Aprendizaje diferenciado, una realidad en redes sociales


20140503-083914.jpg

Eduard Punset establece que uno de los peores errores que comete la Educación actual está en homologar los aprendizajes a alumnos que en una misma sala de clases, presentan intereses, conocimientos, motivaciones absolutamente diferentes.

Esta realidad que se ve amplificada en la actualidad, pues la tecnología brinda a los niños y jóvenes un espacio ilimitado para desarrollar sus habilidades y competencias innatas. Esta realidad contrasta con el que se encuentra en el espacio educativo por excelencia, la sala de clases.

Probablemente esta dualidad de realidades históricamente no fue trascendental pero en la actualidad representa un desafío existencial. Las nuevas generaciones son más informadas, criticas, participativas que las décadas anteriores, acostumbradas a trabajar de manera gregaria, pueden sólo frente a un cliqueo crear, cuestionar, compartir y por lógica desarrollar sus intereses de manera comunitaria.

¿Qué hacer como docente frente a este desafío? Una posibilidad es negarlo y terminar con alumnos que “cumplen” los requisitos mínimos para egresar del sistema educativo y viven realidades paralelas donde desarrollan sus propios proyectos personales o el segundo, generar nuevas estrategias de aprendizaje que permitan que cada uno de los niños pueda desarrollar lo que los hace únicos, irrepetibles.

Personalmente lo encontré en el uso de las redes sociales en el aprendizaje. De tal manera que una vez identificado los intereses personales de los niños, es posible orientar los contenidos de la malla curricular a los que les hace sentido y motiva. Así generamos una sinergia positiva, donde:

–          Los alumnos se sienten validados por el sistema educativo, encuentran un lugar donde son reconocidos y su opinión importa.

–          Pueden desarrollar proyectos personales que les permite realizarse y crear su carrera futura

–          Todos llegan a la meta, no existen excluidos ni expulsados el sistema.

–          La disciplina y participación pro activa son una sola, no existen problemas de aprendizaje pues cada uno aprende a su tiempo y en el ámbito que se siente cómodo.

–          Disminuyen a cero los factores que impiden el buen desarrollo de su aprendizaje, lo que le lleva a lograr las metas que se propone.

–          Hace de los padres un actor educativo más, protagonista y responsable a la vez.

Educar en el siglo XXI, es fascinante. Nunca tuvimos a nuestra disposición tantas herramientas gratuitas y simples en su uso para crear comunidades de aprendizaje, donde todos son escuchadas, validados y comprometidos con el desarrollo individual y comunitario

¿Qué esperas para innovar en la era digital?

Anuncios

Un comentario

  1. Reblogueó esto en Deagoterasy comentado:
    Comparto con ustedes este articulo sobre las potencialidades que ofrece internet y las redes sociales virtuales para desarrollar estrategias de aprendizaje que permitan a los niños/as desarrollarse en función de sus intereses y potencialidades, superando el sistema clásico que tiende a homogeneizar y transformar a experiencia del aprendizaje en un ejercicio unidireccional y no en una experiencia de enriquecimiento y exploración hacia lo desconocido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s