Los principales errores al introducir la Tecnología en el Aula


educaranativosdigitales

 

Vivimos tiempos de cambio educativo, la Internet mudo la piel de nuestros niños y jóvenes y amplio los límites del aula, desestructurando las relaciones de los miembros de la comunidad educativa, padres, profesores, alumnos, directivos.

Expuestos al bombardeo incesante de nuevas tecnologías, aplicaciones, apps, actualizaciones permanentes, ven la necesidad imperiosa de internalizarlas en el aula, de tal manera que sean potenciadores del aprendizaje.

Constituye un axioma por todos conocidos de que la Educación tradicional no puede existir en un espacio educativo diametralmente diferente al que vivieron las generaciones anteriores, de la misma manera que los docentes deben crear nuevas estrategias pedagógicas para un alumno hiper conectado, creativo, innovador, cuestionador, hiper informado y que en todo momento buscara formar parte y liderar su propio proceso de aprendizaje.

¿Cuáles son los principales errores que se incurre al introducir la tecnología en el aula

En primer lugar imponerla como verdad revelada

Si bien los alumnos del siglo XXI viven en un mundo tecnologizado no todos se sienten cómodos a la hora de trabajar  de manera permanente en el uso de la tics.

Es necesario ir de manera paulatina y progresiva sin imponer el recurso tecnológico.

Si no se valida desde la comunidad escolar se correrá el riesgo de imponer sin participación real lo que invalidaría el ejercicio pedegógico e incluso crearía un distractor que impedirá un aprendizaje permanente en el tiempo.

Tanto como es necesario validar la estrategia educativa digital desde la comunidad escolar es fundamental validar la voz del alumno

El segundo gran error es intentar educar desde la verticalidad. Durante décadas los profesores estuvieron acostumbrados a dictar catedra y esperar la reproducción de contenidos, la Era Digital transformó este paradigma de tal manera que los niños y jóvenes han logrado diseñar sus propias estrategias de aprendizaje, comunitaria y de relaciones verticales, donde se es aprendiz y maestro a la vez y han creado canales Youtube, Wikis y recursos de aprendizaje colectivos. No hacerlos partícipes es condenar la innovación al fracaso y convertir el esfuerzo en pérdida absoluta.

El tercer gran error es imponer a los profesores la tecnología desde la “no experiencia aula”, estresando al ya agotado docente.

El profesor por esencia aprende desde la horizontalidad del aprendizaje, desde otro profesor y suele invalidar si algún actor no relacionado al aula o el trabajo diario con los niños le da alguna crítica o impone metodología. No por soberbia sino por absoluta lógica. ¿Quién mejor que un profesor aula para saber si es posible aplicar en la sala de clases alguna nueva estrategia o recurso educativo?.

Establecer estrategias educativas digitales desde los primeros años, fortaleciendo el desarrollo de habilidades digitales en los profesores, con tiempo, espacio para crear y validando su aporte.

Generar cambios desde la comunidad y para ella es el camino, desde la participación comunitaria y creando espacios de retroalimentación

Sin imponer, sin creer que es verdad revelada.

La Tecnología es vital para educar a los nuevos alumnos, pero no sin preguntarse cómo, por qué, para qué, con quien y que se busca con ella.

De otra manera será más que un factor de apoyo educativo un distractor que entorpecerá el aprendizaje.

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s