El último suspiro educativo del año 2014


Comenzó el último cuarto del ciclo educativo y con este comienza para el profesorado una serie de pensamientos, riesgos,  re posicionamiento, inquietudes laborales y por supuesto la carga de trabajo que aporta un cierre de año.

No es trivial vivir esta época, este es el momento en que los profesores tenemos que pensar en nuestro entorno laboral, reconocimiento, ambiente de trabajo, bienestar económico, expectativas de capacitación, mejoras laborales  y en lo posible una gran expectativa de crecimiento.

¿Están dadas las condiciones para que bajo las actuales condiciones  podamos  tomar  riesgos y encarar cambios y pretender mejoras en nuestro entorno?  Difícil…

Reforma Educacional: Si los últimos seis meses han sido erráticos en lo que respecta a que debemos esperar de una Reforma Educacional, los próximos meses no se apartan de esta aterradora figura. Porque califico esta experiencia tan duramente, simplemente porque los que impartimos la Educación seguimos no siendo escuchados,  sigo no conociendo ninguna línea referente a la “CALIDAD” y porque los políticos y tecnócratas siguen discutiendo sobre infraestructura edilicias que no aportan soluciones  a los temas pedagógicos que perturban al profesorado, estas medidas solo retardan  que nuestros niños avancen en esta década demandante de conocimientos y nuevas técnicas.

La improvisación se ha apoderado de la agenda educacional  de tal forma que para los profesores es casi imposible aspirar a mejorar condiciones de trabajo,  ambiente de calidad y posibilidad de planificación.

Esta es la época del año en que usualmente vemos nuestras condiciones laborales, algunos quieren cambiar, otros planifican con su jefatura el perfeccionamiento necesario, calidad laboral y remunerativa, y un sinnúmero de aristas que afectan o mejoran nuestro futuro. Que difícil es definir esta situación si no se sabe cuál será la repercusión de una Reforma Educacional cuando esta no esta enfocada en la calidad de la educación sino que es una reforma técnica que afecta al profesorado en lo que respecta a su medio ambiente laboral pero nada en lo pedagógico.

En lo personal todo esto me afecta, no puedo creer la necedad,  como no escuchan que las condiciones educativas cambiaron y no hacemos nada como para enfocarnos en el desarrollo de las capacidades que nos permita ser un guía de nuestros educados, en su idioma y en su carretera de la información.

Ni hablar de mejoras en la remuneración, con estos vaivenes estructurales se vislumbra la respuesta, “necesito todo el capital disponible para adecuarnos a estos cambios”.  Así con esta forma de pensar solo nos queda desilusionarnos aun más de los burócratas que hablan del mejoramiento del profesorado en lo económico y capacitación como palabras de buena crianza, si solo si,  hay una cámara de televisión encendida.

En lo que respecta a la readecuación de las mallas curriculares de las carreras de pedagogías en nuestras Universidades esta por verse si  alguna de ellas incorpora materias tecnológicas  para los que será la nueva generación de profesores, hasta al día de hoy no he escucha do de ningún cambio.

Con respecto a capacitación del profesorado en lo que respecta a tecnologías y recursos digitales para la Educación, en unos meses les cuento si los requerimientos para perfeccionamiento son una prioridad en los colegios, hasta ahora solo hay tímidas intenciones en hacer algo.

En mis constantes charlas por colegios privados y públicos puedo transmitir que profesores recién egresados y experimentados toman el cambio tecnológico con respeto pero sin miedos,  estoy feliz de mostrar modelos que en una sola charla quita una serie de temores en mis colegas por lo que puedo asegurar que en nosotros no está el escollo por una real mejora en la calidad de la Educación.

No puedo opinar lo mismo con respecto a lo que produce la incertidumbre y la inseguridad laboral en el profesorado. Muchos me transmiten a través de las redes sociales su angustia por lo que estamos viviendo,  no saber que pasará  con su entidad educativa es una broma de muy mal gusto.

No entiendo  el temor que tienen las autoridades educativas en involucrarnos, he visto múltiples intentos tratando de validar su Reforma sin ningún resultado, se acercan a los profesores a través de un ente que no representa a la mayoría, el resultado de la consulta fue rechazada,  luego volvieron a votar con un número reducido para aprobar lo que los políticos impulsaron. Eso no es participación pedagógica.

La validación de una reforma educacional debe tener en cuenta la calidad, involucrar a los actores reales del aula, profesores, padres, alumnos.  En eso seguimos trabajando,  por la Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s