Twiterland, donde todos somos uno


conectividad

Probablemente estamos cansados de escuchar las críticas que el mundo tradicional hace de las redes sociales, que sobreexponen, que llevan al bullying más despiadado, que parece batalla campal. Y probablemente en algún modo así sea, pero en la mayoría de las veces no lo es.
Hay un mundo que subyace y que se ve de manera más nítida en los niños, hijos de la tecnología. Una necesidad imperiosa de compartir, crear en conjunto, colaborar con el otro. Humanizar las redes, hacer visible lo invisible.
Esa humanidad se palma ante la pérdida de un “twitter amigo”, que se baja de las redes o en el peor de los casos, deja de existir.
Y la reacción de dolor o tristeza no es producto de la soledad de personas que “no tienen vida real” como leía hace poco en un medio tradicional, de hecho, todos los twitter amigos que conozco y son muchos tienen felices vidas “reales” pero al igual que yo están ávidos de compartir sueños, anhelos, proyectos.

Y esa relación de cariño mutuo, muchas veces sin conocerse en 3D,  nace del saludo diario, del desear un buen día, de criticar y discutir, del crear lazos emocionales, firmes, indelebles, a partir de redes que nos conectan.
He perdido queridos amigos en redes, algunos por enfermedad y otros por que acortaron su viaje de vuelta al hogar, donde todos algún día llegaremos. Y de ellos, queda su impronta, huellas en el alma, geniales conversaciones que forman parte de nuestra vida real.
La palabra tiene gran poder, crea realidades y estas generan acciones. Así nace la comunidad en Twitter o en las diferentes redes sociales.
Un mundo que colabora, que se ayuda, que se informa, que se duele cuando uno de nosotros, ya no está.

 

Y siento que como una posta, cuando uno deja de llevar la llama de una carrera, la tomará otro que llegará a la meta.

 

Hoy, me costo creer y creo que aún no lo puedo asimilar, que un joven noble, culto y solidario ya no este. Supongo porque lograba reflejarme en su lucha por acercar la ciencia más “docta” a las personas comunes, hacer fácil lo difícil, cuestionar con gran fuerza, como la mayoría de las decisiones no las toman los más “preparados” sino los más apernados, como pudiendo cambiar estructuras, se contentan con “remodelar” un sistema obsoleto.

Pero como decía Facundo Cabral, todo en esta vida muda, quien murió se nos adelantó y dejó de él, lo mejor, sus amor por la vida, sus sueños que ya son nuestros.

Las redes sociales son infinitamente más que un ¨montón de ociosos” son un micro cosmos que busca aportar, crear, generar espacios, protagonizar su propia historia y dejar de ser un simple espectador.

Buen viaje amigo, buen viaje @Opiado y  a todos los que partieron y que siempre vivirán en nuestros recuerdos.

Por que al final de cuenta somos lo que somos, una comunidad twittera, donde todos somos uno.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s