¿Por qué elegí ser profesora aula?


Captura de pantalla 2014-01-09 a la(s) 13.57.06

 

Es una de las tantas preguntas que nacen después de 25 años de ejercicio docente y no es menor, porque los primeros años son del terror.

Comprobar que gran parte de lo que se aprende en la Universidad no es aplicable, más para los nuevos egresados de pedagogía insertos en plena Era Digital.

El tiempo para preparar recursos era mínimo o nulo, menos para trabajar de manera colaborativa, los contenidos a impartir enciclopédicos y la corrección de pruebas tomaba fin de semanas sin descanso y relajo. Al final del mes al recibir el sueldo, daban ganas de llorar, ganaba más trabajando en el retail o de ejecutiva de banco.

Pero ser profesora aula tiene un valor no cuantificable sólo comparable con el amor y el cariño que brindan los niños y sus padres.

¿Quién diría que mi primer regalo docente fue un diente de leche? Un alumno al regalarlo expresó “prefiero que lo tengas tú a recibir un regalo del ratoncito de los dientes”

Y entre alegrías del alma y sueños colectivos se construye la vida profesional de un profesor, con grandes satisfacciones que llenan el corazón.

Primero no envejecer nunca, trabajar con seres que ven el lado positivo de la vida, el vaso siempre medio lleno, hace que tu alma de niño permanezca, sonríes más, perdonas y buscas lo mejor de cada situación.

Segundo, siempre cada año vives nuevos desafíos, más en la era actual, donde la Internet modifica la manera de investigar, crear, comunicarse y colaborar de los jóvenes, debes actualizarte continuamente y estar al día en todo lo nuevo que se presenta.

Tercero, tienes la oportunidad única de formar parte de las vidas de miles de seres que cuando partas, en sus corazones llevarán parte de tus enseñanzas. Continuarás en el tiempo, aun cuando ya no estés en este plano. Un buen profesor marca generaciones y vive eternamente.

Es cierto debemos bancarnos “iluminados” ministeriales que desde oficinas intentan darnos lecciones de que hacer en la sala de clases, cada gobierno parte de cero e inhabilita lo que el anterior hizo, vez que la jubilación se acerca cada año y cuando llegue el día deberás hacer magia para sobrevivir, pero que más da, fue tu opción de vida y eres feliz con ella.

Por que cada vez que abres la puerta de la sala y una sonrisa gigante te espera o llega el día del profesor y vez a tus alumnos corren hacia ti con flores y los brazos abiertos o más de alguno te cuenta que será profesor porque desea seguir tus pasos, sabes en el interior de tu alma, que era lo que deseabas ser, profesora.

¡Así que a seguir caminando con fuerza profesores aula, llegará el día más temprano que tarde que su labor será reconocida, a no desanimarse, respirar profundo y sonreír, que son lideres de jóvenes y niños, que mejor elección de vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s