¿Hacia un cambio de paradigma? Reforma educativa chilena


20140419-084642.jpg

Hace algunos días, el Ministro de Educación chileno, Nicolás Eyzaguirre, señalaba que la reforma buscaba un cambio de paradigma. En ese punto avanzaba sobre la desmunicipalización y el fin de
la discriminación de entrada de algunos liceos y colegios. Sin embargo si queremos un cambio
de paradigma debemos partir desde el espacio donde inicialmente y tradicionalmente se genera, el proceso educativo la sala de clases. Por una razón fundamental, nuestros jóvenes cambiaron y aprenden, investigan y comparten de una manera absolutamente diferente que hace décadas atrás.
El mundo digital mudó su piel y el actual sistema educativo ya no satisface sus demandas ni expectativas. Lo saben muy bien los profesores de los primeros años, donde el cambio se nota de manera drástica, inquietos, informados, dominan tecnología que el mundo adulto apenas conoce, son un tremendo desafío para profesores que no fueron preparados para el nuevo alumno.
Sí hablamos de cambio paradigmático, debemos transformar las carreras de pedagógicas, no pueden seguir formando profesores para el siglo pasado, deben estar formados para un mundo donde la autoridad no la dan los años de Universidad, donde será uno mas de una comunidad que esta acostumbrada a interactuar en igualdad, se convertirá en un coaching, que deberá transformar las evaluaciones, reformular contenidos y actividades.
Un cambio de paradigma incluye una transformación de la sala de clases, que ya no es el espacio físico sino que amplió sus límites, en el mundo virtual. Profesores deben establecer estrategias digitales desde el Ministerio de Educación, que permitan desarrollar competencias y habilidades desde los primeros años. Disminuir número de alumnos por sala, establecer horas de creación material, corrección evaluaciones y constar con profesores auxiliares que aporten en aquellos alumnos que no logran los objetivos establecidos, de tal manera que puedan recibir reforzamiento en las horas escolares, potenciar las comunidades de profesores de tal manera que puedan compartir experiencias y fortalecer vínculos y lazos de apoyo.
Necesitamos, primero reconocer transformación alumnos, incorporar a los padres y entregar las herramientas, formación y carrera a docentes para escuchar sus inquietudes, canalizar sus demandas y hacerlos protagonistas del cambio. De otra manera, no existirá un cambio de paradigma, sólo un barniz con buena intención pero mínima efectividad.
Asumamos el desafío, revolucionemos la Educación desde la sala de clases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s