¿Es posible reformar la Educación sin la participación de la comunidad educativa? Chile


20140502-075835.jpg

Desde hace décadas y por la presión de miles de jóvenes y familias, los gobiernos de turno han intentado transformar la Educación, sin gran éxito ni responder demandas ciudadanas. Más bien han sido tímidos barnices de un sistema desigual y que reproduce una brecha social que permite visualizar 2 países, uno con las oportunidades al alcance de la mano y otro sin ellas. Actualmente, el ministro de turno, Eyzaguirre, hábilmente dialoga de manera separada con diferentes actores educativos, todos felices tras el encuentro, sólo hacen dudar de la lectura que se hace de la transformación que Chile espera.
Nuevamente se incurre en los mismos históricos errores:
Un proyecto que nace del “Olimpo experto”, doctores, directores, personas con voluntad pero cero horas aula, dan cátedra desde el desconocimiento de la realidad que debería primar, la del docente forjado en la sala de clases.
Los profesores no participan, ni en debates ni menos en consultas sobre la aplicación inmediata de las “directrices olímpicas”. En plena era digital, ¿ qué impide realizar una encuesta que valide y escuche sus requerimientos y dudas? Ninguna.
Menos se toma en cuenta el sentir de los padres y apoderados, fundamentales en todo cambio educativo. Así lo entendió Finlandia que incorporó a las familias como un agente educativo más haciéndolos co responsable pero también dándole el espacio para liderar el proceso donde su hijo sería el mayor beneficiado.
No es de extrañarse entonces que la Confech desarrolle una propuesta de reforma paralela que satisfaga realmente las demandas de la sociedad, cansada de quienes debatan sean políticos con nula experticia educativa y “expertos” que más parecen directores de laboratorios intentando aplicar cuanta teoría conocen.
Con la Educación no se juega menos se intenta con hábiles gestiones aplacar la presión social, que se incrementara con el paso del tiempo.
Hasta ahora la única respuesta que se escucha del mundo político y gubernamental es la falta de recursos y la necesidad de una reforma tributaria que solvente la Reforma Educativa. La pregunta que nace es: ¿ Cuál cambio? El que nace entre 4 paredes y sin la comunidad educativa. Donde se mantienen los feudos que tranquilizan a todos los invitados a dialogar.
Panorama difícil para quienes no logra en entender que Chile mudó de piel, la sociedad en tiempos de redes se informa por canales diversos, se organiza y busca soluciones reales. Ojo con tratar de crear “Reforma barniz”, la comunidad les pasará la cuenta y será un escenario donde todos perderemos, incluso los mismos de siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s