Todos los niños nacen creativos hasta que ingresan a la Escuela


 

 

creatividad

 

Hace años, en medio de una prueba, al final de la sala de clases, un trozo de papel amarillo volaba de lado a lado. Al acercarme encontré un sistema de poleas digno del mundo griego. Dos alumnas habían creado una vía para compartir las respuestas, con hilo trasparente. Al llamarlas para conversar, extrañadas escucharon mis felicitaciones. Les pregunte como lo habían creado y que otras cosas habían hecho. Eran de un ingenio digno de Steve Jobs. Desde ese día, fueron mi brazo derecho, recreamos una pirámide egipcia, el Partenón hasta la Torre Eiffel en medio del patio del colegio. Son arquitectas en la actualidad y no han perdido ni un ápice de su creatividad.

Este ejemplo sirve para demostrar una de mis máximas educativas. Todos los alumnos son universos únicos e irrepetibles ¿Por que deberían lograr los mismos aprendizajes? ¿Por que deberían responder las mismas evaluaciones?

Nuestro sistema educativo, obsesionado por los contenidos y pruebas que “miden” aprendizajes esperado. Simce, PSU, aniquilan la creatividad. Condenan a los profesores a convertirse en meros transmisores e instructores, generan en los alumnos aburrimiento y cansancio. Ven que no existe relación entre su mundo, intereses y su Escuela.

Creamos un abismo donde los niños aprenden para rendir y no para disfrutar la ruta del aprender. Con profesores angustiados que deben cumplir eternas mallas de contenidos.

 

En tiempos en que la reforma estructural de la educación es una demanda nacional, impacta que la creatividad y la innovación no se tome la discusión. Tampoco el aprendizaje diferenciado y significativo.


Si nuestros alumnos nacen creativos, innovadores, por que no crear un sistema educativo basado en el desarrollo de habilidades y competencias, por que no desarrollar evaluaciones y mallas curriculares que posibiliten al docente generar espacios de aprendizaje diferenciados..

 Lograríamos alumnos, motivados, padres comprometidos, profesores validados, la escuela pasaría a ser el lugar donde los niños crearían su mundo futuro.

Y donde potenciarían los dones con que nacen. Desarrollaríamos habilidades para la vida.  ¿No merecen nuestros niños y jóvenes una Escuela de vida?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s