Personalizando la Educación a través de las redes sociales


               

Una de las grandes falencias de nuestro actual sistema educativo, está en la incapacidad de generar un “aprendizaje personalizado”,  no logra potenciar las habilidades innatas de nuestros alumnos. El proceso de aprendizaje esta creado para enseñar a un grupo humano homologando contenidos, procesos  e incluso evaluaciones. Condenamos al fracaso a los que piensan distinto, excluimos a los que generan  “ruido” por inquietos, hiper activos, bajos resultados. Lo trágico es que incluso aquellos que no logramos “amoldar” a nuestro sistema educativo, los enviamos a profesionales: psicopedagogos, psicólogos, profesores particulares, para que nos ayuden a que ellos si logren lo que necesitamos, que nuestros alumnos “aprendan” como nosotros creemos que es correcto.

Resultado partimos de un error y en el camino, insistimos en ello por diferentes caminos. Al final, nos preguntamos ¿Por qué a pesar de nuestros esfuerzos seguimos logrando fracasos en un porcentaje de los alumnos? ¿No será que elegimos el camino incorrecto? La respuesta es obvia, si.

¿Qué podemos hacer entonces que tenemos claro que la forma de enseñar no esta dando  resultados? Innovar, crear nuevos caminos y que mejor que hacerlo en el medio habitual de nuestros alumnos, en el que pasan horas, creando, conversando, discutiendo: las redes sociales.

No sólo al usarlas, lograremos un aprendizaje significativo, nuestros alumnos estarán motivados, participativos, sino que ingresaremos a un mundo donde es absolutamente necesario estar.

Suelo usar varia redes a la vez (Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram) a través de ellas  he logrado excelentes resultados, no sólo a mejorado la disciplina, sino que el interés en el aprender. Validando la participación de mis alumnos, generando una comunidad que aprende, se retroalimenta y potencia continuamente. Llegando a evaluar, potenciar habilidades y conectar el interés de los niños con los contenidos impartidos en clases. No existe fracaso, ni alumnos que no logren “la meta” al revés,  todos llegan, cada uno a su tiempo y con sus potencialidades.

¿Cómo hacerlo?

Primero al presentarme por primera vez a un grupo de alumnos, les explico lo importante que es para mí su participación, que la valoro y potencio.  Los invito a participar de mis redes, en Twitter, Pinterest, Instagram, Facebook . Dependiendo de los contenidos que imparto, publico links de interés, imágenes, recomiendo películas, todo lo que pueda llamar su atención y hacerlos participar.

Una vez que logramos conectar en otra área que no es la formal de una sala de clases, se dan cuenta que se puede aprender de manera entretenida y participativa. Normalmente recibo aportes, que siempre me sorprenden, un nativo digital siempre tendrá mucho que aportar si aprendemos en su espacio natural. Suelo usar sus aportes en la sala, validando a su autor, no sólo logró que se potencie su aporte sino que también que el grupo curso, sus pares lo validen en su habilidad o expertice.

Sin embargo, no sólo quedo en el compartir contenidos, sino que en la creación de nuevos, a partir de los aportes de la comunidad.

Después de semanas de compartir contenidos, debatir en las redes, reconozco sus intereses, sueños, metas, los oriento para conectarlos con otros  jóvenes que a nivel nacional o mundial hacen lo mismo, de tal manera que se den cuenta que si se puede.

Resultado, nace un alumno comprometido, validado, valorado y constructor de su propio aprendizaje.

Sin embargo, no podemos quedarnos sólo en lo anterior, debemos evaluar, para que así logremos que los alumnos perciban que su esfuerzo, su trabajo continuo, compromiso tiene resultado.

Creo actividades, donde a partir de sus propias habilidades innatas, pueden aportar y ser evaluadas.

Al pasar Roma, presenté 30 imágenes, desde el  Coliseo hasta una sandalia de un romano, los alumnos se agrupan (no más de 2) o si desean de manera individual, investigando desde sus intereses, los que les gustan: los deportes, el arte, la pintura, el teatro,  las ciencias, los que aman la literatura, podrán investigar, en base a una pauta compartida pero que valida las diferencias individuales. Establezco plazos de entrega,   cada uno o grupo elige la modalidad de presentación, todos tienen sólo en común el tiempo en que deberán exponer su trabajo ,  el que deben enviarme también a mis redes o correo personal.

Una vez finalizada las exposiciones, uno todo, puede ser en Pinterest, Power Point o Canal Yotube, dependiendo de las herramientas digitales que eligieron, al final nace la Roma de mis alumnos, la Roma eterna.

Todos lograron llegar a la meta, todos participaron, potenciaron sus intereses y habilidades, valoramos la diversidad y nos dimos cuenta que podemos aprender de manera entretenida, siendo protagonistas del aprendizaje, que podemos generar una comunidad que cree, se reconoce y genera una sinergia positiva.

Al final, todos ganamos, sin excluir absolutamente a nadie. Fin de la competencia, bienvenida la colaboratividad.

¿Qué esperamos para Re Educarnos?

About these ads

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s