Huérfano Digital. Capítulo I Contnuación Siempre en fuga

– Wikibelievers:

 

Para los “Hijos de la Tecnología”, la nube alberga la verdad revelada, así como también es la fuente de información inmediata. En un comienzo, la información para ellos carece de contrastes y de interpretaciones, habilidades que irán adquiriendo con el paso de los años, toda vez que se les eduque a como discriminar la fuente de  información.

 

El acceso a información ilimitada les lleva a cuestionar continuamente el mundo adulto, de tal manera que serán permanentes inquisidores de los conocimientos que se les impartan.

 

No reconocer un error, sumar autorías de recursos que fueron creados por otras personas les llevará a dejar de reconocer en la autoridad tradicional, alguna validez, si es que no existe en el mundo virtual.

 

Lo primero que hacen es contrastar fuentes, observar un mismo hecho con diversidad de visiones, experiencia tan enriquecedora como sólo puede entregar un espacio digital donde confluyen millones de miradas.

 

El celular es su aliado tecnológico natural y a través de él puede informar en tiempo real lo que acontece en su entorno de interés.

 

Nunca se quedará con la opinión de los demás o un único relato de un acontecimiento, por naturaleza, buscara otras versiones y se quedará con la opinión que considere más sólida y creíble.

 

Ellos son un tremendo desafío para el sistema educativo y para la sociedad, pues no reconocen el respeto a la autoridad basado en la edad, el poder o el cargo que sostente. Para ellos, la autoridad se gana en el espacio natural en el que ellos viven, el digital.

 

La presencia  parental en el mundo digital es existencial toda vez que la formación ya no solo se genera en el mundo de las relaciones humanas, sino que a su vez en este mundo virtual, donde se generan relaciones de afecto, respeto, compañerismo con personas que muchas veces,  desconocen.

 

Uno de los mayores problemas para los padres es la entrada temprana al mundo digital y  al torrente de información a la que acceden, mucha de ella, no aporta en  absoluto a su crecimiento personal.

 

Este exceso y acceso libre a información cuestionable para los niños, es un desafío parental mayor, toda vez que la mayoría se mueve entre la permisividad absoluta o la negación total.

 

La permisividad, lleva a regalar Smartphones con acceso libre a Internet a menores, dejándolos muchas veces con el “iPad nana”,  que entretiene y fascina a los niños. 0 negándoles todo acceso al mundo digital, lo que llevara a los adolescentes a encontrar vías para mantenerse conectados, borrando “cokies” de los lugares que visita, “hackeando” el wifi del vecino, creando cuentas falsas y otros “gadgets” no detectables por el control parental.

 

El camino que proponemos es distinto, así como formamos en la vida real, formemos en el mundo digital.

 

Si su hijo tiene una herramienta tecnológica que lo conecta virtualmente con millones de seres humanos en la web, debes acompañarlo, protegerlo y orientarlo, Más que control parental, conviértete en padre 2.0.

Siempre en fuga:

 

Una de las mayores necesidades del mundo digital juvenil es el respeto a su privacidad, su metro cuadrado y espacio para crear en libertad. Se sienten invadidos si el mundo paterno o docente ingresa a sus redes para “psicopatearlo”. De ahí que estén en continúa  migración, si se ven invadidos o limitados buscarán otra red de comunicación generando códigos sólo comprendidos por un grupo específico. Nace así una gran paradoja, por un lado desean ser leídos, citados, compartidos y respetados, sin embargo, no logran aceptar de buena manera el control parental o docente.

Los años en absoluta Orfandad Digital no sólo les dan una ventaja tecnológica sobre las anteriores generaciones sino también afianzan uno de los vicios más arraigados, creer que no necesitan apoyo adulto, deslegitiman la autoridad impuesta y socavan la misma que por generación fue aceptada sin criticar ni cuestionar.

Valoran su libertad y la preservan a toda costa a través de cuentas paralelas, “nicknames” falsos, borrando las “coockies” en los computadores  para que  los sitios visitados no sean conocidos por sus “fiscalizadores”

La necesidad de ser independientes, de generar sus propias estrategias tiene un espacio fértil en el mundo digital. Las oportunidades son infinitas para crear mundos paralelos que suelen ser más divertidos y motivadores que el monótono y repetido del mundo real.

Una de las grandes necesidades del mundo adulto es crear estrategias  para acompañarlos desde los primeros años, sin traicionar su confianza, generando espacios de mutua validación y reconocimiento.

Mientras más temprano se les acompañe, más fácil y placentera será la experiencia compartida en el mundo digital.

Anuncios

Huérfano Digital. Capítulo I Continuación

 

En la web todos son amigos:

 

Un tercio de los niños y jóvenes aceptan a extraños en sus redes, sin chequear sin son las personas que dicen ser en sus avatares o descripciones personales.

 

“Todos son amigos en la web”, pasa de ser un slogan listo para hacerse realidad. Y no sólo amigos nacen en el espacio digital,  noviazgo como también matrimonios. Es cada vez más frecuente “nos conocimos por Internet”

 

El espacio digital para los niños y jóvenes es su espacio de convivencia natural.

 

La conversación digital se “humaniza” con “emoticones”, que le agrega la sensibilidad que el usuario quiere aportar. Hay otros significados que son aún más drásticos y significativos en el mundo “3D”, ser borrado o bloqueado de Facebook, Twitter, WhatsApp o cualquier otra red social, tiene un significado aún más drástico que terminar una relación en el mundo real, reacción digna de ser analizada.

 

Para los niños de la era digital, el mundo de las redes es su mundo natural, donde investigan, juegan, crean, comparten, apoyan, generando una relación emocional que es profundamente viva para quienes participan.

 

Si el sentido de pertenencia en las décadas anteriores eran dados por parientes, amigos o estrato social al que pertenecían, en la actualidad, el espacio digital la da un cambio radical a la socialización  que tiene un niño al integrar la red.

Nuestra juventud se mueve con naturalidad y fluidez en este espacio, compartiendo transversalmente con distintos intereses y realidades como también comparte con  alter egos creados por otros. Lo problemático aparece cuando se encuentra con adultos o personajes que puedan dañar su autoestima o personalidad en formación.

Exponen su vida y entregan información continuamente. Es muy fácil caer con personajes creados para atraer su atención o entablar amistad, con fines absolutamente alejados a los que desearíamos.  Algunos, los más avezados, han creado sistemas que les alertan de posibles cuentas “fail” que reconocen son falsas y no corresponden a quienes dicen  ser.

Sin embargo, su necesidad de ser reconocidos como nombrados es tan importante que corren el riesgo y asumen; creen ellos, las consecuencias.

Cuando son muy pequeños es muy difícil que manejen códigos de defensa personal y pueden ser fácilmente detectables por  “depredadores”, por un acosador o una personal  que los dañe.

En este contexto, es absolutamente necesario que los padres ingresen con ellos a las redes sociales o al espacio virtual. Nunca usando los “IPads Nanas” o “celulares nanas”, donde la herramienta tecnológica pasa a convertirse en un instrumento de tranquilidad y relajo para los mayores, dejando a los hijos “conectados” para tener minutos de tranquilidad

Las horas que pasa un menor conectado  sin supervisión obviamente le brinda al adulto minutos sin ruido, gritos, brincos ni exigencias, pero estas horas son  eternas para los que tenemos que educar. Mientras los “grandes” descansan,  el menor de la casa verá pasar frente a sus ojos millones de imágenes, videos, comentarios, conversaciones, a los que en su vida real o 3D no estaría expuesto.

Esto lo llevará a dominar tecnologías que el mundo adulto no logra conocer y a generar estrategias para migrar continuamente a otros donde la mano adulta no llega.

Temerario, prepotente tecnológico, conocedor de recursos digitales, domina a la perfección un mundo que continuamente lo lleva  a alejarse de la vida real, donde los patrones de conducta, la vigilancia parental no  lo acompañará.

Tener a los Padres en redes sociales es una necesidad imperiosa en el reino virtual, compartiendo lugares y sitios comunes con sus hijos, comunicando, entendiendo sus códigos, estableciendo estrategias comunes con profesores, para llegar hasta donde se unen los mundos virtuales y reales. De tal manera, que los padres creen instancias de mutua validación en un espacio donde los niños están solos.

La sobre exposición, el considerar que los extraños son parte de su comunidad de amigos, el establecer relaciones emocionales con personas que no conocen en el mundo real son nuevos códigos de comunicación a los que no estamos acostumbrados.

Reconocer la manera en que se comunican y relacionan es vital para protegerlos de experiencias que no les aportan y que les pueden producir daño.

Mientras más temprano ingresemos al mundo virtual, mientras más tiempo establezcamos junto a los niños y jóvenes una comunicación digital, más rápidamente podremos facilitar que aprovechen las múltiples oportunidades que brinda una era prolifera en cambios, creatividad e innovación.

Normalmente se estigmatiza el mundo virtual, concibiéndolo como una fuente de inagotables problemas y situaciones nefastas, para los niños y jóvenes, sin embargo, gran parte de la realidad está creada por la ausencia del mundo protector adulto que en la vida real está.

 

– Copy/paste: expertos en maximizar el tiempo

Buscar, investigar, encontrar, pegar y compartir. Parecieran ser la máxima de los “Nativos Digitales”. En la era digital, todo, absolutamente todo, es compartible, viralizable y perfectible. Copiar y pegar es más que comodidad, es simplemente, sentido práctico, ya está hecho, para que crearlo.

Es tal la cantidad de recursos, imágenes, textos, investigaciones, reportes, tutoriales que hay en la web, que al solo “googlear” una palabra aparecen miles de posibilidades.

El sistema educativo, que en su mayoría, aún no asume el Desafío Digital, tampoco aporta, toda vez que docentes crean actividades, investigaciones, evaluaciones que ya existen y que no desafían el intelecto de los niños o jóvenes.

Acostumbrados a crear, generar su propia opinión, siempre buscarán desestructurar lo hallado, no en un afán destructor sino que perfectible y que lleve su autoría. Trabajan de manera gregaria, la comunidad es su familia virtual, soporte, compañía, socio, centro de diversión, el espacio con él que cuenta  y en el que tiene un alto sentido de pertenencia.

Copiar y pegar, es una práctica que refleja por un lado el sentido de prepotencia que lo caracteriza, sabe que conoce más de tecnología que sus padres,  profesores y cree que es difícil de detectar. El no ser detectado le da un status entre los pares, que satisface su necesidad de reconocimiento, lo que generara en él una búsqueda incansable de nuevas posibilidades de posicionamiento digital.

No es poco común entonces que esta necesidad de ser reconocido más la pertenencia a una comunidad de pares, lo lleve a estar continuamente compartiendo pruebas, incluso al momento de rendirlas.

Este espacio de formación pasa a ser el mundo digital, en absoluta orfandad lo que se traduce en un tremendo riesgo.

El hecho que niños cada vez más jóvenes ingresen a las redes sociales sin la supervisión paternal es un riesgo. Debemos integrarnos en su terreno de juego, si nos mantenemos  sin compartir, damos a pie a que  nazcan cuentas paralelas, cuentas falsas creadas por ellos o cualquiera de sus amigos que están en el mismo abandono digital.

Es inevitable el ingreso a este mundo que tanto seduce a los niños y jóvenes, por la inmediatez, en un simple clic pueden acceder a toda la información que deseen, a un simple “googleo” pueden divertirse por horas, crear compartir, generar opinión, debatir, discutir.

Navegan con suma facilidad y pueden estar conectados por horas, evadir el control parental para ellos es muy fácil, la independencia que les da el “smartphone” es exponencial a su deseo de encontrar respuestas a sus inquietudes para luego compartirla  con sus pares.

Copiar y pegar es la punta del iceberg, reacción lógica a un mundo que dominan y creen suyo.

Comprendiendo al Huérfano Digital Capítulo I

 

Capitulo 1:  Los Huérfanos Digitales

Desde que nacen, sus padres los exponen en las redes sociales, ecografías pululan desde los primeros días publicando desde el momento de su nacimiento hasta posterior crecimiento en tiempo real, trasmitido online a familia, amigos y desconocidos.

Desde sus primeros días, la vida real y  virtual pasan a ser una sola, de ahí que adquieran vicios y virtudes que los acompañaran toda la vida y que  aprenden a temprana edad. En medio de una absoluta Orfandad Digital, pues ni padres ni profesores logran conocer las herramientas digitales que ellos manejan a la perfección.

Lo preocupante es la falta de una política compartida por el mundo adulto para acompañarlos en su crecimiento digital, de tal manera que logren fortalecer sus habilidades y competencias naturales y a la par puedan crecer y desarrollar una Inteligencia Emocional, que les permita mantener en el mundo digital códigos de comunicación, respeto y validación mutua, sin separar el mundo real del virtual.

El manejo tecnológico les da una soberbia que los hace creer que no necesitan la tutoría del mundo adulto, lo que los lleva de manera, muchas veces, arrojada, a generar espacios donde no suman experiencias positivas ni tampoco logran aprovechar las oportunidades que les brinda el mundo del siglo XXI.

En la medida que pasan los años, este manejo tecnológico los aleja de aprendizajes absolutamente necesarios, tomándose licencias que en el mundo real nunca harían o al ser detectadas, serían corregidas.

La soledad absoluta en la que se encuentran les permite vivir experiencias para las que no se encuentran preparados o que les impactarán irremediablemente en la formación o deformación de su personalidad.

Estas vidas paralelas, la real y la virtual, también son compartidas por el mundo adulto. Pues las habilidades emocionales y las competencias necesarias para interactuar en la vida digital nunca fueron transmitidas, a las generaciones anteriores ni a las actuales.

De tal manera que el desafío es gigante, las familias y el sistema escolar debe acompañar en su aprendizaje a niños en espacios absolutamente distintos a los que los estamos  acostumbrados.

Sin duda, el área donde están más abandonados y no encuentran solución en el mundo tecnológico es en la incapacidad de poder  validar la fuente de la información. Para ellos toda información puede sonar bien, aunque sea aberrantemente inexacta. Este es una de las áreas que sin duda es parte de las capacidades que los adultos debemos guiar y asumir como propias. Con nuevos códigos comunicacionales que acorten la brecha digital. Acá es donde se junta el mejor de los incentivos docentes,  la lectura y la cultura.

Estamos a tiempo de acompañar a los “Hijos de la Tecnología” en un camino de oportunidades y desafíos.

Esto propone este libro, una posibilidad entre de miles para lograr que nuestros niños y jóvenes aprovechen una de las eras más fértiles y complejas de nuestra Historia.

 

– Noches que son días:

Si preguntáramos a  jóvenes y niños, cuantas veces en la semana, restaron horas al sueño para comunicarse con sus amigos, intercambiar imágenes y conocer que es lo que pasa en la nube. Más del 80% lo vivió, al menos, 2 días a la semana.

En el último tiempo las horas promedio que permanecen conectados, aumentaron al doble. Fue imposible substraerse a la vorágine de información que sus compañeros publican; las fiestas, noticias, copuchas, videos, juegos, hobbies,  todo se une en el mismo espacio y cómo no hacerlo si cada día la web suma nuevas aplicaciones que posibilita conectividad y diversión instantánea.

Acostumbrados a dormir con el celular bajo la almohada, atentos a su vibración a la luz, el dormitar es consecuencia lógica. No logran un sueño reparador, ni descansar lo suficiente. Por ende, la concentración al día siguiente es mínima, a pesar de sus esfuerzos, el sueño los vence y su celular sigue en el bolsillo, la camisa o el pantalón.

Sus resultados académicos se ven resentidos, van a la baja, porque no le encuentran sentido a lo que les enseñan.

El mundo digital lo seduce, por su capacidad de cambio, las novedades que le permiten informarse, investigar, compartir, crear, jugar entretenerse. Pueden pasar horas eternas  sin descansar ni siquiera pestañar.

El mundo tradicional los aburre, lo encuentran monótono, lento, con elementos que puede encontrar con suma facilidad y de manera autónoma a un simple “clic”. Cree que puede prescindir de los códigos de la comunicación tradicional o simplemente burlarla. Muchas veces no toman en cuenta lo que les enseña el profesor, llegan a casa e investigan en la web, de alguna forma cumplen con la malla académica pero esa no es la idea ni la forma.

En sus primeros  años no tienen la capacidad para reflexionar, actúan de manera  natural, siguiendo sus instintos y lo que les satisface o hace feliz. Idealizan el mundo digital, como fuente de diversión, crecimiento personal y terreno de oportunidades.

Lo han visto en hermanos mayores o se lo han contado, no es necesario seguir el camino largo y de esfuerzo, que sus padres experimentaron. La vía del sacrificio personal no es la que esperan, pues ven en su entorno inmediato, que se puede ser famoso, ganar dinero, posicionarse con sólo una dosis de suerte, creatividad u oportunismo.

De ahí que no estar conectado tienen un alto costo, por lo menos para su futuro inmediato. Esto lo lleva a estar en la mayor cantidad de redes sociales, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Whatsapp, y estar atento a las nuevas versiones, actualizaciones o cualquier herramienta digital que este de moda. Estar al día en el mundo de la web es fundamental de otra manera queda excluido de su comunidad.

El sentido de pertenencia para los niños es existencial, es un “leit motiv”, lo que le llevará a estar siempre hiper-conectado. De ahí la dificultad que significa para él, las eternas horas del colegio, donde la extensión de su brazo, su celular, permanece guardado o requisado.

Los recreos o idas al baño  son los momentos, para que de manera desesperada se conecten, saber que está pasando y opinar sobre ello. No hacerlo es quedar excluido y fuera de circulación, lo que lo deja sin temas de conversación ni dialogo con sus pares.

Si posee una fuerte personalidad, decidida, puede importarle poco, pero si es tímido y si valora su grupo de amigos, hará lo posible por estar a la altura. Detrás de una pantalla un tímido se confunde y renace ese “otro Yo”.  De ahí la importancia de apoyarlo, el espacio virtual le da la oportunidad para crear un alter ego, donde el anonimato le permite generar espacios para tener una personalidad distinta a la que  expresa diariamente en su vida real.

Esta doble personalidad, la mayoría de las veces tímido en el mundo real e intrépido, osado y agresivo en el mundo digital, es vista de manera perpleja por el mundo adulto, pues no reconocen o minimizan el potencial de un espacio que para ellos es desconocido.

El mundo digital impacta sobre la personalidad y las relaciones sociales que tienen los niños y jóvenes, abre espacios y cierra otros.

Dormir pocas horas es hoy el impacto que las viejas generaciones percibimos de este fenómeno, totalmente distinto a lo que las nuevas generaciones le dan a estar conectado. Darles espacio y  educarles en el correcto uso de su tiempo es el gran replanteamiento que debemos considerar con re-ingenierías adecuadas.

Dormir, desconectarse, establecer acuerdos consensuados no impuestos, tales como incentivar el “modo avión” para tiempos esenciales de su entorno familiar y educacional, es muy importante.

Valorar el espacio de relajo y renovar energías es fundamental para los niños y jóvenes; generar el espacio desde los primeros años es vital.

¿De que otra manera podrán responder a un mundo altamente exigente y cambiante?

 

– Si no estoy en el mundo digital, no existo:

 

Probablemente uno de los mayores miedos del mundo adulto, padres y profesores, es la facilidad con que los niños exponen sus vidas, actividades y hobbies, personales, familiares, de su grupo de amigos, conocidos, desconocidos, sin muchas veces internalizar los costos de compartir imágenes que puedan deteriorar su imagen y la de sus seres queridos, sin filtro alguno.

Basta sólo ver las fotografías que se publican, que se adjuntan y viralizan cada minuto en el mundo de las redes sociales o en la web.

¿Cómo se explica esta impulsividad  por publicar lo inimaginable?

Es una mezcla de la necesidad de ser reconocido y la absoluta falta de  códigos, estándares, filtros de qué y cómo comunicar  a la hora de compartir imágenes personales.  Desde que nacen están expuestos por sus padres, por ende, para ellos es natural compartir imágenes, como alguna vez sus padres y  abuelos lo hicieron con fotografías. La tremenda diferencia es que el alcance es distinto al que éstas tienen en el mundo análogo.

El celular es su arma de posicionamiento y reconocimiento social, de ahí que es absolutamente normal, que frente a un hecho, acto o situación, lo primero que hagan es inmortalizarlo (sacar imagen, video), publicarlo y compartirlo.

Si pueden, generan imágenes que se borran a los pocos segundos y las pueden transformar, que para ellos es  alcanzar  el cielo, basta ver el éxito de “Snap-Chats” o “memes” entre jóvenes y adultos. El placer de capturar imágenes divertidas, chistosas, bizarras, inéditas, es exponencial al número de personas que verán o compartirá  lo creado.

Lo complejo de esta sobre exposición diaria es que cada vez más, se hace sin el conocimiento de los involucrados, sin tener conciencia hacia donde se puede dirigir y por quien será vista o utilizada.

Encontrar  fotos o videos en sitios pornográficos, pareciera extremo pero no lo es, también páginas de citas, de bromas, con un costo emocional y personal incalculable. Tienen la falsa idea de que se puede borrar lo que nos perjudica, daña o expone, cuando un simple pantallazo puede hacer inmortal lo que creíamos finito.

Paralelo a ello, le hacen el trabajo muy sencillo a los amigos de lo ajeno, publicando el interior de la casa, dirección, incluso hasta el estado del hogar: “Estamos de vacaciones” “Nos fuimos al sur por un mes”, son verdaderos indicadores para los que se han encontrado en el “Cyber-crimen” un espacio para generar nuevos robos o estafas.

Sin querer ni comprender el alcance, los niños y jóvenes exponen a sus padres, amigos, profesores, colegios, hogares. No se internaliza los costos porque sus padres, hijos de un sistema distinto, no lo han asumido ni fueron “formados” para ello.

De ahí la titánica tarea de hacerlos comprender que no todo es publicable ni compartible. En parte, esto forma parte de la enorme tarea pedagógica de guiarlos y darles valores en la validación de la fuente de la información.

En la medida que a temprana edad sean Red-Educados, podrán proteger sus vidas personales, valorando su mundo privado y respetando el que hacen en su entorno.

 

Profesor, existe en redes

 

Que duda existe que nuestros alumnos viven en redes sociales y que publican hasta lo inimaginable en ellas.

Desde que nacen, sus mismos padres los ingresan a un espacio de grandes oportunidades pero también complejos escenarios donde se exponen permanentemente, sin que ni el sistema educativo ni el paternal asuman el rol que deberían ocupar, los miles de “Huérfanos Digitales” que pululan en la web siguen estando solos.

¿Qué hacer como docentes? Existir en redes, así de simple, pero como profesores aula. Lo que implica renunciar a las cuentas personales públicas, centrar nuestros esfuerzos en potenciar estas vías de comunicación como espacios de colaboración y crecimiento comunitario. Evidenciar lo que hace únicos a nuestros alumnos y a partir de ellos vincular sus intereses y motivaciones con los contenidos curriculares que debemos impartir.

Las redes sociales permiten personalizar el aprendizaje y dotarlo de una significancia para los niños que buscan en ello no sólo el ocio y la entretención también la posibilidad de emprender y crear su futuro inmediato.

Pero la gran pregunta, ¿cómo parto?

Primero asumiendo que si “existo en redes”, soy visible 24/7, desde lo que viralizo, Rt o simplemente favoriteo. Miles de ojos estarán escudriñando mi “identidad virtual”.

Nunca confundir las redes profesionales con las personales, son origen de conflicto y problemas asegurados.

Elegir una imagen que nos identifique y en el avatar expresar nuestra vocación, experticia y sueños o motivaciones pedagógicas.

Sumarse y liderar a través de etiquetas, debates donde se unan docentes del país y del mundo, partiendo de la base que se aprende del compañero aula con mayor eficiencia que de la mejor cátedra o el más inspirado coaching.

Crear en comunidad educativa ejercicios que nos permitan invadir las redes de experiencias que les permitan a nuestros alumnos desarrollar habilidades y competencias digitales, tan básicas como saber validar “noticias” o fuentes hasta crear recursos y compartirlos.

Potenciar lo que hace únicos a nuestros alumnos, emprender junto a ellos y unir sus proyectos personales a quienes lideran o ya han iniciado el emprendimiento digital.

Proteger, acompañar, conocer los entornos digitales en los que  se mueven de tal manera  de anticiparnos a las “malas experiencias” que puedan vivir (una de las mayores falencias de las políticas anti bullying  que se generan es omitir el espacio natural en el que viven los Hijos de la Tecnología, la Internet)

Apoyarlos con el ejemplo en la creación de su identidad digital posibilitando que se conviertan en ciudadanos digitales del mundo.

Unir el mundo virtual al análogo, estableciendo códigos de convivencia desde el respeto, el dialogo y la empatía. Las habilidades sociales tan necesarias y ausentes hoy en día.

Pareciera una tarea titánica, sin embargo es perfectamente posible. Llevo más de 7 años enredada y puedo expresar que no sólo encontré un espacio donde logre validarme frente a los “Hijos de la Tecnología”, también desarrollar un aprendizaje diferenciado en el aula, donde vinculo lo que los motiva con el aprendizaje significativo y personalizado.

Hace mucho deje de educar en el limitado espacio de la sala de clases, ingrese a las redes y de ahí me conecto con profesores de todo el mundo y acompaño a mis alumnos en sus sueños y motivaciones.

Juntos creamos futuro

¿Qué esperas profesor, para enREDarte?

 

 

“Minecrafteando” la Historia

 

Recuerdo hace muchos años atrás cuando Internet aún era considerada una burbuja, muchos entrepeneurs buscaban el “brick and mortars” de sus proyectos. ¿Que quería decir esto? Modelo tradicional de negocio que desempeña su actividad comercial off-line, frente a empresas establecidas exclusivamente en Internet, o aquellas que combinan su actividad en ambos canales.

En términos simples, se buscaba la validación de un modelo virtual versus lo conocido, el modelo tradicional.

Pues han pasado décadas y en educación estamos en lo mismo, pero en forma inversa.  Como lo hago, con que métodos y con que herramientas, y más preocupante aún, como convenzo a los entes reguladores, a mi director y a los padres de familia que utilizando métodos distintos estoy avanzando con sus hijos en el desarrollo de habilidades tempranas, inimaginable para los antiguos métodos educativos.

Me quiero centrar en el uso de una aplicación concreta que ya cumple 5 años conmigo, con un perfil bajo en sus inicios pero que ahora encuentra una integración perfecta en modelos de estudios de casos, Aprendizaje Inverso (Flipped Classroom), Estudio por Investigación o Enseñanza por Descubrimiento, en el fondo, distintos nombres para un mismo objetivo

MineCraft™.

La aplicación Minecraft ™ entra al escenario a probar que cumple un rol en la educación insospechado hace años atrás cuando esta aplicación nacía como un simple juego de video.

¿Qué es Minecraft?  una aplicación de Realidad Virtual que en mi caso como profesora de historia me permite recrear con mis chicos la historia en formato distintos, investigo, diagramo, construyo el escenario, creo los personajes involucrados y mi aplicación de realidad virtual hace el resto.

Que consigo al usar esta aplicación, transformo un hecho histórico en una creación actual, dando paso a la creatividad de los alumnos, el despertar cognitivo de habilidades que aparecen en la construcción de la historia y el uso de las herramientas. Termino ensamblando lo investigado colaborativamente. En términos pedagógicos, no acudí a la memorización del alumno.

Los quiero hacer partícipe de una historia, imagínense la Mitología griega, esta historia tiene un video y una voz en off que me cuenta lo siguiente:

“Hércules fue al Olimpo, necesitaba conocer a su padre, Zeus. Dios de todos los dioses. Desde pequeño le habían contado que su madre Alcmena había sido conquistada por el rayo de un hombre todopoderoso.

El Olimpo era la morada de Zeus y de los demás dioses mayores y menores.

Eran la gran familia del panteón griego, vivían en la cima del monte Olimpo, el más alto de la Antigua Grecia. 

Solo 12  fueron los reconocidos como mayores, uno de ellos Zeus quien llevo a sus hermanos a la victoria en la guerra contra los temidos Titanes”.

 

Afrodita, Poseidón, Hera, Demeter, Hestia y Hades lo recibieron con muy poco afecto. Otro semidiós tocaba la puerta … *

*Malla curricular: Antigüedad Clásica, 7  ͦaño básico

imagen-1

imagen-2

imagen-3

Si  esta pequeña recreación logra que  recuerdes que en la Mitología griega  Zeus era el Dios de los Dioses, que vivía en el Olimpo, el monte más alto de la antigua Grecia, se imaginan ustedes lo que puede llegar a lograr un alumno que investigó la Historia, lo dibujó, la recreó con legos, y finalmente la  animó  en Minecraft ?

Los trabajos posteriores de los alumnos se diferencian a este solo por el aumento de la complejidad.

Permítanme hacerles una  pregunta, ¿Alguien se imagina cual es el límite de estos chicos?

Minecraft ™ es un videojuego independiente de construcción, de tipo «mundo abierto» o sandbox creado originalmente por el sueco Markus «Notch» Persson,9 y posteriormente desarrollado por su empresa, Mojang AB. Fue lanzado públicamente el 17 de mayo de 2009 en su versión alfa, después de diversos cambios fue lanzada su versión completa el 18 de noviembre de 2011. El 15 de septiembre del 2014, fue adquirido por la empresa Microsoft

Imposible rendirse

 

estudiantes-felices

 

Hace algunos días un catedrático uruguayo de la facultad de Periodismo presentó su renuncia a su catedra en la Universidad ORT de Uruguay porque se cansó de la “desidia y desinterés” de sus alumnos, hiperconectados a Facebook, Whats-app y otras aplicaciones,” Me cansé de pelear contra los celulares”, escribió. Su nota se hizo viral en las redes sociales, por el solo hecho que reconoció públicamente lo que muchos colegas guardan en su más íntimo consiente, ¿Que hago con mis alumnos y sus celulares? ¿Cómo motivo a esta nueva generación?
Lamentable la pérdida de materia gris, de un profesor aula, aunque confío que esto se revertirá y no pasará de ser una anécdota.

La experiencia, cansancio, desesperación que transparentó este colega retrata a muchos profesores, la característica de los hijos de la tecnología está siendo reproducida en muchos documentos, hace dos años basé el tema de mi libro “Huérfano Digital” justamente en este fenómeno, nuestros alumnos nacieron en la era digital, desarrollaron distintas formas de comunicación, concentración, comportamiento investigativo de una forma totalmente distinta a la que estamos acostumbrados.  Fuimos educados de otra forma, con modelos que nuestros alumnos hoy rechazan y se revelan, estamos poniendo a prueba su paciencia, aunque suene arrogante, no los describo como intolerantes, al contrario, estamos causando irritación con nuestros modelos arcaicos, lentos y desactualizados, que no reflejan los intereses de esta generación y lo que la sociedad espera de ella.

La Enseñanza Expositiva

Abramos el debate, soy una convencida que el modelo usado masivamente en nuestra educación, la Enseñanza Expositiva está en una franca carrera a su caducidad, para decirlo de otra forma, este modelo está absolutamente obsoleto, la experiencia de este profesor no es casual, cada uno de nosotros los que estamos en el aula tenemos centenas de anécdotas relacionadas a lo descrito, chateos, copias, desconcentración, etc, etc. Comprendo perfectamente la frustración que se siente, mientras no descubres como combatir este fenómeno la experiencia en un aula desmotivada es peligrosa.

Con alumnos teologizados y con capacidades comunicacionales distintas que profesor puede sostener un relato durante 45 minutos, 5 horas diarias y 5 días de la semana, adicional a todos los menesteres propios de nuestra profesión… difícil, en mi caso acudo a mi histrionismo, pero esto dura poco, razón por lo que me vi en la obliga de investigar, relacionarme con expertos, aprender de nuevo y cambiar.

Qué aprender

Hay varios métodos, varias escuelas, formatos distintos dependiendo su idiosincrasia y recursos en cada país. Escuchamos constantemente de Finlandia que figura en los primeros lugares del ranking mundial en cuanto a competencias lingüísticas y científicas, la educación de  Corea del Sur que ha optado por la excelencia y ha llegado a  destronar a Finlandia del primer lugar, un modelo que inicia a los niños en el “coding” codificación o el aprendizaje de programación en chicos de 6 años de edad, el “Arturito” (robot) en la educación de infantes coreana ya es famoso  un método revolucionario con que aprenden matemática a temprana edad.

El sistema de la educación en los Estados Unidos sigue un modelo muy similar a la de otros sistemas en el mundo occidental que ya iniciaron su proceso de cambio donde lo importante no es enseñar materia sino que preparar seres humanos para un mundo más complejo y más demandante
La decisión al cambio es propia,  no es dependiente de autoridades regulatorias, se puede implementar el cambio alrededor de la malla curricular determinada para un país.

En mi caso, mi colegio decidió dar el cambio, dio el paso fundamental, el Aprendizaje en base  a proyectos  e inició la enseñanza basada en estudio de casos. Mi colegio no puede depender de la capacidad histriónica ni de las habilidades de relato personales, teníamos que avanzar por lo que adecuamos el rol del profesor aula como líderes de un modelo de Enseñanza por descubrimiento, por investigación o si lo quieres llamar de otra forma, Estudio de Casos y es todo un éxito.

La justificación al cambio

Educación Expositiva es un tedio para los hijos de la tecnología, se aburren, no la entienden, no la soportan, sus planteamientos es, para que aprendo de memoria algo que encuentro en Google, parece chiste pero es la realidad.
El mundo educacional está cambiando, se está adaptando a los hijos de la tecnología por lo que la Educación por Descubrimiento se abre paso por el mundo como una fórmula efectiva y probada como una forma colaborativa  que promueve el desarrollo investigativo e inclusivo de la persona, la forma que acorta la brecha entre la enseñanza básica-media a la educación superior o profesional.

Adoptar el modelo investigativo permite al alumno el desarrollo ilimitado de habilidades, no imponiendo un estándar y no limitando alumnos con capacidades distintas. Estos modelos permiten el entendimiento de materias y problemáticas a personas utilizando habilidades cognitivas distintas, más orientado al interés por el desarrollo integral del ser humano que solo a la capacidad intelectual de las personas.

Quisiera estar cerca del profesor uruguayo para convencerlo a volver, a usar estos aparatos, celulares, aplicaciones, como su aliado y no como su perturbación. A ingresar a la Era Digital, creando junto a sus alumnos estrategias de aprendizaje. Supongo que al leer los posteos de sus alumnos en el blog, observará que ya logró el primer paso, reaccionaron frente a su carta

Soy una convencida que cambiando el modelo, el avance y la participación de los chicos pasa a ser tan evidente que el triunfo se percibe desde el primer día

 

La calidad de la educación está en estado “DEFCON” y los profesores continúan siendo el “jamón del sándwich”

maestrosfelices

Apareció en el “timeline” de las redes sociales un par de “twitts” que no hace más que confundir.  ¿Eres parte de un liceo o escuela innovador?, paralelamente otro “twitt” con una encuesta donde te preguntan si los colegios deben cobrar más por el cambio tecnológico o ya esta incluido en la mensualidad. Dos “twitts” que retratan la realidad, el desconocimiento.

Este tipo de acciones no solo confunden, sino que demuestra que estamos muy lejos de planificar con la fuerza y el enfoque que requiere una política pública orientada a la “Calidad de la Educación”.  Pareciera que nuestros líderes no escuchan el clamor mundial que nuestros procesos educativos están obsoletos, que se enseña con métodos de los años 50, que nuestros hijos se comunican por otras carreteras de la comunicación y que los pueblos requieren capacidades y culturas que la educación no está considerando.

Sentimientos encontrados con este tipo de concursos, es genial que se busque elevar la  voz y se intente “hacer algo” pero lamento profundamente la ceguera de los gobernantes al no encarar la calidad de la educación como un proyecto de máxima importancia y de prioridad en políticas públicas. Para mi lo que están haciendo con el concurso para identificar liceos o escuelas innovadores es solo una campaña comunicacional para decir que hacen algo y esencialmente confundir a miles de profesores y directores que se esfuerzan por capacitarse en procesos de educación modernos. La idiosincrasia de la nueva educación es colaborativa, no competitiva. ¿No sería mejor exponer la creatividad que resalta de esas escuelas y liceos y compartirlas en una comunidad en vez de competir? Dejo la inquietud.

Despierta tecnocracia, ya existen colegios aplicando innovación y tecnología con tal grado de avance que integran modelos como los usados en MBA`s de postgrados de universidades del primer mundo.  La educación pública se distancia cada vez más y como expresé en mi último análisis del 17 de febrero del presente año. La distancia que se está produciendo con la educación pública esta vez no se está dando por ser más rico o más pobre, se esta dando por la irresponsabilidad de quienes planifican la educación pública. Esta brecha se llama distanciamiento cultural y laboral entre otros.

El profesorado de la educación pública esta mucho más avanzado y enterado de los cambios que se están dando en el ámbito privado que las mismas autoridades educacionales. En lo personal, he conocido a cientos de colegas profesores de la educación pública con los que he alternado en mis seminarios, que ya manejan modelos maravillosos desde sus aulas sin poder implementar por rechazo de sus superiores o por miedo al desempleo. Es lamentable que aun hay directores de escuelas y colegios con actitud administrativa y distantes de la innovación.

Aquí me quiero detener y re-enfatizar lo importante que es esta etapa.

La forma de comunicarse de nuestros alumnos cambió lo que nos lleva a replantear nuestros métodos. Nacieron con Internet, pero fueron ellos los que adoptaron la tecnología, no nosotros, los encargados de regular los procesos y modelos de educación seguimos en nuestro invernadero, sin poder hacer nada estructural.

Enseñamos a jóvenes del Siglo XXI con herramientas y modelos del siglo XIX.  Modelos basados en la retórica de un profesor, en la memorización del alumno y en la nula orientación colaborativa del conocimiento, En nuestra era esto es inaceptable.

El desconocimiento de muchos los ha llevado a identificar este proceso como un cambio tecnológico, lleno de fierros y software, que no lo es. La utilización de la información es un pequeño recurso digital, pero esto no transforma este proceso en un cambio tecnológico.

Encarar el cambio en la educación como un cambio tecnológico es una vaguedad que hasta el momento ha confundido.  Sin duda que en este proceso hay un manejo de Notebooks, Smartphone y Tablets que los modelos pasados nunca consideraron pero no es el objetivo del cambio del modelo.

La introducción de nuevos modelos pedagógicos es más un cambio metodológico que computacional, donde pasamos del relato a la participación en talleres multidisciplinarios donde se juntan capacidades distintas del alumnado y formas de enseñar distintas, donde se ponen recursos a disposición del alumno que en vez de memorizar, estos resuelven e investigan el contenido de otra forma.  Modelos que no pertenecen a un visionario loco o algún tecnócrata que quiere cambiar todo, estos son modelos muy probados en los sistemas de educación de países avanzados en esta materia, modelos creados en el aula.

Nuestros niños nacidos con la tecnología ya lo aplican, solo que lo hacen espontánea y desordenadamente, sin una metodología del aprendizaje ni un coaching educacional, es decir, desarrollan métodos de investigación llenos de vicios y poco criterioso en la búsqueda de la fuente de información.  Hoy, se desarrolla una forma distinta de ingresar al conocimiento, la investigación de la información como método del saber, el poder desarrollar mejor sus capacidades y conocer sus aptitudes para el poder hacer.

 

El objetivo de los educadores en esta nueva etapa es ordenar, encausar el esfuerzo de una forma metodológica más participativa, donde en comunidad no tenemos otra ventaja que aprender del otro y crecer.

 

El cambio que la educación nos esta pidiendo no es transformarnos en expertos en códigos computacionales, ser programadores ni usuarios avanzados en redes sociales, lo que nos pide es lo mismo que ha sido nuestro leit motiv, ser el guía en los métodos del aprendizaje y guiar a nuestros niños por el camino del conocimiento. Esto no es computación, Esto es acompañar el método que más de adecúa a las capacidades del alumno de esta generación

 

Comunicacionalmente se a hecho muy popular que se hable dentro del profesorado que la nueva educación es un proceso de TICs, nada más distante de la realidad, los cambios que debemos encarar son cambios del modelo de aprendizaje.

 

Yo creo que se popularizó el nombre de TICs para asustarnos, cobrar para asistir a seminarios técnicos, que no son. Y para hacernos pensar “parece que estoy en vía a quedar obsoleta, nada más lejos de la realidad.

 

Digamos que cambiar en el aula es más una adaptación personal que una incapacidad tecnológica.

 

No tengan miedo. Esto no es un proceso difícil, sólo distinto. Recuerden que el miedo hace al lobo más grande de lo que es.

 

Twitter:  @marcelamomberg

www.marcelamomberg.com

* DEFCON Inspirado en la película clásica de culto de 1983, Juegos de Guerra, DEFCON evoca magistralmente la tensión, paranoia y atmósfera de sospecha de la época

De profesor a aprendiz permanente

student-net-generation

 

Una de las realidades reconocidas por todos los profesores aula, lleven años de ejercicio pedagógico o recién se inicien en el sistema educativo, es el cambio radical de los niños, aprenden, comparten, colaboran, crean, innovan de una manera diametralmente diferente.

Son hijos de una tecnología en continuo cambio, fascinantemente  entretenida, nicho de trabajo colaborativo, el espacio natural en el que viven, existen y crea su futuro cercano.

¿Cómo ingresar a este mundo que bulle en movimiento y que muda de piel a cada segundo?

Asumiendo que somos aprendices, no importa la edad, los años en el aula, los cargos, estudios, estamos en un ambiente nuevo.

Por lo tanto, debemos aprender a aprender. ¿Cómo?

Con absoluta humildad, abiertos a que lo aprendido y caminado es valioso y aporta, pero es necesario ingresar a nuevos espacios, donde no siempre tendremos la respuesta.

Aprender a decir, no sé. Frente a estos alumnos hiperconectados, desconocer o no dominar algún recurso tecnológico, red o apps es natural, el aceptar que no se conoce, abre el camino del aprendizaje.

Trabajar de manera colaborativa. Existen docentes que, de manera aislada, islas mágicas innovan, son pioneros abiertos a compartir sus logros y errores. Comunicarse con ellos, aprender de su experiencia es vital. Las redes sociales son valiosas vías de comunicación y crecimiento colectivo

Compartir tus avances, ya sea a través de un blog, red social o plataforma digital, es vital comunicarse y aportar. Dejando fuera el error de creer que publicar un trabajo lo hace copiable. Ten la certeza que lo que creas tendrá mayor valor al compartirlo con otros docentes aula y de la multiplicidad de visiones nacerá un aporte de mayor riqueza.

Perder el miedo a salir de tu zona de confort. Todos tenemos una clase que nos encanta, una estrategia exitosa, la que nos permite crear un real aprendizaje, motivador y participativo.

¿Por qué no ocuparla toda vez que podamos?

Por la simple razón que los niños y jóvenes desarrollan habilidades y competencias únicas en el espacio digital, por lo tanto casa aula es la suma de universos únicos e irrepetibles.

Generar aprendizaje con los alumnos es vital, los hace liderar el arte de aprender y nos permite ser maestros y aprendices a la vez.

¿Perderemos autoridad?

Al revés, validaremos nuestra autoridad docente en un espacio de relaciones horizontales, donde el trabajo colaborativo es la esencia de una comunidad que valora la participación y el aporte permanente.

Profesor, sé el mejor aprendiz, abierto al cambio, humilde para escuchar a tus pares y alumnos, en continuo cambio

Serás el mejor de los maestros, el aprendiz eterno.

 

Los principales errores al introducir la Tecnología en el Aula

educaranativosdigitales

 

Vivimos tiempos de cambio educativo, la Internet mudo la piel de nuestros niños y jóvenes y amplio los límites del aula, desestructurando las relaciones de los miembros de la comunidad educativa, padres, profesores, alumnos, directivos.

Expuestos al bombardeo incesante de nuevas tecnologías, aplicaciones, apps, actualizaciones permanentes, ven la necesidad imperiosa de internalizarlas en el aula, de tal manera que sean potenciadores del aprendizaje.

Constituye un axioma por todos conocidos de que la Educación tradicional no puede existir en un espacio educativo diametralmente diferente al que vivieron las generaciones anteriores, de la misma manera que los docentes deben crear nuevas estrategias pedagógicas para un alumno hiper conectado, creativo, innovador, cuestionador, hiper informado y que en todo momento buscara formar parte y liderar su propio proceso de aprendizaje.

¿Cuáles son los principales errores que se incurre al introducir la tecnología en el aula

En primer lugar imponerla como verdad revelada

Si bien los alumnos del siglo XXI viven en un mundo tecnologizado no todos se sienten cómodos a la hora de trabajar  de manera permanente en el uso de la tics.

Es necesario ir de manera paulatina y progresiva sin imponer el recurso tecnológico.

Si no se valida desde la comunidad escolar se correrá el riesgo de imponer sin participación real lo que invalidaría el ejercicio pedegógico e incluso crearía un distractor que impedirá un aprendizaje permanente en el tiempo.

Tanto como es necesario validar la estrategia educativa digital desde la comunidad escolar es fundamental validar la voz del alumno

El segundo gran error es intentar educar desde la verticalidad. Durante décadas los profesores estuvieron acostumbrados a dictar catedra y esperar la reproducción de contenidos, la Era Digital transformó este paradigma de tal manera que los niños y jóvenes han logrado diseñar sus propias estrategias de aprendizaje, comunitaria y de relaciones verticales, donde se es aprendiz y maestro a la vez y han creado canales Youtube, Wikis y recursos de aprendizaje colectivos. No hacerlos partícipes es condenar la innovación al fracaso y convertir el esfuerzo en pérdida absoluta.

El tercer gran error es imponer a los profesores la tecnología desde la “no experiencia aula”, estresando al ya agotado docente.

El profesor por esencia aprende desde la horizontalidad del aprendizaje, desde otro profesor y suele invalidar si algún actor no relacionado al aula o el trabajo diario con los niños le da alguna crítica o impone metodología. No por soberbia sino por absoluta lógica. ¿Quién mejor que un profesor aula para saber si es posible aplicar en la sala de clases alguna nueva estrategia o recurso educativo?.

Establecer estrategias educativas digitales desde los primeros años, fortaleciendo el desarrollo de habilidades digitales en los profesores, con tiempo, espacio para crear y validando su aporte.

Generar cambios desde la comunidad y para ella es el camino, desde la participación comunitaria y creando espacios de retroalimentación

Sin imponer, sin creer que es verdad revelada.

La Tecnología es vital para educar a los nuevos alumnos, pero no sin preguntarse cómo, por qué, para qué, con quien y que se busca con ella.

De otra manera será más que un factor de apoyo educativo un distractor que entorpecerá el aprendizaje.

 

Sin pasión no hay aprendizaje

imaginacion2

 

Hace días en una genial charla de capacitación para docentes aula y ante la pregunta ¿qué experiencia marcó tu etapa educativa? Casi el 100% recordó personas, profesores que de una u otra manera quedaron en sus retinas.

Emocionados recordaron a la profesora de Arte que pintaba como los dioses, la de Francés que hacía viajar mentalmente con sus anécdotas por París o el genio de Física, que vivía feliz en su laboratorio.

¿Qué tenían en común todos los pedagogos? La pasión que compartían por lo que hacían. Era el motor que permitió trascender en el tiempo y pasadas décadas ser recordados con una profunda emoción por sus ya maduros alumnos.

Más de alguna vez los que son profesores aula deben haberse encontrados con ex alumnos, que sin importar la edad vuelven a ser los niños que alguna vez tuvimos en la sala de clases. Es como si no pasara el tiempo y entráramos a un túnel donde volvemos a ser lo que éramos.

La pasión y la vinculación emocional mueve montañas y trasciende eras.

En el mismo taller una profesora preguntaba ¿Qué futuro nos espera con la tecnología que todo lo invade? ¿Cómo podemos competir contra la Internet? ¿Seremos reemplazados?

La respuesta es obvia, no, nunca seremos reemplazados si somos capaces de vivir con pasión y motivación nuestra vocación.

Si somos capaces de ser aprendices eternos, en movimiento continuo. Con una sed por aprender y la capacidad de salir de nuestro sitio de confort permanentemente.

Si nuestros alumnos participan de nuestros sueños, campañas, metas, objetivos.

No existe mayor impulsor del aprendizaje en un alumno que sentir admiración por su profesor, saber que frente a él existe un ser humano que ama lo que hace, que cree en él y que esta ahí para acompañarlo en un viaje de descubrimiento personal.

Que no le dará las respuestas a sus interrogantes, porque su labor será ayudarlo a encontrar solución a sus preguntas.

Que lo apoyara en potenciar lo que lo hace único e irrepetible y que le permitirá adquirir las herramientas para existir en un mundo que cambia día a día.

En la Era Digital acumular datos, contenidos es una absoluta perdida de tiempo, para eso está Google.

Desarrollar competencias y habilidades sociales, trabajar en proyectos comunitarios, estar abierto al cambio. Crear, innovar, potenciar las capacidades personales, es el norte educativo.

Y para ello necesitamos profesores apasionados, motivadores, comprometidos, inspiradores.

Por que como dice Francisco Mora, sólo se aprende lo que se ama.