactuar en la vida digital nunca fueron transmitidas, a las generaciones anteriores ni a las actuales.

De tal manera que el desafío es gigante, las familias y el sistema escolar debe acompañar en su aprendizaje a niños en espacios absolutamente distintos a los que los estamos  acostumbrados.

Sin duda, el área donde están más abandonados y no encuentran solución en el mundo tecnológico es en la incapacidad de poder  validar la fuente de la información. Para ellos toda información puede sonar bien, aunque sea aberrantemente inexacta. Este es una de las áreas que sin duda es parte de las capacidades que los adultos debemos guiar y asumir como propias. Con nuevos códigos comunicacionales que acorten la brecha digital. Acá es donde se junta el mejor de los incentivos docentes,  la lectura y la cultura.

Estamos a tiempo de acompañar a los “Hijos de la Tecnología” en un camino de oportunidades y desafíos.

Esto propone este libro, una posibilidad entre de miles para lograr que nuestros niños y jóvenes aprovechen una de las eras más fértiles y complejas de nuestra Historia.

 

– Noches que son días:

Si preguntáramos a  jóvenes y niños, cuantas veces en la semana, restaron horas al sueño para comunicarse con sus amigos, intercambiar imágenes y conocer que es lo que pasa en la nube. Más del 80% lo vivió, al menos, 2 días a la semana.

En el último tiempo las horas promedio que permanecen conectados, aumentaron al doble. Fue imposible substraerse a la vorágine de información que sus compañeros publican; las fiestas, noticias, copuchas, videos, juegos, hobbies,  todo se une en el mismo espacio y cómo no hacerlo si cada día la web suma nuevas aplicaciones que posibilita conectividad y diversión instantánea.

Acostumbrados a dormir con el celular bajo la almohada, atentos a su vibración a la luz, el dormitar es consecuencia lógica. No logran un sueño reparador, ni descansar lo suficiente. Por ende, la concentración al día siguiente es mínima, a pesar de sus esfuerzos, el sueño los vence y su celular sigue en el bolsillo, la camisa o el pantalón.

Sus resultados académicos se ven resentidos, van a la baja, porque no le encuentran sentido a lo que les enseñan.

El mundo digital lo seduce, por su capacidad de cambio, las novedades que le permiten informarse, investigar, compartir, crear, jugar entretenerse. Pueden pasar horas eternas  sin descansar ni siquiera pestañar.

El mundo tradicional los aburre, lo encuentran monótono, lento, con elementos que puede encontrar con suma facilidad y de manera autónoma a un simple “clic”. Cree que puede prescindir de los códigos de la comunicación tradicional o simplemente burlarla. Muchas veces no toman en cuenta lo que les enseña el profesor, llegan a casa e investigan en la web, de alguna forma cumplen con la malla académica pero esa no es la idea ni la forma.

En sus primeros  años no tienen la capacidad para reflexionar, actúan de manera  natural, siguiendo sus instintos y lo que les satisface o hace feliz. Idealizan el mundo digital, como fuente de diversión, crecimiento personal y terreno de oportunidades.

Lo han visto en hermanos mayores o se lo han contado, no es necesario seguir el camino largo y de esfuerzo, que sus padres experimentaron. La vía del sacrificio personal no es la que esperan, pues ven en su entorno inmediato, que se puede ser famoso, ganar dinero, posicionarse con sólo una dosis de suerte, creatividad u oportunismo.

De ahí que no estar conectado tienen un alto costo, por lo menos para su futuro inmediato. Esto lo lleva a estar en la mayor cantidad de redes sociales, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Whatsapp, y estar atento a las nuevas versiones, actualizaciones o cualquier herramienta digital que este de moda. Estar al día en el mundo de la web es fundamental de otra manera queda excluido de su comunidad.

El sentido de pertenencia para los niños es existencial, es un “leit motiv”, lo que le llevará a estar siempre hiper-conectado. De ahí la dificultad que significa para él, las eternas horas del colegio, donde la extensión de su brazo, su celular, permanece guardado o requisado.

Los recreos o idas al baño  son los momentos, para que de manera desesperada se conecten, saber que está pasando y opinar sobre ello. No hacerlo es quedar excluido y fuera de circulación, lo que lo deja sin temas de conversación ni dialogo con sus pares.

Si posee una fuerte personalidad, decidida, puede importarle poco, pero si es tímido y si valora su grupo de amigos, hará lo posible por estar a la altura. Detrás de una pantalla un tímido se confunde y renace ese “otro Yo”.  De ahí la importancia de apoyarlo, el espacio virtual le da la oportunidad para crear un alter ego, donde el anonimato le permite generar espacios para tener una personalidad distinta a la que  expresa diariamente en su vida real.

Esta doble personalidad, la mayoría de las veces tímido en el mundo real e intrépido, osado y agresivo en el mundo digital, es vista de manera perpleja por el mundo adulto, pues no reconocen o minimizan el potencial de un espacio que para ellos es desconocido.

El mundo digital impacta sobre la personalidad y las relaciones sociales que tienen los niños y jóvenes, abre espacios y cierra otros.

Dormir pocas horas es hoy el impacto que las viejas generaciones percibimos de este fenómeno, totalmente distinto a lo que las nuevas generaciones le dan a estar conectado. Darles espacio y  educarles en el correcto uso de su tiempo es el gran replanteamiento que debemos considerar con re-ingenierías adecuadas.

Dormir, desconectarse, establecer acuerdos consensuados no impuestos, tales como incentivar el “modo avión” para tiempos esenciales de su entorno familiar y educacional, es muy importante.

Valorar el espacio de relajo y renovar energías es fundamental para los niños y jóvenes; generar el espacio desde los primeros años es vital.

¿De que otra manera podrán responder a un mundo altamente exigente y cambiante?

 

– Si no estoy en el mundo digital, no existo:

 

Probablemente uno de los mayores miedos del mundo adulto, padres y profesores, es la facilidad con que los niños exponen sus vidas, actividades y hobbies, personales, familiares, de su grupo de amigos, conocidos, desconocidos, sin muchas veces internalizar los costos de compartir imágenes que puedan deteriorar su imagen y la de sus seres queridos, sin filtro alguno.

Basta sólo ver las fotografías que se publican, que se adjuntan y viralizan cada minuto en el mundo de las redes sociales o en la web.

¿Cómo se explica esta impulsividad  por publicar lo inimaginable?

Es una mezcla de la necesidad de ser reconocido y la absoluta falta de  códigos, estándares, filtros de qué y cómo comunicar  a la hora de compartir imágenes personales.  Desde que nacen están expuestos por sus padres, por ende, para ellos es natural compartir imágenes, como alguna vez sus padres y  abuelos lo hicieron con fotografías. La tremenda diferencia es que el alcance es distinto al que éstas tienen en el mundo análogo.

El celular es su arma de posicionamiento y reconocimiento social, de ahí que es absolutamente normal, que frente a un hecho, acto o situación, lo primero que hagan es inmortalizarlo (sacar imagen, video), publicarlo y compartirlo.

Si pueden, generan imágenes que se borran a los pocos segundos y las pueden transformar, que para ellos es  alcanzar  el cielo, basta ver el éxito de “Snap-Chats” o “memes” entre jóvenes y adultos. El placer de capturar imágenes divertidas, chistosas, bizarras, inéditas, es exponencial al número de personas que verán o compartirá  lo creado.

Lo complejo de esta sobre exposición diaria es que cada vez más, se hace sin el conocimiento de los involucrados, sin tener conciencia hacia donde se puede dirigir y por quien será vista o utilizada.

Encontrar  fotos o videos en sitios pornográficos, pareciera extremo pero no lo es, también páginas de citas, de bromas, con un costo emocional y personal incalculable. Tienen la falsa idea de que se puede borrar lo que nos perjudica, daña o expone, cuando un simple pantallazo puede hacer inmortal lo que creíamos finito.

Paralelo a ello, le hacen el trabajo muy sencillo a los amigos de lo ajeno, publicando el interior de la casa, dirección, incluso hasta el estado del hogar: “Estamos de vacaciones” “Nos fuimos al sur por un mes”, son verdaderos indicadores para los que se han encontrado en el “Cyber-crimen” un espacio para generar nuevos robos o estafas.

Sin querer ni comprender el alcance, los niños y jóvenes exponen a sus padres, amigos, profesores, colegios, hogares. No se internaliza los costos porque sus padres, hijos de un sistema distinto, no lo han asumido ni fueron “formados” para ello.

De ahí la titánica tarea de hacerlos comprender que no todo es publicable ni compartible. En parte, esto forma parte de la enorme tarea pedagógica de guiarlos y darles valores en la validación de la fuente de la información.

En la medida que a temprana edad sean Red-Educados, podrán proteger sus vidas personales, valorando su mundo privado y respetando el que hacen en su entorno.

 

Huérfano Digital, Tus hijos están solos hasta ahora

Introducción

Comprendiendo al Huérfano Digital

“Matías, de 14 años, llegó agotado hoy a clases, no logra concentrarse, le han llamado la atención en varias oportunidades, el sueño lo vence, la razón es clara, a las 10 de la noche, su mamá le dio el beso de buenas noches y apago la luz de la habitación. Pero su celular seguía bajo la almohada, a las 12 de la noche llegó el primer “whatsapp”, lo que significó estar hasta las 5 de la madrugada conectado, no podía dejar de “wazapear”. A las 3 de la mañana llevaba no menos de 300 mensajes, junto a sus amigos habían “encontrado un  “nuevo freak” (adulto que se hacía pasar por menor de edad), lo reconocieron  al primer testeo comunitario”

Esa es la defensa que dominan en el mundo digital, aceptando extraños en sus redes pero rápidamente “viralizando” y compartiendo si no corresponden a quienes dicen ser.

Se creen inmunes, uno a uno intercambian, el “freak”, hasta que al final se  termina la conversación con un insulto del acosador, quien termina por reconocer que fue descubierto y lógicamente objeto de burla.

Pareciera ser una realidad aislada, o por lo menos exagerada, pero no es así. Es simplemente la historia real de niños menores  de 14 años, compartida al final de una charla.

De esta realidad muchas veces ignorada y desconocida, trata este relato, “Los Huérfanos Digitales”.  Expuestos desde los primeros años al mundo digital, incluso antes de nacer. Sus ecografías dan  vuelta en  las redes de sus padres, amigos, conocidos y desconocidos. De ahí que cada actividad, llamase su propia ecografía, cambio de pañales, primer  baño, ingreso al colegio, etc, quedará inmortalizado, sin, por supuesto, la aprobación ni el entendimiento del propio interesado.

No es de extrañar que su vida siempre esté expuesta y que encuentre natural hacerlo. No mide las consecuencias de sus acciones y se cree capaz de manejarlas.  Es impulsivo ante la tecnología y reconoce saber más  que sus mayores, profesores,  padres y, por supuesto, que sus abuelos

Se aburre con facilidad  en clases y pierde rápidamente la atención. Normalmente  desconcentrado, pero con características multi-tarea, logrando ejecutar paralelamente varias actividades simultáneas: escucha música, chatea, termina el trabajo que debe entregar  al día siguiente. Increíblemente logra finalizar todo lo que le interesa, lo que no, simplemente cumple, buscando en la web. De ahí copiar y pegar es solo un paso. Se arriesga a ser detectado como plagio pero cree que su experticia hará difícil localizarlo.

Su tiempo es valioso y trata de desarrollar en él todos sus intereses y hobbies, jugar, entretenerse, crear, innovar, posicionarse en  un espacio en que se mueve como pez en el agua.

Para Matias  la reputación digital es de existencial importancia, de tal manera que  todas sus energías  estan en demostrar frente a sus pares, que es diferente y puede marcar tendencia.

El mundo tradicional no llama su atención y al igual que sus pares, vive el efecto “polilla”, la luz de un Smartphone, Tablet o computador lo atrae de tal manera, que todo lo demás no lograr despertar su interés.

Piensa, trabaja, crea, investiga, comparte de una manera absolutamente distinta que sus antecesores.

Todo es compartible y publicable, imágenes, videos de su familia, amigos, conocidos, profesores, todo está en una vitrina sin ningún límite ni criterio, ser reconocido lo seduce de tal manera que se expone y expone a sus seres queridos.

Vive el síndrome del “Huérfano Digital”, donde ni su colegio ni sus padres saben ni han tomado acciones que lo lleven a educarse en el mundo que el siente como natural, pues nació en él.

En su espacio escolar  la tecnología es limitada a la mínima expresión, pocos profesores saben de esta realidad  y en el ambiente familiar se le permite toda vez que rinda en sus compromisos académicos. no moleste y deje al resto seguir su vida.   Para los menores de edad, que Matías es aun peor, los “geeks” digitales o iPads son las nuevas nanas (iPads Nanas) que se usan para que el infante se quede tranquilo.

Tremendo y necesario desafío implica Red Educar a un Nativo Digital, generar técnicas, conocimiento, capacidades y estrategias desde sus  primeros años, pues mientras antes se inicie más fácilmente se logrará generar un entorno de contención, colaboración, incentivo a su creatividad y  espacios de conexión.

Si generamos a temprana edad un autocuidado que le lleve a no exponerse, saber reaccionar ante los peligros y aprovechar las oportunidades  que la misma tecnología le puede ofrecer.

Debemos trabajar en lo positivo de esta era para prevenir y no transformarnos en gladiadores contra el ataque cibernético.

Éste es uno de los temas que trata este libro. En la primera parte expone los vicios y virtudes de los millones de Matías que nacen con el celular bajo el brazo, que pasan muchas horas al día conectados, para que desde la reflexión, se establezcan las estrategias que les permitan reconocer y aprovechar las ventajas comparativas del mundo digital y disminuir al mínimo las malas experiencias, sabiendo reaccionar a ellas.

La Nueva Pesadilla del Siglo XXI, para padres y profesores

La Nueva Pesadilla del Siglo XXI, El Sexting, Bulliyng y Grooming, se han transformado en la pesadilla de Padres y Profesores.

Bulliyng ha existido desde que tengo uso de razón pero estas formas de acoso a menores se ha intensificado exponencialmente con el uso de la tecnología, redes sociales y Smartphones, en la época del tiempo real, alguien te está mirando o buscando tus debilidades, como un reality show.

Si antes una pelea entre alumnos era esporádica y  programada para la salida de clases, ahora se realiza confundida durante las 24 horas del día, en forma anónima y con muy pocas posibilidades de conseguir soluciones civilizadas. Son los vicios de la desinformación y de la falta de tutoría,  supervisión parental ni formativa, los niños entraron a la nube solos y se llenaron de vicios.

La mala descripción de “nativos digitales” nos está pasando la cuenta, nuestros estudiantes son usuarios avanzados pero están lejos de conocer y  entender los fundamentos filosóficos de lo que significa el acceso al conocimiento, evaluar prioridades, fuentes de información y mucho menos tienen la experiencia para volar por las autopistas de las comunicaciones, va todo muy rápido y por consecuencia chocar a esa velocidad tiene repercusiones muy en relación con lo precoz de nuestro proceder. Es decir, esto que nos brinda la tecnología tiene por consecuencia deberes y derechos.

Estamos muy atrasados, la tecnología nos puso una locomotora de alta gama por delante y nosotros los docentes vamos dando tumbos y agarrados como podemos evitando descarrilar.  El miedo lo he sentido, pero aprendí que por más difícil que se ve la situación la solución no deja de ser un problema de adaptación, no soy experta en tecnología pero ocupo mi enseñanza profesional base, mi deber es guiar para educar, aplicar la maestría y creer en lo que hago, si a esto le agrego mi experiencia, tengo las capacidades para guiar a mis alumnos en esta etapa.  Hace poco escuche una frase que hace total sentido a los nuevos procesos educativos, Terminaron los tiempos en que el profesor era la única Perona que transfiere el conocimiento, dando la espalda al alumno escribiendo en una pizarra. Los alumnos de hoy se duermen ante esta práctica, está  obsoleta, las comunicaciones de hoy son Interacción, comunicación, colaboratividad  e interactividad. Si a esto le agregamos la inclusión,  el escenario se transforma en una total interactividad, acceso múltiple a fuentes de información, uso de diversos formatos y recursos digitales.

Pareciera muy complicado pero no lo es, requiere ampliar el uso de recursos, le doy un ejemplo, en un grupo de alumnos siempre hay capacidades distintas, si usamos un cuaderno, un lápiz y un libro de apoyo difícilmente tendremos la participación de todos en conjunto, sus capacidades individuales entrarán en conflicto y como profesores nos estaremos ganando un grupo de alumnos desmotivados que rechazan nuestro proceso.

La educación moderna, y el amplio espectro de transmisión del conocimiento pone a nuestro alcance un mundo de recursos, un mismo contenido puede ser abordado como texto, audio, video, infografía, animación, interacción por la vía de smartphones, tablets, la robótica, legos, caracterización dentro de otros, etc.

Profesor, le propongo hacer el experimento, exponga a sus alumnos el próximo contenido dispuesto por la malla curricular al contenido que va a pasar en las próximas semanas  e intégrelos a los variados formatos arriba descritos, y le garantizo que la colaboratividad y múltiple acceso y aplicaciones llegará al intelecto de sus alumnos de otra forma,  la forma a la que ellos ya están expuestos, con sus tiempos y forma de comunicarse.  Esto no es más ni menos que retomar el camino que no hemos podido asumir, enseñar a los alumnos de hoy con la tecnología y formas de comunicación de hoy.

Mi preocupación en los pasados años ha sido entender y adaptarme a los nuevos modelos educativos, mi problemática no es tecnológica, ha sido “como pasar de un modelo narrativo como único medio de transferencial del conocimiento, a un guía tutor que prepara su clase con múltiples fuentes, con acceso a varias aplicaciones, con distintos medios tecnológicos y encarar la clase como un guía de alumnos que piensan, investigan y participan. Ellos tienen acceso ahora a inimaginables fuentes de información, solo tengo que guiarlos para crear un pensamiento crítico y vencer los vicios que adquirieron en más de una década navegando solos en Internet.

Los chicos tienen capacidades inimaginables,  muchos de ellos a años de salir de la secundaria ya adquirieron una orientación profesional, solos, a través del acceso que han tenido a la información utilizando múltiples formatos. Este hecho me lleva a catalogarlos como usuarios avanzados y no como nativos digitales, creo que este término no contiene una descripción cabal además de considerar que porque nació en la era digital saben todos los mismo de la tecnología, error conceptual, hay conductores de formula en Internet como también chicos que no saben crear una cuenta de e-mail.

Durante el proceso de enseñanza desde Jardín o kindergarter, pasando por la educación básica hasta la educación media, nuestros alumnos pasan por otro proceso con otro estatus, proceso que nuevamente no estamos liderando, la “Ciudadanía Digilal”. Como es de vuestro conocimiento, un niño en kínder ya maneja un Smartphone para juegos simples, fotos y videos de la familia, más tarde en la primaria, navegan en la nube sin un destino lectivo, (problema que se resuelve cambiando a modelos colaborativos), a partir de los 14 comienza una nueva etapa, las comunicaciones y las redes sociales, ahí parte su ciudadanía digital. Tenemos que ser responsable por más que muchos estén en red mucho antes, las redes sociales tienen como variante legal que debes tener 14 años como mínimo.

Que es la ciudadanía digital… se inicia cundo ya tienes un nombre digital, el que usaras en la redes sociales y en tus comunicaciones, esa “@” es la que les permite abrir, bajar seguir o ser usuario de cualquier medio de comunicación, aplicación o medio transaccional existente en la Web. Teniendo una @ eres ciudadano digital con deberes y derechos, muchos hasta ahora solo asumen los derechos y no los deberes.

En los próximos meses en mi país es época de seminarios y talleres de apoyo para docentes, sin duda este  hecho es lejos lo más solicitado para tratar con los cuerpos docentes, tenemos que entender las herramientas a disposición para armar a nuestros alumnos con herramientas para combatir los vicios de  la conectividad, desde la Ballena Azul, pasando por el Sexting, Grooming y el Bulliyng son lejos los problemas que más nos preocupa como sociedad, docentes y padres.

 

Para mi próxima nota, les prometo contarles de nuevos desarrollos que estoy trabajando para educación básica o primaria, la robótica, tipos de robots para niños desde infantes, pasando por “Coding” o programación,  programas que hoy se integran a mediados de la educación básica. Tenemos que re-inventarnos para suplir nuestra ausencia en la Web, ausencia que permitió la proliferación de vicios en nuestros alumnos.

Abrazos.

Marcela Momberg

Carta abierta a los candidatos a la Presidencia

CARTA ABIERTA                                                                                                             Santiago 2 de Mayo de 2017

Estimado candidato al sillón Presidencial de Chile

Le escribo desde el aula, ¿la recuerda? Años de soñar, crear, compartir con amigos y profesores que lo acompañaron desde sus primeras letras hasta ese día que partió por otros intereses.

Le escribo porque gane o no la Presidencia de la República, Ud. ocupa un lugar privilegiado en el debate público y por ende será escuchado por muchos y como profesora me interesa su pensamiento o propuesta con respecta a la educación.

Le quiero contar que la sala de clases cambió radicalmente, ya no es la que Ud alguna vez habitó, el siglo XXI desdibujó los límites y los amplió con tecnología, conectividad y las nuevas vías y formas de comunicación.

Los niños y jóvenes ya no son los mismos, desean participar y validar las decisiones que los afectan, existen en la web y viven en redes no necesariamente tecnológicas.

Trabajan, colaboran y comparten como la mejor de las colmenas, de ahí que el modelo educativo caduco, estandarizado, impuesto, les incomoda y no sólo lo rechazan, sino que también lo combaten intelectualmente.

Nuestros jóvenes exigen cambios radicales que miles de profesores ya iniciaron, creando, innovando completamente solos, a un costo personal enorme. Uds. creerían que algunos de ellos han sido despedidos por ser innovadores…

No crea cuando burócratas de turno  le diga que todo está  perfecto, que los bajos resultados Simce Castellano son bajos por qué los jóvenes viven conectados a Internet, gratuita forma de desviar el problema, ellos leen y mucho, tampoco Internet es un juego disruptivo, lo que sucede es que el método educacional en uso quedó en la historia de nuestros abuelos y de ninguna forma  obedece a las necesidades de esta generación, generación que privilegia la colaboratividad, la comunicación, la participación lateral, motivación y uso de metodologías que incentive el fortalecimiento de capacidades cognitivas, desarrollo de habilidades, que luego se traduzcan en decisiones estratégicas.

Ud. está postulando a un cargo que por esencia debe liderar a Chile en el tiempo, administrar  nuestros recursos para ser mejores, vivir en comunidad y prepararnos para el futuro. Pensar y proponer  oportunidades de crecimiento, pensar y proponer como manejaremos las adversidades que nos espera por motivos climáticos o evoluciones naturales, pero si seguimos con los actuales modelos educativos arcaicos, será muy difícil que lo anterior se pueda lograr.

Estimado, no somos Finlandia, si lo fuéramos ninguna decisión Educativa hubiese sido tomada sin la participación de docentes aula.

  • No viaje miles de kilómetros buscando lo que puede encontrar en nuestro propio país.
  • Si llega a la Moneda no parta de 0, ni elimine lo que gobiernos anteriores aportaron.
  • No es un problema tecnológico, ni de patines, es un problema de Modelo Educacional, usamos el mismo modelo de retórica que usaron sus respectivos bis-abuelos.

.

Si cada 4 años volvemos a comenzar ¿cuando crearemos el cambio educativo que nuestros niños merecen?

En la era de la web, crear comunidad está a un solo clic, inténtelo puede pasar a la Historia.

¿Qué le parece qué las mallas curriculares de las Universidades se adecuen al alumno del siglo XXI?

¿Qué le parece potenciar la colaboratividad en el modelo educativo con el objeto de integrar las nuevas formas de comunicación del alumno de hoy, utilización de tecnología, la investigación como herramienta, bases de datos, de tal manera que se desarrollen ciudadanos creativos,  respetuosos, con deberes y derechos que les permitan convivir en armonía y ocupados del desarrollo propio y de nuestra comunidad? Una sociedad más fraterna

Necesitamos profesores empoderados, mallas curriculares visionarias y métodos de evaluación inteligentes, la estandarización del Simse y/o PSU al-menos tiene gusanos, en este siglo es retrógrado pensar que una prueba estandarizada puede medir la diversidad existente en el aula.

Lamento que los profesores no tengamos ni el medio de comunicación ni la experiencia de Pedro Carcuro como comunicador social para invitarlos a un sillón frente a La Moneda, pero esta carta abierta es una invitación a Ud. que es candidato a la Presidencia para que se dirija a los profesores y que nos explique con peras y manzanas, con sus mejores habilidades cognitivas, su pensamiento y promesas de campaña que nos atañe en lo particular.

Les agradezco de antemano

Marcela Momberg

Profesora Aula

 

La Obsolescencia del Sistema Educacional.

artificial-intelligence-artwork-pasieka

Una de las realidades por todos reconocida en el siglo XXI es el cambio radical que los niños han tenido bajo la Era de la Internet.

Híper-conectados, críticos, cuestionadores, informados en tiempo real, acostumbrados al trabajo equipo, colaborativos, empoderados, creadores de espacios de crecimiento personal y social.

Invalidan el sistema educativo tradicional, al que consideran anacrónico, desmotivador e incapaz de satisfacer sus necesidades.

Obligados por el sistema, participan y lo hacen de la manera más práctica posible, si las actividades, evaluaciones exigidas están en la web se comparten inmediatamente en la comunidad de alumnos, se trasforman y se presentan. La máxima pareciera ser “si existe en la Web para que pierdo mi tiempo”. La actitud generalizada pasó a ser “Acato pero no comparto”.

Son la “Generación Desafío” para el sistema educativo que ha preferido la “zona de confort”, llegar a resultados sin mucho esfuerzo, sin tener que perfeccionarse ni adecuarse a los nuevos tiempos.

EDUCAMOS A NIÑOS DEL SIGLO XXI CON HERRAMIENTAS  DEL SIGLO XIX

Felizmente, esta realidad  camina rápidamente a la total obsolescencia, esta obsolescencia se ha dejado caer sin aviso en el sistema educativo, autoridades, instituciones y profesorado. Muchos  están dando palos de ciego, otras instituciones educativas han salido a buscar soluciones, capacitación y modelos que se adapten a la realidad.

Las autoridades políticas siguen sin tener un entendimiento que la educación requiere  un cambio radical de forma y fondo de la pedagogía y del sistema educativo. Ese espacio o confusión de La autoridad educativa ha dado paso a que distintos actores del sistema educacional tomen su propio camino aumentando así la confusión fundamental.

Mientras la sociedad en su conjunto lucha por acortar la brecha de igualdad, se hace cada día más evidente la brecha del conocimiento,  mucho más que lo que se especula.

LA INDIGNANTE BRECHA DEL CONOCIMIENTO

La PSU  muestra cada año  la diferencia entre la educación privada versus educación pública, esta brecha va a ser mucho más evidente y radical cuando se compare un estudiante de la educación tradicional (sistema actual) con un alumno que estudia con sistemas de educación integrada, disruptiva, sin estancos, con total uso de tecnología y procesos de validación educacional colaborativa.

Las diferencias educacionales esta vez no se da como una brecha económica sino que por  la  diferencia abismal que se produce  entre las instituciones que enseñan de la forma ancestral, en forma de relato de materias memorizadas, formato de materias y modelo de evaluación  con la nueva estructura abierta de educación.

En el fondo, tenemos alumnos que en su colegio les relatan las materias para que la memoricen y  alumnos que estudian con sistemas educacionales similares a los que se usa en un post grado de universidades del primer mundo, en talleres y como estudio de casos.

La triste realidad es que ya tenemos niños en la educación básica estudiando en este sistema y otros que están muy lejos de llegar a ese estándar.

Chile tiene  establecimientos educacionales  que hoy enfrentan el proceso de cambio,  que están aprovechando la Generación  de la Abundancia, de información, comunicación, recursos tecnológicos, entretención,  colegios que han tenido la visión y que hoy ofrecen este cambio a la comunidad.

En la otra cara de la moneda hay realidades distintas, los que no saben por donde empezar, que hacer, ni cuenta con asesoría metodológica ni el esquema pedagógico que puede cambiar radicalmente su realidad.

El panorama es gris, la brecha del conocimiento  es la brecha de la intelectualidad y el conocimiento  más aberrante y limitante de todas las brechas del ser humano.

Por el saber pasa todo, si un alumno egresa de la secundaria familiarizado de procesos educativos avanzados, su “rompimiento del hielo” en la educación superior será mucho más expedito que alumnos egresados de la educación tradicional.

Otra brecha que se abre es la laboral, la pregunta donde estudió y bajo que sistema, pasará a ser un filtro invalidante para aquellos que en su currículo no incorpore capacidades propias del siglo XXI.

¿Cómo educar,  como validar, que hacer en este nuevo escenario?

Reconociendo que necesitamos un cambio radical tan postergado, no es posible seguir educando a los niños como se hacía en la época de nuestros abuelos. Es incompatible la educación del siglo XIX con el ser humano del siglo XXI.

Es vital que la autoridad educativa asuma su rol del cambio y ofrezca alternativas al sistema público tan abandonado. Esto es una ardua tarea que requiere de políticas de estado, recursos humanos y materiales de gran envergadura.  Esto es mucho más que programar un Censo.

Gracias a Dios que existe un ente llamado Enlaces,  su esfuerzo y entrega es evidente, un esfuerzo de seres humanos comprometidos con la educación que ya con lo que hacen es titánico, más parece apostolado, pero es absolutamente insuficiente para la Mega Reforma Educacional que espera el país.

La gran tarea de proyectar y planificar este mega cambio es de compromiso  estructural de estado.

La política está en deuda, solo hay acciones comunicacionales  tibias, sin lineamiento ni objetivos claros, La reforma educacional en lo que se refiere a calidad no está en la prioridad de nuestras autoridades. En el fondo NO HAY PROCESO NI RUMBO.

Se está dando  palos de ciego por parte de gente que quiere avanzar pero adolece de una política clara y empoderada que logre aunar esfuerzos y apoyo como para trabajar en una plataforma a nivel educación pública, y trabajar en las capacidades y rol que requiere un profesor y los padres en este proceso.

Hoy se promueve el uso de Tic´s,  “conectarse para aprender”, se regalan computadores,  cuando el colegio no tiene claro la plataforma, el modelo que usará, ni sabe como partir.

¿Es necesario que un profesor sepa de Tics?  ¿Es esto parte de las incongruencias y desconocimiento de nuestra realidad?  Sin duda, pero invierta en el concepto y como ponerlo en práctica, las Tic´s pasaran a ser un chiste después de todo este desarrollo.

Asumir la necesidad de cambio del sistema educacional como política pública es LO MÁS IMPORTANTE,  nos llevará a buscar nuevas estrategias,  para ello es vital trabajar en comunidad con otros docentes aula, comunidades online, aunar prácticas exitosas como también identificar errores y fracasos.

En el siglo XXI, ya no existe espacio para los “Llaneros Solitarios”, especialistas políticos con cero experiencias en el aula que nos imponen sistemas que no funcionan y que han llevado a un sistema educacional cada vez más decadente.

Colaboratividad, fin de la insana competencia educativa

20140427-084255.jpg

 

Vivimos en un ambiente competitivo, centrado en quien vence, se destaca por sobre los demás, logra los mejores resultados, el mayor sueldo, la fama o el poder.

No es de extrañarse que esta realidad se desplace a la sala de clases y al sistema educativo, el alumno con mejores notas, vencedor de mayor cantidad de campeonatos, la mejor PSU, el Simce más alto, se el destacado permanentemente.

Pareciera ser que toda la comunidad educativa estuviese siendo medida minuto a minuto, de manera enajenada la tecnocracia burrocratica intenta hacernos convencer que más es símbolo de calidad. Más puntajes, más resultados, más triunfos.

Sin embargo la Era de la Internet mudo la piel de los niños, generando una nueva manera de comunicarse y colaborar de manera comunitaria. La “Colaboratividad”, que permite crear nuevos escenarios, donde fluye relaciones horizontales y metas comunes.

Donde no hay espacios para los “Llaneros Solitarios” y se entiende que formamos un todo único y orgánico, que se retroalimenta y crece unido.

Probablemente el escenario adverso fue uno de los grandes factores de movilidad y cambio.

Acceso a Internet prohibida en la mayoría de las Escuelas, celulares confiscados por el sistema educativo, les dio a los niños y jóvenes un potente desafío para seguir comunicándose y creando a pesar del boicot adulto.

No es de extrañar que tomen poca atención en clases y a la par circulen excelentes videos que explican el contenido que algún profesor deseo compartir en su horario escolar. O de la misma manera antes de una evaluación, resúmenes, pantallazos de pruebas similares inunden los wazap de generaciones de alumnos.

El trabajo en equipo se favoreció en el espacio adverso y fortaleció la agudeza para generar respuestas a las necesidades comunitarias.

Esta colaboratividad se suma a la búsqueda de participación en la toma de decisiones, ya no bastan los por qué debo hacer esto o por qué debo estudiar lo que no me interesa, existen los por qué no podemos leer estas lecturas en vez de las propuestas, por qué no puedo crear los videos en vez de bajarlos de Youtube.

La colaboratividad excluye la competencia pues es en esencia colaboración simultánea y en búsqueda de un todo superior a la suma de las partes, inválida las decisiones impuestas por la autoridad sin la participación de la comunidad y genera nuevos escenarios paralelos al oficial donde se crean experiencias de gran riqueza y diversidad.

Esta colaboratividad naciente en el aula, más temprano que tarde, desdibujara el competitivo sistema educativo, restándole valor a las pruebas estandarizadas, a un modelo anacrónico que se quedó en el siglo XIX, buscando operarios para las nacientes fábricas.

Los niños y jóvenes crean diariamente un mundo nuevo que bulle en cambio, movilidad y validación comunitaria, soóo resta que los profesores aula se animen a participar en un nuevo espacio donde serán aprendices y maestros, eternos estudiantes con los mejores aliados que podrían soñar, sus alumnos.

Colaboratividad, el inicio de una nueva Era Educativa

Mi mayor alegría, la felicidad de mis alumnos

 

creatividad

Hace unas semanas atrás, al finalizar un taller junto a geniales profesores aula, uno de ellos me pregunto ¿cuál es el fin de reinventarse cada día y tratar de ser mejores docentes?

La respuesta brotó natural, la felicidad de nuestros alumnos.

¿Qué mejor meta de alma, que ser feliz? Agradecido con lo que la vida brinda, preocupado de los demás y ocupado en aportar, de sumar a la comunidad.

Normalmente creemos que el mejor profesor es aquel que sabe más conocimientos, casi una biblioteca ambulante o el más rígido y de gran disciplina, de tal manera que en su clase no vuela una mosca, el que logra el mayor porcentaje de alumnos ingrese a la Universidad o el más competitivo, ganador en todas sus metas y destacado por todos.

Sin embargo si hiciéramos una breve encuesta en el mundo adulto y les preguntáramos ¿qué profesor marcó tú vida positivamente?

La sonrisa y las lágrimas de emoción nos conectarían con otras cualidades docentes, la capacidad de escuchar, la paciencia, la tolerancia, la fuerza para crear y dar mil y una oportunidades, la gentileza de alma, la empatía para siempre comprender incluso a aquellos que ya el sistema educativo no acepta y busca excluir.

Nos acordamos del abrazo, de la mano que nos ayudó a levantarnos cuando caímos, de la risa contagiosa que nos hacia creer en los imposibles.

La felicidad como fin último de la Educación pareciera una meta etérea, difícil de lograr en un mundo competitivo y agresivo.

Pero es existencial en un mundo hiperconectado, donde el desarrollo de las “Habilidades para la vida” son fundamentales para poder vivir y convivir en comunidad.

¿Por qué no crear espacios educativos donde bulla la alegría y la participación? ¿Por qué no dejar de lado la competencia e ingresar al terreno mágico de la colaboratividad?

Es tan simple como generar espacios, pequeños, en un comienzo pero de profundo impacto en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Personalmente, ocupo el espacio digital para crear una conexión emocional permanente, que me permita reconocer lo que hace únicos e irrepetibles a mis alumnos. Identificar lo que le ilusiona y motiva día a día, luego apoyarlos en potenciar sus habilidades personales y conectarlo con otras personas que lideren o estén en el mismos espacio que ellos desean participar.

Imposible no recordar la emoción de un querido alumno de Cuarto Medio, al escuchar la charla de Carlos Zarate y sumarse a la necesidad de crear paz en nuestro entorno inmediato. Verlo actualmente liderar campañas solidarias es no sólo motivo de orgullo es la fuerza para seguir trabajando.

De potenciar lo que los hace únicos, pasar a validar su voz y darles el espacio para ser co creadores de su aprendizaje, siendo maestros y aprendices a la vez, escuchando las necesidades de la comunidad y aportando con soluciones practicas.

Generando sinergia positiva, que siempre suma, ver el lado positivo de las cosas, reír y sonreír disfrutando de la simpleza de la vida.

Pareciera quimera vivir en un mundo feliz, más cuando nuestro sistema educativo esta estresado de eternas y aburridas mallas curriculates, “burrocracia” y eternos papeles, pruebas estandarizadas que hacen perder momentáneamente la alegría del viaje de aprender, léase Simce o PSU.

Pero y a pesar de lo anterior se puede crear islas de felicidad y bondad, de alegría y compañerismo, de ilusiones y sueños colectivos.

Ahí radica lo que nos hace maestros, la capacidad de dotar de alas a nuestros niños y jóvenes, para que vuelen tan altos como sus sueños.

Seres íntegros, colaborativos, generosos y solidarios, felices y en continuo crecimiento, respetuosos del otro, especialmente de aquel que piensa distinto, noble en el triunfo y en el fracso, capaz de levantarse una y otra vez, sabiendo que lo importante es dejar huella.

Simplemente, ser feliz

 

 

Comunidades de Aprendizaje Docente permanente

 

estudiantes-felices

La Era Digital ofrece una infinidad de oportunidades para el docente aula, una de ellas es la retroalimentación continua con otros docentes.

Vital en una Era de cambio vertiginoso y que obliga al profesor a salir de su zona de confort.

¿Qué mejor que navegar en  nuevas aguas, que  con el resto de los colegas de vocación?

Compartiendo no sólo experiencias, innovaciones, proyectos, creando propuestas en conjunto y aportando al debate diario.

Pero para lograrlo es necesario vivir en el espacio digital, perder el miedo a existir en un mundo lleno de posibilidades pero también desafíos.

Para iniciar este proceso de vida docente comunitaria digital, es necesario

  • Elegir una red social que acomode y que signifique un aporte real a la vida profesional.
  • Identificarse con una imagen actualizada, nombre y apellido
  • Definir en el avatar, lo que encuentras significativo en la vida profesional y lo que motiva a existir en la web
  • Identificar y unirse a las “etiquetas” relacionadas a Educación, pedagogía, innovación, participando activamente. Normalmente se anuncian anticipadamente y se convoca a la participación con tópicos de interés general.
  • Seguir aquellas cuentas que suman a tu TL, profesores, profesionales ligados a la Educación.

En mi caso personal opté por una suma de redes sociales, donde participó activamente de debates, seminarios, compartiendo experiencias, éxitos y fracasos. El que uno a mi cuenta en WordPress y la linkeo a otras comunidades educativas.

Con la firme convicción que en el siglo XXI el único camino es crecer colaborativamente, el tiempo de los “Llaneros solitarios” finalizó y los cambios nacen y nacerán desde las comunidades empoderadas.

Los profesores no podemos quedar fuera del siglo de las oportunidades, nuestros alumnos nos esperan hace décadas.

Profesores en Redes. Creando Comunidad Docente

 

20131222-090815.jpg

Existe una realidad indiscutible, estamos invadidos de Redes Sociales. Sólo en Chile existen 24 millones de celulares, más que la población existente, de 17 millones de chilenos.

Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, Snapchat, Wazap por nombrar solo algunas son fuente de información, diversión, comunicación, emprendimiento y formación.

¿Por qué no crear en ellas comunidades de aprendizaje docente permanente?

Son gratuitas, de fácil uso y capaces de compartir tutoriales, videos, documentos, generando espacio de debate, discusión y creación de contenido inédito.

Desde generar debates online, compartir recursos hasta experiencias educativas. Las posibilidades son múltiples y tan diversas como las personas que esten tras las redes.

Como profesores podemos  desde

  • Elevar la voz profesor aula, aportando, proponiendo, criticando y validándo nuestra experticia.
  • Compartir la experiencia aula, permitiendo a otros colegas conocer propuestas innovadoras y creativas ya aplicadas en el aula.
  • Proponer a la comunidad educativa una idea o proyecto y a partir del trabajo colaborativo crear una propuesta comunitaria.
  • Resolver dudas en comunidad, el mejor perfeccionamiento docente nace de profesor a
  • Fortalecer la Comunidad Docente, apoyando a los pedagogos que recién ingresan al sistema, realizando un verdadero coaching que los oriente en sus primeros pasos.
  • Conectarse con docentes nivel mundial que enriquezcan nuestra labor pedagógica.
  • Actualizarse continuamente, ser un aprendiz eterno.
  • Participar de los debates nacionales e internacionales, participando, colaborando, aportando.

¿Cómo partir? Muy fácil eligiendo una red que te acomode, eligiendo una imagen actual para el avatar, con el nombre y apellido y estableciendo que eres docente aula y tus objetivos son ligados al aprendizaje colaborativo.

Inicia tu “vida en redes”, participando de debates online, simplemente busca por las etiquetas, las palabras que te pueden orientar, Tales como #Educacion #AprendizajeColaborativo #Creatividad #Inclusion #Tics

Al participar, lentamente irás conectándote con otros docentes que al igual que tu navegan en las redes en búsqueda de experiencia, nuevos recursos, desafíos, crecer profesionalmente.

También puedes participar de Comunidades Educativas ya existentes,

http://didactalia.net/comunidad/materialeducativo

http://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea

http://ined21.com/

http://www.edutopia.org/

Existen miles de ejemplos, sólo basta asumir el Desafío Digital que se nos presenta en el siglo XXI.

Nunca en toda la Historia, los profesores aula, tuvimos a nuestro alcance las posibilidades de ser maestros y aprendices a la vez.

¡Profe, sal de tu zona de confort!

¿Profe, que esperas para enREDarte?