“Bueno profesores mucho más que mejores resultados en la PSU


 

Desde que se publicaron los resultados de la Prueba Inicia, que se multiplicaron las ya crecientes recetas para generar mejores educadores. La mayoría  busca  aumentar los requisitos de ingreso a las pedagogías, subiendo los puntajes PSU, como si un mayor puntaje en una prueba de selección universitaria nos indique per se un buen futuro profesor.

Existen  obviamente, más variables que tienen  mayor importancia en la génesis de un buen docente:

A nivel universitario: ¿Quiénes imparten  pedagogía, tienen cercanía con el mundo escolar? ¿Han hecho, hicieron o hacen clases  a nivel básico, medio? ¿Son capaces de reconocer las demandas escolares? ¿Existe renovación de mallas curriculares? Adecuándose a la actuales necesidades.

¿Incorporan  el uso de  Tics como herramientas educativas a usar como educadores futuros? ¿Existe espacio para innovación y la creatividad?

¿Cuántas prácticas reales tienen los alumnos de pedagogía? ¿Pueden tener acceso a conocer profesores que son exitosos en sus respectivas disciplinas?

Una vez que egresan, ¿son apoyados por sus respectivas Universidades, para encontrar establecimientos donde trabajar?

¿Ingresaran a un mundo laboral donde serán valorados por la sociedad? ¿Podrán vivir dignamente con sus sueldos? ¿O tendrán que trabajar en más de un lugar para poder tener una vida medianamente satisfactoria?

A nivel profesional: ¿Pueden los profesores hacer una carrera docente? Donde sean evaluados continuamente pero también premiados por sus aciertos.

¿Reciben perfeccionamiento continuo? ¿Pueden innovar, aportar y generar cambios educativos en los establecimientos que trabajan?

¿Reciben los profesores el respeto que se merecen? ¿Son incentivados en sus disciplinas?

¿Pueden trabajar con la tranquilidad que cuando jubilen vivirán sin sobresaltos?

¿Tienen los directivos de los diferentes establecimientos la apertura para aceptar, motivar e incentivar profesores empoderados? Generando instancias de participación y toma de decisiones en conjunto.

Si uno conversa con diferentes profesores lo primero que denotan es cansancio, largas jornadas laborales, con padres, alumnos, cada vez más conscientes y deseosos de participar en el proceso educativo, con un mundo que avanza a pasos agigantados , criticados continuamente por diferentes profesionales, ingenieros, médicos, un largo etc.  Todos dando cátedra de que hacer sin nunca siquiera haber estado en una sala de clases.

La gran pregunta que queda por contestar ¿cómo puede ser que quienes educan a las futuras generaciones, tengan una profesión con tan pocos incentivos para permanecer en ella? ¿Dónde está la valorización que merecen nuestros maestros?

Si queremos una reforma estructural en Educación, debemos invertir en la calidad profesional de nuestros educadores pero de la misma manera en que exigimos debe la sociedad darles el espacio, las herramientas, el respeto y el voto de confianza, para que empoderados, lideren la formación de las futuras generaciones!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s