¿Queremos reforma educativa real? Validemos a los profesores


Smiling Teacher Carrying Textbooks and Apple

Se ha hecho un deporte nacional denostar la labor docente, criticar lo mal preparados que supuestamente están y indicarlos como los responsables del fracaso escolar.

Paradójicamente todos los profesionales que existen en Chile son fruto de ese docente estigmatizado y criticado.

Los resultados de la Prueba inicia, que evalua en nuestro país a los egresados de Educación Parvularia y pedagogía, son alarmistas, pero más que de un futuro docente mal preparado, de una Universidad que permitió llegar a un estudiante hasta el último año  sin las habilidades y competencias necesarias. ¿Cómo no fueron detectados los incorrectos aprendizajes antes? ¿Cómo pasaron año a año, con errores en contenidos específicos y generales? Todavía no existe mea culpa de las Universidades que imparten pedagogía, ni menos cambios curriculares significativos.

 Siguen centrados  en las disciplinas dejando la pedagogía, el arte de educar, rezagado y desconectado de la carrera profesional. Para que mencionar si han apostado por el uso de Tics o el mundo de las redes, trágica realidad pues es, en ese  mundo en que se mueven los futuros alumnos y los docentes que egresan no están preparados para enfrentarlo ni satisfacer las demandas.

Una vez egresado, no existe asesoría para postular a los trabajos, ingresan  un mercado depredatorio, donde se alternan instituciones de diversa calidad que lo único que tienen común es el bajo sueldo inicial que ofrecen, el abultado número de alumnos por sala y el cambio o experimento anual que hacen en distintos programas. Pasan a ser “ratones de laboratorio”, nunca consultados por los cambios que ellos vivirán ni menos validados en su labor.

 Abiertos a los comentarios de todos, pues a diferencia de otras disciplinas en Educación todos son expertos, debe trabajar 24/7 sin fin de semanas ni momentos de descanso, preocupados de ser psicólogos, psicopedagogos, orientadores, consejeros y profesores. Atentos a  los resultados de su institución, pues se juega la vida entre Simce y PSU y otras evaluaciones.

Trabajando por años, aportando a un sistema de pensiones, que le permitirá jubilar con un tercio de lo que ganaba en su vida útil.

En ese escenario se piensa transformar estructuralmente la Educación, sin consultar ni conocer su opinión.

Se los compara con Finlandia, donde los sueldos de los docentes están a la altura de los médicos o ingenieros, egresan de Universidades altamente capacitadas y son monitoreados a lo largo de toda su vida profesional, evaluados, apoyados, de tal forma, que incluso si en la sala de clase tienen problemas con alumnos que no logran los aprendizajes necesarios, tienen profesores asistentes que refuerzan otras estrategias. Con cursos de 15 alumnos, ser buen profesor es consecuencia obvia.

Si queremos reforma estructural de la Educación, partamos validando su labor.

Démosles las herramientas para desarrollar su trabajo, la seguridad que cuando jubilen podrán sobrevivir con dignidad. Capacitémoslos, entreguémosles las herramientas necesarias para desempeñarse adecuadamente, su vocación.

No existe Educación sin profesores.

Conozco en mis  charlas,  en las redes sociales que participo  y  a través 25 años de profesora aula a cientos que a pesar de todo lo anterior, innovan, crean, abiertos a la evaluación y a la crítica, dejan huella.

A ellos, los maestros del alma, que vengan tiempos mejores, donde sean respetados y validados por la comunidad.

¡Feliz Navidad, colegas profesores!

 

 

 

Anuncios

Un comentario

  1. Cuan ciertas tus palabras… aún estamos años luz de un sistema escolar como el de Finlandia, sin embargo no hay que perder la esperanza en que paulatinamente se irán implementando mejoras.
    En un sistema ya saturado como el nuestro, en el cual la sociedad civil sale a las calles exigiendo educación gratuita y de calidad, siento que el enfoque se ha centrado en la gratuidad del sistema. Pero, ¿de qué nos sirve algo gratis si no es de calidad? Si bien, el tema de la gratuidad es importante, no debemos descuidar la calidad de la educación que se entrega. ¿Cómo resguardamos esa calidad? Como bien planteas, capacitando y acompañando a los docentes que son los encargados de transferir los conocimientos al alumnado. Pero también requerimos de directivos conectados con la realidad, que bajen del olimpo y conversen con sus profes, atiendan a sus necesidades y generen instancias de discusión pedagógica.
    Tal como lo mencionas, sólo si se realiza un reforma real desde dentro de la escuela podremos comenzar a observar mejoras en nuestro sistema.
    Muy felices fiestas a todos los docentes y amantes de la educación!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s