La Educación Pública, sigue esperando


20140426-090021.jpg

Estudie mi enseñanza básica en una escuela pública, donde en una misma sala de clases se encontraba el hijo del gerente con el del obrero, sin distinción alguna, todos recibíamos la misma educación de profesores comprometidos y solidarios. De más esta decir que se forjaron amistades que se mantienen hoy en día y que nos llevó a visitar nuevamente la querida escuela. De los profesores, obviamente no quedaba ninguno, jubilaron y dieron espacio a otros igual de comprometidos, sin embargo existen dolorosas diferencias, menos de un tercio de los alumnos permanecía en ella, de 1000 alumnos, sobrevivían menos de 300, la mayoría expulsados del sistema y no aceptados por conducta, rendimiento académico o problemas familiares, en otros establecimientos. El espacio envejecido ya no lucía con la misma recordada belleza, se había quedado estancado en el tiempo sin ningún arreglo, descascarado y transformado en un gigante herido.

Al ofrecerle apoyo docente con mucho respeto a los profesores, nos evidenciaron las miles de intervenciones que habían vivido los últimos años, desde de entrega de computadores que nunca más se usaron hasta asesorías sin ningún destino, estaban agobiados de “iluminados con recetas mágicas” y no resistían otra más. Por horas conocimos la realidad de un sistema que fue abandonado por décadas. Basta recordar que los últimos 20 años se cerraron 800 escuelas públicas en Chile. Realidad conocida por todos pero omitida.
¿Que sucedió con el Estado que fue incapaz de proteger un espacio educativo por esencia igualitario y que género inclusión, comunidad y calidad educativa en millones de chilenos, fueron educados y son sus herederos directos?
Desidia, ignorancia, intereses creados, las posibilidades son infinitas.
Se dejo morir la Educación Publica a vista y paciencia de todos.
Y hoy en tiempo de reforma, se mantiene igual, de manera inalterable.
No existe un proyecto real que la fortalezca, esta confinada en el diván de los slogan populistas. “La Educación Pública es el pilar de la sociedad” “es nuestra prioridad” tanto que no se partió por ella.

La mayoría de los sistemas educativos exitosos, como el sistema finlandés tiene una educación pública fuerte, vigorosa, innovadora, líder y competitiva, de tal confianza que los padres optan por ella en vez de un establecimiento privado.
¿Como se puede entender que se desee potenciar el sistema público sin un proyecto que incentive a los padres a matricular en ellos a sus hijos?.
¿Por qué no concitar a docentes aula interesados en participar en la creación de un proyecto educativo público? Atrayendo profesionales de experiencia aula, invirtiendo en espacios modernos, acogedores, innovadores, sumando tecnología, creatividad, generando una propuesta de tal calidad que permita a los niños y jóvenes acceder a la educación que merecen? ¿Por qué no se escucha la voz de la experiencia, la de miles de profesores que aún con las precarias realidades, han sobrevivido y siguen luchando por sus alumnos en el sistema público?

Una reforma real de la Educación nace desde el aula, desde la comunidad y desde la Educación Pública.

¿Qué impide devolverle el sitial que alguna vez tuvo? Aún es tiempo de re encantar a muchos chilenos que desilusionados ven que la reforma propuesta no está a la altura de sus sueños, aun es tiempo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s