¿Por qué dudamos de las buenas calificaciones?. Educando en el siglo XXI


20131222-090815.jpg

Desde que egresamos de la Universidad se nos prepara para enfrentar una realidad aula que ya no existe y que nos sorprende día a día. Una de ellas es que las evaluaciones siempre tendrán un porcentaje de niños que no alcanzarán las habilidades y competencias mínimas. Los condenados al fracaso escolar y a eternos profesionales que intentarán “amoldarlos” al sistema educativo.

“Una evaluación debe tener un porcentaje de nota altas, otras bajas y otras intermedias”. “Si el resultado de todos los alumnos es superior a 6 (escala de 1 a /) la evaluación es incorrecta”. Repetimos como consigna y nos atemorizamos o cuestionamos al docente que logra un 100% de alumnos aprobados. Es más caemos en uno de los peores vicios, validar las asignaturas por sus bajos resultados, mientras más difícil, mejor evaluada.

Felizmente la era digital transformó esa nefasta creencia. Obtener a la totalidad de un grupo curso con altas calificaciones, aprendiendo y desarrollando las habilidades y competencias naturales es una realidad.

Hace años, trabajo en redes sociales y diferentes plataformas digitales, creando entornos personalizados de aprendizaje, donde a partir de los intereses y potencialidades de cada uno de mis alumnos, logró la meta comunitaria. Todos y cada uno llega a la meta, a su tiempo y en su modalidad de carrera.

Eduard Punset en una de sus charlas sobre creatividad establecía en Valparaíso que uno de los mayores errores de la Educación actual es desconocer la infinita diversidad que en una misma sala de clases coexiste. No sólo no la reconocemos sino que condenamos a nuestros niños a rendir una misma evaluación, condenando a un porcentaje al fracaso.

¿Qué hacer? Primero generar un vinculo afectivo de mutuo respeto con cada uno de tus alumnos, validando lo que los hace diferentes y que aporta al proceso aprendizaje.

Segundo, opta por una plataforma digital, red social o recurso en la web, desde su diseño hasta lo que se pública sea visado por el grupo curso. Genera un sentido de pertenencia y significancia, de tal manera que el resultado sea la unión de todos los esfuerzos.

Tercero, transforma las evaluaciones, si trabajas desde la individualidad, no puedes evaluar lo mismo a todos. Inicia el proceso de manera lenta, pausada. Inicialmente del total de la evaluación incluye un 10% de preguntas personalizadas para ir sumando ítems diversos con el tiempo.

Cuarto, propicia una autoevaluación continua, no existe mejor evaluador que tu alumno.

Genera evaluaciones formativa, continuamente, de tal manera que al llegar a la real, el miedo, el temor y la duda se alejen de tus alumnos.

Pierde el miedo al éxito, a los buenos resultados. Cuando un alumno se siente validado, comprometido, reconocido, apoyado, no existen metas que no pueda cumplir.

Ingresa con confianza al mundo digital y usa los miles de recursos gratuitos que están a tu alcance. Permite que cada uno de tus alumnos reconozcan lo que los hace únicos, irrepetibles. Condenalos al éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s