Inclusión escolar: ¡ Desafío pendiente !


Continuamente y en progresión aparecen en los medios de comunicación  alumnos que agresivamente se destacan de sus pares, don se unen en un mismo espacio, los que tienen problemas de aprendizaje,  de adaptación y de motivación.

Afirmándose que la solución correcta es la exclusión  o la sanciones ejemplarizadoras.

 A lo largo de años de trabajo y de especializarme en los llamados “alumnos problemas “puedo concluir algunas ideas:

 

No existe peor problema que la estigmatización escolar, el ser reconocido como mal alumno, el caso problemático , limita las posibilidades de lograr reemprender el aprendizaje, se convierte en una profecía auto cumplida donde se buscará incansablemente responder con actos cada vez más disruptivos el sistema escolar.

La exclusión sólo fortalece la sensación de fracaso, la incapacidad de ver el futuro y creer que es imposible posible vencer las predicciones adultas.

 

Detrás de un alumno problema siempre hay una imperiosa necesidad de ser aceptado, reconocido, individualizado, fortalecido en sus expectativas y en la capacidad de lograr metas .

Las herramientas que he utilizado hasta ahora satisfactoriamente siempre se han basado en el compromiso emocional, compartiendo no sólo la vida escolar si no también dolores y alegrías familiares.

 

Algunas  herramientas aplicadas:

 

Sentarse en el patio en un lugar determinado que motive la conversación, el consejo, el abrazo a veces tan necesario, invariablemente los alumnos se acercan a compartir sus sueños, anhelos, miedos.

 

Compartir actividades fuera y dentro del colegio, desde jugar football hasta una entretenida sala de cine.

 

Conocerlos y reconocerlos, la mayoría participa en mi Facebook, Twitter e incluso conocen mi celular en caso de que necesiten un consejo o compartir una alegría.

 

Presentarles modelos adultos motivadores fortaleciendo la solidaridad, el creer que si es posible co crear un mundo más justo y equitativo

 

Trabajo tutorial, persona a persona, se puede  lograr, con cursos de 28, 30 alumnos y más , con  cansancio y un desgaste obvio pero con la inmensa satisfacción de los pequeños logros que llenan el alma.

 

Hacer con los padres un solo frente común, contar con su confianza, sólo así lograremos un caminar único.

   Creo profundamente en la entrega profesional, compromiso afectivo, en el creer que siempre se puede si se quiere. De ahí han venido mis grandes alegrías profesionales, de los excluidos del sistema, los que ahora adultos ven el otro a un hermano y creen que todo se puede lograr con fe en sí mismo.

Inclusión, diversidad y compromiso escolar Desafíos educativos 2011

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s